Seleccionar página

¿Por qué mi TDAH cree que su memoria es perfecta? Tal vez sea porque no sabe lo que está olvidando.

Lo admito, cuando se trata de mi hijo, tengo una obsesión con las notas adhesivas de colores neón. Se me conoce por poner esos coloridos recordatorios en todas partes, en las carpetas escolares de mi hijo, en su escritorio, incluso en el espejo del baño, recordándole que ponga su ropa en el cesto, entregue su trabajo escolar y practique piano. Pensé que tal vez su cerebro con TDAH prestaría atención a los brillantes colores de neón.

No. La memoria de trabajo de mi hijo simplemente no funciona. Entonces, ¿qué es la memoria de trabajo y qué tiene que ver con el TDAH?

Déficits de memoria de trabajo en el TDAH

Un componente clave de por qué su hijo con TDAH puede parecer distraído y olvidadizo es la memoria de trabajo, nuestra forma más inmediata de memoria. Debido a los déficits en el funcionamiento ejecutivo, los cerebros con TDAH tienden a tener problemas con la memoria de trabajo, lo que le ayuda a mantener la información en su cerebro hasta que necesite usarla.

Por ejemplo, usa su memoria de trabajo cuando resuelve un problema matemático. Considere el problema 4 + 5 + 10. Primero, calcula 4 + 5 = 9; luego, usando la memoria de trabajo para mantener el número 9 en su cerebro, agregue 10 para obtener 9 + 10 = 19. La memoria de trabajo también es importante cuando están siguiendo una serie de pasos, como una receta, para que sepa qué pasos ya se completaron.

Con respecto al TDAH, la memoria de trabajo es importante para ayudar a los niños a prestar atención y seguir instrucciones, todas las cosas que a los maestros y padres les gusta que hagan. Pero los niños con TDAH pueden olvidar a qué se suponía que debían prestar atención, ya que la información importante contenida en su memoria de trabajo puede reemplazarse fácilmente por otros estímulos, como una actividad favorita.

Vea si este escenario le suena familiar. Su hijo con TDAH está absorto en alguna actividad de su elección, como un videojuego, y usted le avisa con 15 minutos de anticipación para que se prepare para la práctica de fútbol. Cuando revisa a su hijo 15 minutos después, descubre que no se ha movido y que ahora llegará tarde a la práctica.

Los niños con TDAH tienen problemas para detener comportamientos que son inapropiados en ese momento (jugar un juego de computadora) para enfocarse en comportamientos apropiados (prepararse para la práctica de fútbol), ya que pueden olvidar fácilmente lo que se supone que deben hacer.

Estrategias para mejorar la memoria de trabajo

Mi hijo, ahora estudiante de primer año en la universidad, fue diagnosticado con TDAH en tercer grado. A lo largo de los años, varias estrategias resultaron útiles para ayudar a su memoria de trabajo:

  • Dividir grandes tareas en partes muy específicas para que su cerebro no se abrume y le resulte más fácil recordar lo que debe hacerse.
  • En la escuela secundaria, mi hijo tenía una carpeta especial para las tareas que debía entregar al maestro al día siguiente. Me gustaría decir que revisó diligentemente la carpeta al final del día escolar para asegurarse de que estaba vacía, pero trato de vivir en el mundo real del TDAH. Aun así, esta estrategia ayudó a disminuir la cantidad de asignaciones faltantes y atrasadas, ya que solo tenía que recordar revisar una carpeta.
  • Tener un lugar para artículos importantes como su mochila, su trompeta y las llaves del auto ayudó a agilizar las mañanas de los fines de semana. Como resultado, era más probable que mi hijo llegara a tiempo a la escuela ya que no tenía que pasar mañanas agitadas buscando y tratando de recordar dónde puso las cosas.
  • Asegurarme de tener toda la atención de mi hijo antes de pedirle que haga algo es fundamental si quiero que lo recuerde. Si mi hijo se está concentrando en una actividad que le gusta hacer, lo que le pido le entrará por un oído y le saldrá por el otro.
  • Mi hijo finalmente decidió usar una agenda de papel en la escuela secundaria después de varios años de mi suave empujón, bueno, persistente, explicando que si escribía las cosas y las veía, su memoria de trabajo no tendría que esforzarse tanto para recordar. Su planificador siempre estaba lleno de garabatos geniales de cohetes espaciales, pero nunca de tareas para el hogar. Ha revisado docenas de planificadores, electrónicos y tradicionales en papel, y calendarios de pizarra. Típico de su cerebro TDAH en busca de novedades, los planificadores se usaron durante una o dos semanas y luego se abandonaron (tal vez pueda apilarlos para usarlos como soporte para plantas). Cuando mi hijo comenzó a usar una agenda en la escuela secundaria, anotando todo, incluidas las tareas escolares y otras actividades, finalmente se dio por vencido y estuvo de acuerdo en que era realmente útil para mantenerlo al tanto de las tareas escolares y planificar su tiempo de manera eficiente.

Tal vez sea hora de guardar las notas adhesivas de colores neón. Y si alguien necesita un planificador, estaré encantado de complacerlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies