Seleccionar página

Este artículo es el segundo de una serie llamada El laboratorio del escritor. Consulte la publicación introductoria para obtener más información.

Fuente: corrección-1870721_1920 PixabayCCO 3844328

La metáfora es una de las herramientas más poderosas en la caja de herramientas del artista. Lo hace ya sea que esté escribiendo ficción, no ficción, poesía o blogueando. (¡Ni siquiera podría terminar la primera oración de este artículo sin usar una!) A los escritores les encantan las metáforas (y su prima de ideas afines, la comparación) porque agregan textura y belleza a una descripción que de otro modo sería seca. (Para facilitar la explicación, utilizaré el término «metáfora» en el resto de este artículo para referirme tanto a metáforas como a comparaciones).

Ahora, la mayoría de los escritores saben que las metáforas son importantes. Pero lo que se sabe menos es por qué las metáforas son tan poderosas. Afortunadamente para nosotros, la investigación psicológica sobre metáforas se ha disparado durante la última década para ayudarnos a abordar estos puntos.

¿Por qué las metáforas son tan poderosas? La respuesta es que las metáforas no son solo una técnica literaria; son una técnica psicológica muy poderosa.

En su forma más simple, las metáforas comparan dos conceptos que a primera vista parecen no tener relación:

Todo el mundo es un escenario

El amor es un campo de batalla

La vida es como una caja de chocolate

Pero mire más de cerca y verá que cada uno de ellos toma una idea abstracta y difícil de entender (el mundo, el amor, la vida) y la compara con una idea simple, concreta y bien entendida (el escenario, una batalla de campo, un caja de dulces). Ahora bien, no todas las metáforas hacen esto (por ejemplo, «El sótano era una cueva oscura» simplemente combina dos conceptos concretos). Pero lo mejor conecta algo que se comprende menos con algo que se comprende mejor. Como resultado, las buenas metáforas ayudan al lector a comprender algo que de otro modo no tendría.

En On Writing, el maestro narrador Stephen King señala esta capacidad de las metáforas para mejorar la comprensión cuando dice que permiten a las personas «ver una cosa vieja de una manera nueva y vívida». Por eso, dice que las metáforas son como una especie de milagro que ocurre entre el escritor y el lector. Tiendo a estar de acuerdo.

Las metáforas también son importantes porque ayudan a los escritores a adherirse a la importantísima regla de «mostrar, no decir». Por ejemplo, en el libro Misery, Paul, el personaje principal de Stephen King, fue rescatado después de un accidente automovilístico por una loca llamada Annie. En un momento dado, deja a Paul durante dos días sin agua, comida o, lo que es más importante, analgésicos para las piernas rotas. En esta escena, Paul lucha simultáneamente con un dolor insoportable, sed y hambre. Para comunicar esto, King usa la metáfora de una carrera de caballos, con los caballos Pain, Thirst y Hunger compitiendo por el primer lugar. Entonces, en lugar de decirnos directamente por lo que Paul está pasando, King usa una metáfora para mostrárnoslo.

Pero las metáforas van más allá de la simple comprensión y demostración; en realidad, cambian la forma en que pensamos sobre un concepto en un nivel inconsciente. Para demostrar esto, considérese un estudio realizado por Thibodeau y Boroditsky en 2011. En este, la mitad de los participantes leyeron sobre una ciudad plagada de delincuencia donde el elemento criminal fue descrito como una bestia que ataca a ciudadanos inocentes (una metáfora animal). Un grupo separado leyó esencialmente la misma descripción de la ciudad, excepto que describieron al elemento criminal como una enfermedad que plagaba la ciudad (una metáfora de la enfermedad). Posteriormente, cuando se les preguntó cómo resolver el problema del crimen, quienes leyeron la metáfora animal sugirieron estrategias de control (aumentar la presencia policial, imponer penas más duras). Aquellos que leyeron la metáfora de la enfermedad sugirieron en cambio estrategias de diagnóstico o tratamiento (encontrar la causa raíz de la ola delictiva, apoyar la economía).

Este estudio muestra que cambiar la metáfora en realidad cambió la forma en que los lectores ven el tema del crimen. Si era una bestia, había que controlarla. Si era una enfermedad, había que tratarla. Por tanto, los escritores pueden utilizar metáforas para controlar estratégicamente las percepciones de sus lectores.

Bien, ya sabes que las metáforas son importantes y espero que ahora entiendas mejor por qué es así. Pero no todas las metáforas son tan poderosas. Todos podemos pensar en grandes metáforas que parecieron dispararse cuando las leemos. Otros cayeron al suelo con un ruido sordo.

Cuando se trata de diseñar metáforas, hay un sinfín de cosas con las que puedes comparar tu concepto. Entonces, ¿cómo se asegura de que su metáfora sea correcta?

En mi opinión, la mejor manera de crear una metáfora es comenzar con su concepto objetivo (por ejemplo, dormir) e identificar la cualidad que desea resaltar (por ejemplo, el sueño puede ser pesado, tranquilo o inquieto, puede deslizarse o colapsar) . Una vez que haya alcanzado su calidad (por ejemplo, colina helada, cuerpo cansado que se resbala en un jacuzzi).

Para obtener cinco consejos sencillos sobre cómo desarrollar grandes metáforas, consulte una versión ampliada de este artículo en mi sitio web.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies