Seleccionar página

Jon Tyson/Unsplash

Como parte de los esfuerzos de la ciudad para frenar la falta de vivienda en las calles, la ciudad de Nueva York ha anunciado una nueva política que modificará significativamente los criterios para hospitalizar involuntariamente a los neoyorquinos que experimentan crisis de salud mental. Si bien los estatutos legales actuales permiten internaciones y detenciones psiquiátricas de nivel agudo si una persona representa un peligro para sí misma y/o para los demás, el nuevo plan autoriza “la expulsión de una persona que parece tener una enfermedad mental y muestra una incapacidad para cumplir con los requisitos básicos de vida”. necesidades, aun cuando no se haya observado ningún acto peligroso reciente”.

Este movimiento representa uno de los pasos más audaces tomados en muchos años para abordar los desafíos de por vida que enfrentan las personas con enfermedades mentales graves: personas que, debido a la naturaleza de su condición, a menudo carecen de la capacidad y la conciencia de sí mismos para comprender su diagnóstico, síntomas y necesidad de tratamiento. La comprensión de la propia enfermedad mental de una persona representa uno de los mayores desafíos para brindar servicios de apoyo y tratamiento de salud mental, que vemos en mi práctica legal de salud mental una y otra vez.

Esta realidad está en el centro de un desafío continuo que hace que brindar atención a estas personas y sus seres queridos sea increíblemente complicado, particularmente desde una perspectiva legal. El equilibrio entre las necesidades de tratamiento de una persona y las posibles consecuencias de dejarlas caducar, junto con sus derechos fundamentales a decidir, crea una fuente de problemas.

Algunos de los obstáculos naturales para el éxito del plan de la Ciudad incluyen, pero no se limitan a:

  • El papel ampliado de la policía. La política propuesta faculta a los agentes de policía a decidir quién cumple con los nuevos criterios ampliados para ser llevado a un departamento de emergencias psiquiátricas y posible hospitalización involuntaria. Tales determinaciones las toman tradicionalmente profesionales de la salud mental capacitados y experimentados que han pasado años trabajando en el campo. Ya se ha demostrado que brindar capacitación a los oficiales de policía para tomar estas decisiones difíciles presenta desafíos. Crea la posibilidad de errores de cálculo significativos y confusión en cuanto a los estándares legales que se deben aplicar y cumplir, y da como resultado acciones que tienen impactos reales en la vida de las personas y no siempre son en su mejor interés.
  • El mal uso de los servicios e instalaciones hospitalarios. Al llevar a los neoyorquinos con enfermedades mentales crónicas a un centro de cuidados agudos y un departamento de emergencias, el plan está colocando a aquellos que requieren este nivel de atención crítico pero que no es de emergencia en un entorno ya sobrecargado. El papel de un hospital no es brindar tratamiento a las personas con afecciones crónicas cuando no experimentan síntomas agudos. Más bien, está diseñado para estabilizar a las personas en crisis y liberarlas, con los apoyos de alta que necesitan para permanecer estables en la comunidad. Pedirle a los hospitales que vayan más allá de su ámbito de práctica y misión afectará su capacidad para ayudar a quienes necesitan este nivel de evaluación y atención aguda. También se sumará a los ya inmensos desafíos que enfrentan los trabajadores sociales del hospital y otros profesionales que buscan garantizar que los pacientes dados de alta tengan los apoyos necesarios y la atención de seguimiento crítica para frenar la «puerta giratoria».
  • La amenaza de acciones legales. La falta de precedentes legales detrás del enfoque de la Ciudad presenta una miríada de exposiciones de responsabilidad. Como ex gerente de riesgos del hospital, esto se destaca en grandes luces intermitentes para mí, desde la policía hasta el personal de atención médica y más allá.

Basado en mis más de treinta años de experiencia como abogado de salud mental que trabaja con familias de seres queridos con enfermedades mentales graves, trastorno por uso de sustancias y problemas de salud mental relacionados, creo que los medios principales para mejorar nuestro sistema de salud mental son: financiar programas ambulatorios , vivienda supervisada, capacitación laboral, tratamiento de apoyo y supervisión y compasión.

Poner el dinero donde es más rentable, no las tarifas astronómicas de un departamento de emergencias o una unidad hospitalaria para pacientes hospitalizados, puede ayudar a un mayor número de enfermos mentales crónicos, muchos de los cuales lamentablemente viven en las calles de la ciudad de Nueva York. Brindar a las personas la dignidad de un lugar al que puedan llamar su hogar con calidez y seguridad, y proporcionar profesionales de la salud mental y el tratamiento adecuado dentro de esas paredes, logra muchos de los objetivos a largo plazo que los defensores de la salud mental, los profesionales, las familias y, lo que es más importante, aquellos que padecen enfermedades mentales tienen para sí mismos y entre sí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies