Seleccionar página

La cuestión clave sobre la adopción de la agricultura es la motivación. ¿Se sintieron atraídos nuestros antepasados ​​por el arduo trabajo de las granjas porque apreciaron su potencial para aumentar la producción de alimentos? ¿O se han visto obligados a hacerlo por falta de alternativas viables?

Hipótesis de Rudge

El escritor científico Colin Rudge (1) concluyó que nuestros antepasados ​​se vieron obligados a establecerse en granjas cuando su juego se agotó debido a la caza excesiva. Sin embargo, este escenario es solo una de las muchas narrativas posibles y ha sido ampliamente criticado.

La tesis de Rudge es que los primeros cultivadores del suelo fueron granjeros aficionados que incursionaron en la agricultura durante decenas de miles de años antes de que finalmente se vieran obligados a establecerse en granjas cuando se cazaba su juego principal, hasta la extinción, un evento conocido como el Pleistoceno Overkill.

Que un cazador elimine a sus presas de esta forma es una novedad evolutiva. Esto se debe a que las poblaciones de depredadores y presas están estrechamente relacionadas, por lo que una disminución en las presas resulta en una reducción de la población de depredadores.

¿Por qué esta dinámica no funcionó para nuestros antepasados? La ingeniosa idea de Rudge es que al cambiar a la agricultura recreativa, los primeros humanos podían continuar cazando mucho después de que sus presas hubieran caído a niveles muy bajos. Por muy atractivo que sea, este escenario es solo una de las muchas posibles explicaciones de por qué los primeros humanos llegaron a depender de los alimentos cultivados.

Orígenes agrícolas variados en todo el mundo

Puede que sea una buena idea, pero eso no la hace bien. Uno de los problemas es que es posible que la agricultura no se haya desarrollado como alternativa a la caza. Una alternativa plausible es que la agricultura surgió como una forma de complementar el suministro de hierbas silvestres que producían menos alimentos en condiciones más frías y secas. Esta idea se utilizó para explicar el surgimiento del cultivo de centeno en Abu Hureyra, a orillas del Éufrates.

El cultivo de cereales en este sitio fue practicado por cazadores-recolectores y ocurrió hace unos 13.000 años antes de la aparición de los agricultores sedentarios.

Tal evidencia es consistente con la opinión de que los recolectores eran expertos en botánica. Probablemente sabían todo lo que había que saber sobre prácticamente cualquier planta que encontraran, su potencial alimenticio, sus propiedades medicinales o su uso como veneno para flechas. Por tanto, es poco probable que la agricultura sedentaria comenzara como una revolución basada en el conocimiento.

La agricultura a tiempo parcial no es dominio exclusivo de los recolectores. Los ganaderos, como los Turkana de Kenia, pueden ser agricultores oportunistas: en los raros años buenos, las mujeres plantan huertos de sorgo o mijo cerca de los pastos de la estación húmeda, pero la mayoría de los años son demasiado secos para ellas.

Otro problema con la idea de una revolución agrícola es el hecho de que los agricultores siguieron cazando y recolectando en el Levante (4, región del Mediterráneo oriental) después de instalarse en las granjas.

¿Por qué persistió el forrajeo?

En cuanto a por qué la caza y la recolección continuaron mucho después de que nuestros antepasados ​​se asentaron en las granjas, hay muchas explicaciones plausibles. Podría ser que los primeros agricultores añoraran el estilo de vida menos intensivo en mano de obra de los recolectores. Si bien la agricultura aumentó significativamente el volumen de alimentos producidos, el costo fue trabajo pesado y actividades repetitivas, como triturar los granos en una muela de piedra con un mortero de piedra (1). Tales actividades causaron daños por estrés repetitivo en las articulaciones, por lo que los primeros agricultores sufrieron de artritis con deformidades visibles de las articulaciones según estudios arqueológicos.

Otra probable razón para la búsqueda continua de alimentos fue que la dieta de los cultivadores de plantas dependía demasiado de unos pocos cultivos, lo que los exponía a enfermedades nutricionales. La investigación sobre los cazadores-recolectores africanos contemporáneos que se dedican a la agricultura puede resultar instructiva. Experimentan fuertes antojos de carne (5). Podría ser una indicación de una deficiencia nutricional o simplemente podría ser que apreciaban los alimentos de origen animal más que la dieta blanda y basada en granos de muchos de los primeros agricultores. Puede que la agricultura no haya sido popular inicialmente, pero ha sido una gran parte del éxito digital de nuestra especie.

Agricultura y población

Aunque la agricultura ha aumentado drásticamente la cantidad de alimentos disponibles para los seres humanos, no ha mejorado la calidad de vida, por lo que es poco probable que se eligiera voluntariamente. Además de los problemas de estrés repetitivo y las aparentes deficiencias dietéticas, la esperanza de vida ha disminuido y la esperanza de vida de las personas es la mejor medida de la calidad de vida (1).

Aunque los agricultores tenían vidas más cortas y miserables, había muchos más. Una forma simplista de pensar en esto es que la cantidad de territorio necesario para mantener a un grupo de cazadores-recolectores suele ser de más de una milla cuadrada por persona. Por el contrario, una buena tierra de cultivo puede albergar a 100 personas por milla cuadrada.

Por tanto, la agricultura ha aumentado drásticamente la población humana. Aun así, había un precio que pagar, como dedujo el economista inglés Thomas Malthus. La población aumentó inevitablemente hasta que ya no pudo aumentar, habiendo afectado la capacidad de carga del medio ambiente. En este punto, las enfermedades, la muerte, el hambre y la guerra han neutralizado nuevos aumentos de población, los Cuatro Jinetes del Apocalipsis.

En la era actual de la agricultura industrial, la producción de alimentos ha crecido mucho más de lo que Malthus podría haber imaginado, por lo que estamos produciendo muchos más alimentos de los que podemos comer (a pesar de las hambrunas localizadas). Los métodos agrícolas modernos altamente productivos han alimentado la explosión demográfica actual que no está limitada por los alimentos como creía Malthus. Aun así, la superpoblación humana está superando los límites del cambio climático y la inestabilidad global. Malthus habría tenido la última palabra, entonces, si se hubiera reído.

Fuentes

1 Rudge, C. (1999). Neandertales, bandidos y agricultores: cómo comenzó realmente la agricultura. New Haven, Connecticut: Prensa de la Universidad de Yale.

2 Hillman, G., Hedges, R., Moore, A., Colledge, S. y Pettitt, P. (2001). Nueva evidencia del cultivo de cereales de finales de la glaciación de Abu Hureyra en el Éufrates. El Holoceno, 11, 383-393.

3 Johnson, AW y Earle, T. (2000). La evolución de las sociedades humanas, 2ª ed. Stanford, California: Prensa de la Universidad de Stanford.

4 Rosen, AM y Rivera-Collazo, I. (2012). Cambio climático, ciclos de adaptación y persistencia de las economías alimentarias durante la transición Pleistoceno / Holoceno en el Levante. Actas de la Academia Nacional de Ciencias, 109, 3640-3645.

5 De Garine, I. (2004). El problema de la carne: un alimento ambiguo. Igor de Garine, Hubert y R. Avila (Eds). Hombre y carne. Estudios de l’Hombre, (19), 33-54.