Seleccionar página

A medida que la riqueza crece a nivel mundial, la gente gasta más. El dinero gastado es aproximadamente equivalente a la contaminación por carbono y el cambio climático. ¿Se puede controlar la necesidad de derrochar? ¿O es terminal?

¿El imperativo del consumo está integrado en las personas?

¿Es el consumo excesivo una característica inherente de la psicología humana o es el producto de la prosperidad moderna? La respuesta no está cortada y seca. Por un lado, existe evidencia antigua de que el consumo humano se está volviendo loco. Por otro lado, las condiciones modernas agravan la necesidad de utilizar más recursos de los que son ambientalmente responsables. Múltiples ejemplos de consumo excesivo imprudente se encuentran en el pasado remoto.

Desastres ecológicos causados ​​por humanos en el pasado

Los primeros ejemplos ocurrieron hace cerca de 2 millones de años cuando las poblaciones de Homo erectus acabaron con algunos animales de presa mientras migraban por Eurasia.

Las especies más vulnerables eran las poblaciones insulares que tenían pocos depredadores naturales. Uno era una especie de tortuga gigante del tamaño de un automóvil. Muchas extinciones ocurrieron posteriormente cuando los humanos modernos colonizaron islas. Un ejemplo es el moa, un ave grande y peligrosa, que fue exterminada de las islas frente a Nueva Zelanda cuando los humanos las colonizaron en el siglo XV(1). Estos eran animales de presa preciados. Su destrucción presentó un desperdicio significativo porque los cazadores se concentraron solo en las porciones más preciadas del cadáver y descartaron el resto.

La historia de Moa nos recuerda el Pleistoceno Overkill, donde los humanos acabaron con la mayoría de sus grandes presas a partir de hace unos 40.000 años, utilizando armas sofisticadas para matar a distancia.

Tenemos poca evidencia directa de la lógica subyacente a estos excesos, pero la competencia social puede haber sido crítica entonces como lo es ahora.

La competencia de estatus como factor crítico

¿Por qué nuestros antepasados ​​lejanos fueron tan imprudentes al acabar con sus principales animales de alimentación? Una posibilidad es que los cazadores quisieran aumentar su propio prestigio. La caza exitosa aumenta el estatus de los hombres en las sociedades de cazadores-recolectores y los hace más deseables como compañeros sexuales. Entonces, la competencia por el estatus social puede haber fomentado la matanza de más animales de presa de los necesarios.

Algunas sociedades simples de cazadores-recolectores pueden vivir en armonía con el medio ambiente. Sin embargo, las sociedades paleolíticas no eran simples. Algunos estaban asentados y tenían un sistema de estatus claro basado en la variada calidad de las ceremonias funerarias y el ajuar funerario.(1)

Por supuesto, las sociedades modernas tienen marcadas distinciones de estatus basadas en los ingresos y los recursos financieros. Estas diferencias pueden expresarse mediante la compra de bienes y servicios de lujo. El sociólogo temprano, Thorstein Veblen, acuñó el término “consumo conspicuo” para representar este fenómeno.

Consumo conspicuo

Veblen creía que el principal medio para disfrutar de la riqueza es impresionar a los demás. Por lo tanto, las mansiones absurdamente grandes de los ricos y su consumo de artículos de lujo como joyas finas y automóviles caros. Dichos artículos están fuera del alcance de los mortales comunes y se utilizan para señalar la superioridad social.

Veblen señaló que las personas más pobres se esforzaban por emular los hábitos de los ricos, por ejemplo, imitando sus estilos de vestir. Cualesquiera que sean las tendencias de la moda, gran parte del impulso de compra refleja la necesidad de mantenerse al día con amigos y conocidos.

Mantenerse al día con los Jones se asocia con sociedades que tienen movilidad social. Era menos evidente en las sociedades agrícolas del pasado, donde la mayoría de la gente tenía un ingreso discrecional mínimo con pocas posibilidades de comprar por impulso. Las cosas son muy diferentes hoy en día, particularmente en los países ricos donde muchas personas gastan la mayor parte de sus ganancias en cosas no esenciales en lugar de alojamiento, comida y ropa. Igual de significativo, tal vez, es el aumento del crédito al consumo.

El dinero gratis es como el agua gratis

Los ingresos reales aumentaron sustancialmente en los últimos dos siglos, lo que explica en parte por qué gastamos tanto.(2) Por supuesto, los ingresos de los trabajadores se estancaron en las últimas décadas, pero el gasto siguió aumentando. La razón es que los consumidores se han endeudado más.

Con la proliferación de compañías de tarjetas de crédito y otras formas de crédito, es más fácil que nunca gastar libremente sin tener el dinero para respaldar esas compras. El derroche se vio intensificado por las bajas tasas de interés, al menos para las compañías financieras que podían pedir prestado a tasas extremadamente bajas y prestar a tasas mucho más altas.

Cuando el crédito es tan gratuito, hay poca restricción en el gasto impulsivo. El dinero gratis es como el agua gratis. Si quieres que la gente conserve el agua, no lo harán si el agua es gratis.

¿La buena vida?

A medida que los compradores llenan sus hogares excesivamente grandes con productos, persiguen un ideal de buena vida en el que todos pueden derrochar a su antojo. Las consecuencias aterradoramente distópicas se ven en los eventos climáticos extremos y la destrucción de los ecosistemas planetarios.

Lecturas esenciales de motivación

¿Estamos condenados a perpetuar este patrón de consumo excesivo hasta su final lógico? ¿Compraremos hasta que una tierra cada vez más hostil se vuelva inhabitable? ¿O podemos de alguna manera cortocircuitar el impulso de cumplir con las presiones sociales que motivan gran parte de nuestro consumo?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies