Seleccionar página

Recientemente escribí una publicación describiendo factores importantes a considerar antes de tomar la ayahuasca psicodélica. Esa publicación se centró en hechos y precauciones, mientras que esta publicación explora lo que es posible, incluido cómo esta potente planta medicinal puede afectar su psique y cómo tiene el potencial para la curación colectiva.

Mis opiniones se basan en 12 años de contemplación, investigación, conversaciones y, en última instancia, mi propia experiencia con la ayahuasca. Participé en 4 noches de ceremonia de ayahuasca mientras estaba en un centro de retiro médico autorizado de una semana en Costa Rica, probando una cepa diferente cada noche (originaria de diferentes regiones amazónicas).

Vine con mis propias intenciones, pero también adopté las sugeridas por el centro, que incluían: muéstrame en quién me he convertido, reunícame con mi verdadero yo a toda costa y sana mi corazón. Cosas bastante poderosas. Muchas personas, incluido yo mismo, pusimos esas intenciones mientras estábamos allí. Después de todo, la ayahuasca ha sido descrita como 10 años de terapia de conversación en una noche.

Pero, ¿cómo sucede eso?

Como mencioné en mi primera publicación, la ayahuasca marca la «red de modo predeterminado» en el cerebro que es el hogar de nuestro ego. Todos tenemos un ego, esa parte de nuestra psique relacionada con los sentimientos que tenemos sobre nuestra propia importancia y la imagen que tenemos de nosotros mismos.

La ayahuasca puede liberar a las personas de su ego disfuncional: la parte de nosotros que se atasca en la necesidad de tener razón, se juzga a sí mismo o a los demás, se enfoca demasiado en sus propios intereses y se identifica demasiado con nuestra «historia» (pensando que somos demasiados, o que no somos suficientes, o que siempre seremos víctimas de nuestra circunstancia, o que siempre seremos adictos, etc.). Las creencias del ego disfuncional pueden ser bastante rígidas y defensivas, dado que se construyeron frente al estrés y el trauma desde la infancia.

Muchas personas que prueban la ayahuasca informan que trascienden el ego disfuncional, describiendo el perdón de sí mismos y de los demás, sintiendo un aumento en la gratitud y una reconexión con su alma. Las personas también informan sentirse más conectadas con la naturaleza, los animales y la bondad hacia los demás, en lugar de centrarse en competir, comparar o viejos rencores.

Esto me llevó a preguntarme qué sería posible si estos cambios en la conciencia fueran generalizados. Después de todo, estamos justo después de una crisis de COVID y en medio de una crisis de salud mental. También tenemos un aumento en la gente que está más enojada y más divisiva, lo que podría no ser sorprendente dentro de una cultura que antepone las ganancias a las personas. Pero, ¿podría el enfoque radicalmente diferente de la ayahuasca tener el potencial de curar la desconexión al reconectarnos con nuestra empatía innata?

Imaginar un mundo de mayor empatía.

Fuente: Vonecia Carswell/Unsplash

Esto también me hizo preguntarme si un enfoque en la «cura del habla» en la psicoterapia nos mantiene atrapados en la historia de nuestro ego disfuncional. Incluso la mayoría de las teorías de autoayuda que existen a veces son solo eso: se centran tanto en uno mismo que no alcanzan a abordar el conflicto más amplio entre las personas. Como terapeuta somática, durante mucho tiempo he pensado que el énfasis exclusivo en hablar no siempre es suficiente cuando se trata de traumas y problemas de relación.

Me gusta imaginar un futuro en el que los profesionales de la salud mental con licencia tengan legalmente la opción de combinar la terapia de conversación con métodos de liberación del ego como la ayahuasca. Sueño con un cambio generalizado del juicio colectivo a la compasión colectiva, cambiando la hipercompetencia y el interés propio por la cooperación y la comunidad.

Aunque todavía necesitamos más investigación sobre la medicina vegetal y el impacto de la «muerte del ego», me parece irónico que la investigación que utiliza tecnología moderna pueda respaldar el hecho de que algo tan primitivo, como ingerir plantas de la naturaleza, podría ser la clave de nuestra bondad. . Quizás un regreso a la naturaleza es donde pertenecemos.

Aquí es donde la ciencia se encuentra con el núcleo de lo que somos, yendo más allá del autocuidado al cuidado colectivo, del bienestar de mí al bienestar de nosotros.

Así que imagina, ¿quién serías sin el parloteo constante de tus historias?

Es posible que descubras que cuanto más aquietas a tu ego, más puedes escuchar tu corazón.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies