Seleccionar página

El kéfir es un producto lácteo fermentado elaborado a partir de la leche de vaca, cabra u oveja. Sin embargo, también se puede hacer con leche de coco, soja, arroz o almendras. Existe la creencia común de que se originó en las montañas del Cáucaso, el Tíbet y Mongolia, pero se ha elaborado y consumido en todo el mundo durante siglos. El kéfir y una rebanada de pan casero han sido una parte común del almuerzo de campo saludable de pastores y pequeños agricultores durante generaciones.

La mayoría de los kéfir que se venden en los EE. UU. están hechos de leche de vaca o de cabra. El kéfir se puede hacer solo (mi favorito) o con un sabor a fruta, más comúnmente, fresa o arándano. El kéfir es similar al yogur griego, pero tiene una composición diferente de bacterias beneficiosas. El yogur está hecho con bacterias, pero el kéfir está hecho con bacterias y levaduras y se cree que es más beneficioso para nuestra salud.

El «segundo cerebro»

Los datos de investigación indican que nuestro intestino produce más del 90 por ciento de la serotonina, la sustancia que “siente bien” en el cerebro, mucho más que el cerebro (Yano, JM et al. 2016). Por eso a veces se le llama “el segundo cerebro”. La salud de su intestino también es esencial para su sistema inmunológico. Su salud intestinal depende de la cantidad y diversidad de «bacterias buenas» que recibe, lo cual es esencial para el funcionamiento adecuado de sus intestinos y de todo el cuerpo. Las bacterias buenas en nuestro intestino luchan contra las «bacterias malas» que entran allí y esto es por qué podemos mantenernos saludables.

Cuando envejecemos o tenemos problemas médicos, especialmente si tenemos que tomar antibióticos, la cantidad de bacterias buenas disminuye y la cantidad de bacterias malas tiende a aumentar, lo que puede causar más problemas de salud. Por lo tanto, necesitamos complementar las bacterias buenas de nuestro sistema intestinal con probióticos. El kéfir es un producto saludable que contiene muchas bacterias buenas. (Siempre lea las etiquetas antes de comprar cualquier cosa que pueda comer o beber).

Por qué el kéfir es bueno para el segundo cerebro

El kéfir es un probiótico, lo que significa que contiene microorganismos vivos («bacterias buenas») que respaldan la salud digestiva y mantienen nuestro intestino sano. El kéfir tiene más de 30 especies diferentes y únicas de bacterias buenas. Sus microorganismos producen ácidos orgánicos y bacteriocinas que interfieren con las bacterias patógenas y mejoran la salud intestinal.

El kéfir tiene muchos beneficios para la salud. Tiene propiedades antifúngicas, antibacterianas, antioxidantes y reductoras del colesterol. También mejora el nivel de azúcar en la sangre al reducir la glucosa plasmática, ayuda con el estreñimiento, puede apoyar la salud cardiovascular y puede tener algunos beneficios para perder peso. El kéfir también es una buena fuente de proteínas (especialmente para los vegetarianos), vitaminas y minerales. Contiene vitaminas C, K, A, B1, B2 (riboflavina), B5, B7 (biotina), ácido fólico y caroteno.

El kéfir es rico en calcio y magnesio, que son minerales importantes para un sistema nervioso saludable. También contiene fósforo, que es importante para la salud de nuestros huesos, y zinc, que apoya nuestro sistema inmunológico. Sin embargo, el kéfir, como cualquier alimento que contenga probióticos, puede tener algunos efectos secundarios digestivos, como gases, hinchazón o diarrea, especialmente si los consume por primera vez.

El kéfir se puede utilizar como aderezo saludable para ensaladas de verano.

Fuente: Barbara Koltuska-Haskin

Cómo comer kéfir

El kéfir, que tiene un sabor ligeramente ácido, se consume más comúnmente en todo el mundo como bebida para el desayuno, el almuerzo o la cena para apoyar la salud digestiva. Se puede comer solo o con hierbas y especias. Se puede utilizar como aderezo saludable para ensaladas de verano. Funciona bien con granola y frutas como desayuno o merienda saludable y como complemento final de sopas o guisos de verduras fríos o calientes. Se mezcla bien con frutas y verduras para un batido saludable y puede ser una adición a un postre con pasteles y dulces o en paletas heladas.

Las investigaciones indican que puede ser consumido por personas intolerantes a la lactosa siempre que sea crudo y no cocinado (Gavare, V. at al 2011). El kéfir se puede comprar o puedes hacer el tuyo propio; Hay muchas recetas para hacerlo usted mismo en Internet.

El kéfir tiene importantes beneficios para la salud. La consistencia (espesor) y el sabor del kéfir difieren significativamente en todo el mundo, por región y por marca. Por lo tanto, si prueba uno y no le gusta, no se rinda; pruebe con otra marca o hágalo usted mismo y es posible que se lleve una agradable sorpresa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies