Seleccionar página

¿Qué es lo que nos hace, como seres humanos, tan especiales, tan únicos entre todos los demás seres vivos que conocemos? ¿Qué habilidades necesitamos para realizar nuestro potencial, hacer la vida más significativa y satisfactoria? Los filósofos y la gente común y corriente se han hecho preguntas como estas durante mucho tiempo, y hay muchas buenas respuestas, incluidas nuestras capacidades para razonar, inventar y compartir ideas o sentimientos. Pero una respuesta que puede no venir a la mente de inmediato es una habilidad que ayuda a hacer posibles todas estas otras habilidades: dibujar.

El valor de aprender a dibujar

En mis publicaciones, defiendo el valor de aprender a dibujar para todas las edades en el siglo XXI. Esto se basa en la importancia del dibujo para casi todas las facetas de la vida humana, incluidas las aplicaciones en las artes visuales, las cuatro disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y más. Al mismo tiempo, hablo de diferentes formas de enseñar dibujo, pasadas y presentes, para fomentar el pensamiento creativo, crítico y reflexivo aplicable a estos y muchos otros campos.

Si estas ideas te sorprenden, tal vez recibiste este mensaje de un maestro o padre cuando eras pequeño:

Donald Reilly, The New Yorker, 7 de diciembre de 1998,

Fuente: Condé Nast, Usado con permiso.

Como dice el pie de foto: «Perder un tiempo de clase precioso de esa manera no te llevará precisamente a ninguna parte en la vida». Uno de los objetivos de mis publicaciones es mostrar cuán equivocado está ese maestro. Otro objetivo es contrarrestar un desafío más reciente: el declive de la enseñanza del dibujo incluso en las escuelas de arte, arquitectura y diseño, debido en parte a la revolución digital. En cambio, argumento que el poder de los medios digitales hace que el pensamiento visual que se aprende mejor a través del dibujo sea una habilidad crítica en casi todos los ámbitos de la vida.

Al igual que otros tipos de pensamiento creativo, el pensamiento visual en el dibujo opera de dos maneras distintas, conocidas popularmente como «de arriba hacia abajo» y «de abajo hacia arriba». De arriba hacia abajo, piensas en algo que quieres dibujar, formas una imagen en tu mente y luego representas esa imagen en papel. De abajo hacia arriba, comienzas dibujando; entonces las ideas surgen del acto mismo de dibujar. De manera similar, en el dibujo de observación, comienzas a dibujar lo que ves, pero luego descubres que simplemente al intentar dibujar el sujeto, llegas a ver cosas que no habías notado antes. En mis publicaciones, veremos múltiples formas de dibujar, cómo se aplican y cómo se complementan entre sí.

Para ilustrar estos procesos, las publicaciones futuras cubrirán el dibujo en la elaboración de mapas y la medicina, la política y la física de partículas, y la paz y la guerra. Además de estas aplicaciones prácticas, también busco dibujar para el desarrollo holístico al involucrar e integrar atributos intelectuales, emocionales, sensoriales, físicos, sociales e incluso espirituales. Por todo ello, el dibujo se presenta aquí como un “don” de la naturaleza humana, al servicio de la cognición: ayudándonos a conocer el mundo ya nosotros mismos; creatividad, la capacidad de encontrar y resolver problemas; y la comunicación, lo que Benjamin Franklin llamó un “lenguaje universal”, cruzando las divisiones lingüísticas y culturales.

La evidencia de tales afirmaciones incluirá investigaciones recientes sobre el dibujo, desde campos como la psicología clínica y del desarrollo, la ciencia cognitiva y la neurobiología, con ejemplos que van desde los cuadernos de Leonardo da Vinci hasta innovaciones contemporáneas como el dibujo en robótica e inteligencia artificial. Juntos, este material está destinado a fomentar una conversación más amplia sobre por qué dibujar y aprender a dibujar son importantes para la vida actual. Luego, para ayudar a vincular la teoría y la práctica, cada una de mis publicaciones concluirá con una «Sugerencia de dibujo», una mini lección para aprender a dibujar y/o para aplicar el dibujo al aprendizaje en un dominio u otro. De hecho, nuestra primera «Sugerencia de dibujo» es una experiencia «de abajo hacia arriba» en el pensamiento visual, de un libro del mismo nombre (letra minúscula en el original).

Sugerencia de dibujo #1

Experiences in Visual Thinking (1972) no fue escrito por un artista o profesor de arte como yo, sino por un ingeniero, Robert H. McKim, de la Universidad de Stanford. McKim comienza citando un libro anterior: Visual Thinking (1969), del psicólogo de Harvard Rudolf Arnheim. Desde entonces, han aparecido innumerables libros y artículos con títulos similares. Uno de los últimos, 50 años después de McKim, es Visual Thinking: The Hidden Gifts of People Who Think in Pictures, Patterns, and Abstractions (2022), de otro no artista, y una persona con autismo, Temple Grandin, profesor de Ciencia Animal en la Universidad Estatal de Colorado. Los tres autores argumentan que el pensamiento visual no está restringido dentro de las artes, y el dibujo tampoco lo está, por lo que todos usan ejemplos de dibujo para ilustrar el proceso del pensamiento visual en varios campos. Por ejemplo, el libro de McKim incluye un bosquejo rápido de la molécula de ADN de Francis Crick, una bombilla de Thomas Edison y una pieza de automóvil de Henry Ford. La siguiente lección de pensamiento visual de McKim no presupone experiencia previa en dibujo:

Este ejercicio, al final del Capítulo 7, “pensamiento exteriorizado”, es introducido por un pasaje sobre “ojo relajado, manos libres”:

“Ver y dibujar, como todas las habilidades humanas, se logran mejor en un estado de atención relajada… Ver dibujando [typically] implica asistir [to] dos imágenes: la imagen del objeto a la vista y la imagen en la página”.

En cambio, en este ejercicio, McKim dice que comience simplemente “asistiendo [to] un solo objeto, la imagen que estás dibujando.”

Ejercicio 9.1: “garabatos libres” dice:

“Con un espíritu lúdico y relajado, dibuja líneas largas y amplias con cada uno de tus marcadores. Al ritmo del movimiento natural de su mano y brazo, varíe la presión de dibujo desde extremadamente ligera (rozando el papel) hasta muy fuerte. Rellene las áreas: punto; textura; patrón. Mientras tanto, simplemente disfrute viendo lo que está causando que suceda en el papel».

Posteriormente, McKim invita a un momento de reflexión, señalando que “[t]o hacer que el marcador vaya a donde quieres que vaya requiere el desarrollo de la coordinación ojo-mano”. Luego invita a los lectores a “[b]Comience a efectuar esta cooperación visomotora inventando juegos de garabatos…” que conducen al Ejercicio 9-2. No iremos allí todavía, pero puedes probar algunos por tu cuenta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies