Seleccionar página

Fotografías de Seto / Shutterstock

Fuente: Fotografías de Seto / Shutterstock

Ahora que lo pienso, Cary siempre ha sido alguien que se preocupa (y a veces microgestiona) sus relaciones íntimas. Le preocupa que su pareja rompa repentinamente la relación, o que diga o haga algo incorrecto y se vaya. Si ella le envía un mensaje de texto y él se toma su tiempo para responder, ella comenzará a dejarse llevar. Lo que sucede a menudo es que su pareja comienza a quejarse de que ella está demasiado necesitada o que él se siente demasiado controlado y se va, lo que solo refuerza sus miedos.

Este es un problema común en el que la ansiedad crea su profecía autocumplida. ¿Por qué está pasando esto?

Fuentes de ansiedad en las relaciones

1. Ansiedad generalizada. No es solo la relación lo que preocupa a Cary, sino otros aspectos de su vida: su trabajo, su salud, sus amigos. Su mente todavía está corriendo, descendiendo en el peor de los casos de madrigueras de conejo. Es el tipo de ansiedad que a menudo es hereditaria, o es la hipervigilancia creada por crecer en un entorno inestable o volátil lo que te ha dejado sintiéndote siempre nervioso, siempre alerta.

Desafortunadamente, esto puede continuar hasta la edad adulta; incluso si se encuentra en un entorno más seguro, es posible que le resulte difícil apagarlo.

2. Apego ansioso. La teoría del apego es otra lente a través de la cual podemos mirar. Aquí, sus primeros dos años de vida son esenciales para establecer su cableado cerebral y establecer su visión de las relaciones. Si ha recibido un cuidado constante y cuidadoso, es probable que desarrolle un apego seguro. Pero si esa atención fue inconsistente, a veces se sintió seguro y nutrido, pero otras veces se sintió descuidado o abusado, su cerebro puede volverse predispuesto a la ansiedad, desarrollando un apego ansioso e inseguro.

Como la hipervigilancia, esto a veces se extiende hasta la edad adulta. Cuando las personas a las que estás apegado emocionalmente parecen alejarse, tu impulso es hacer lo que sea necesario para cerrar la brecha. Esto es cuando Cary le envía un mensaje de texto a su novio de nuevo o piensa que hizo algo mal y se disculpa o se esfuerza por solucionar el problema que imagina que está causando su aparente abstinencia. O pide que la tranquilicen, lo que agota a sus socios.

3. Experiencia pasada. Quizás en los últimos años, las experiencias de Cary con los socios han sido difíciles. Tal vez tenía novios que tenían aventuras que la lastimaban profundamente o novios que la hacían fantasmas, o que se dio cuenta de que estaban emocionalmente cerrados e insensibles a sus necesidades.

Lo que le queda son las heridas que la hacen naturalmente hiperactiva, cautelosa y preocupada por la repetición de la historia. Como resultado de estas lesiones, ella se activa fácilmente, aún revisando su teléfono, temiendo que la relación de alguna manera se salga de control.

El tema aquí es que lo que está en la raíz de estos comportamientos es la ansiedad, que proviene de varias fuentes que a menudo se superponen, lo que lleva a extender la mano, aferrarse y luchar para cerrar la brecha.

Cómo solucionar estos problemas y volverse menos pegajoso

A pesar de la hipervigilancia que nunca parece desaparecer, este problema se puede solucionar. Puede cambiar sus hábitos y emociones al abordar el desafío subyacente y cambiar la forma en que actúa. Aquí hay algunas sugerencias:

1. Ansiedad generalizada. Lidiar con la ansiedad implica aprender a calmar su mente ansiosa en todos los niveles. Sí, la gran preocupación del día o de la semana puede ser su relación, pero lo que a menudo ocupa un lugar central parece ser un objetivo en movimiento. Este cambio es una buena indicación de que el tema de hoy no es tan monumental como podría pensar, sino simplemente el tema del día; el verdadero problema es tu creciente ansiedad. Omita el tema y aborde la ansiedad global en su lugar.

Se trata de aprender formas de reconocer cuándo su mente ansiosa se está apoderando y luego tener formas concretas de derribarla (meditación, medicación, respiración profunda, herramientas de terapia cognitiva conductual) para evitar que se hunda en la madriguera del conejo de hoy.

2. Apego ansioso. La clave aquí es reconocer cuándo surgen estos pequeños sentimientos infantiles y luego etiquetarlos como pasados. Se trata de aprender mentalmente a separar el pasado del presente. Entonces, es útil estar rodeado de personas que puedan proporcionar esa coherencia sólida y compasiva para que aprenda a confiar en ellos y, a través de ellos, en el mundo. Finalmente, implica resistir conscientemente los viejos comportamientos asustados y hacer lo que sea necesario para que la situación se sienta mejor.

Aquí, Cary pudo resistirse una vez más a enviar mensajes de texto a su novio; ella no lo molesta con preguntas sobre lo que está mal; en lugar de presionarlo para que la tranquilice y la tranquilice, encuentra formas de calmarse.

No se trata de la otra persona, sino de crear nuevos modelos adultos para reemplazar los viejos y espeluznantes.

3. Experiencias pasadas. Es hora de concluir y separar el pasado del presente: da un paso al frente y ten esa conversación incómoda pero importante con la persona que te lastimó. O si es demasiado difícil, envíe un correo electrónico o escriba una carta que enviará o no enviará. Se trata de sacar cosas de tu pecho, decir ahora lo que antes no podías o no habías dicho.

El segundo paso es aprender a identificar sus factores desencadenantes, saber de antemano qué es más probable que desencadene los celos o el miedo a la pérdida, luego dar un paso al frente y hacérselo saber a su pareja, para no ser crítico o microgestionado, sino para ser más vulnerable. para que pueda darte lo que necesitas.

4. Resuelve un problema real. Si bien puede ser sensible, también puede haber algunos problemas reales que deben abordarse: su pareja se dispersa fácilmente porque tiene TDAH, o se retrae porque está deprimido pero no se habla de él, o usted está ansioso porque está No estoy seguro de si está en la misma página sobre el rumbo de la relación y no ha tenido esta conversación.

Ahora es el momento de dar un paso atrás, clasificar lo que puede provenir de usted y lo que puede provenir de ellos, y abordar un problema real, un patrón conductual o emocional más amplio que no está funcionando para usted, que es una molestia. y luego dé un paso adelante y tenga una conversación adulta sobre sus sentimientos y necesidades.

Es lo mejor que puede hacer y, al hacerlo, puede curar sus viejas heridas y seguir adelante.

Imagen de Facebook: seto fotografias / Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies