Seleccionar página

Muchos de mis clientes tienen problemas con los adolescentes enojados que es necesario un mensaje rápido.

Las adolescentes también se enojan, por supuesto, pero tienden a estar más dispuestas a procesar y expresar sus emociones, lo que al menos les da a los padres un poco más de influencia para lidiar con ellas. Lo que es más preocupante, los aumentos repentinos de testosterona que experimentan los niños atenúan su miedo al mismo tiempo que los desinhiben, lo que los hace más susceptibles a comportamientos peligrosos que provocan y resultan en ira.

Los adolescentes necesitan mucha estructura. Ambos padres deben saber dónde están y qué están haciendo en todo momento. No caigas en la trampa de «no confías en mí». El problema no es la confianza, sino una evaluación realista del mundo peligroso al que se enfrentan los adolescentes con un desarrollo limitado de la corteza prefrontal. Antes de los 18 años, un niño no tiene suficiente articulación en las áreas de juicio y regulación del cerebro para poder ver las posibles consecuencias del comportamiento bajo el estrés de impulsos poderosos. Es una combinación peligrosa, incluso cuando las sustancias no están involucradas: mayor impulsividad con menor capacidad reguladora.

Los padres compasivos se centran en el bienestar a largo plazo del niño, en lugar del impulso momentáneo del ego para sentirse «seguros». Una buena frase para padres que dice “No confías en mí” es: “No confío en mí mismo lo suficiente como para saber que estarás a salvo y saludable sin saber dónde estás y qué estás haciendo. Entonces, ¿qué puedes hacer para tener algo de libertad sin que me preocupe tanto? «

En particular, los adolescentes deben aprender que:

  • Son parte de una familia y una comunidad que requiere cierta inversión emocional: ayudar a la familia (tareas del hogar) y, ocasionalmente, ser voluntarios en la comunidad.
  • Respeto a los derechos y propiedad ajena.
  • El dinero es un recurso que debe administrarse de manera responsable.

En general, los niños no tienen un proceso de audiencia tan bien como las niñas. (Escuchan casi tan bien, pero no interpretan el significado del habla con tanta eficacia, no sin involucrar otras modalidades sensoriales). Si desea instruir a su hijo o decirle algo importante:

  • Haga contacto visual e intente tocarlo mientras habla (dos o tres modalidades sensoriales funcionan mejor que una).
  • Si los detalles son importantes, pídales que repitan lo que dijo.
  • Use oraciones cortas y déle la oportunidad de responder antes de continuar; nunca clases.

Es fácil que los niños adquieran el hábito de cortar automáticamente las voces familiares, un hábito que les causará serios problemas en sus futuras relaciones íntimas.

Responsabilidad

El mundo es cruel con los irresponsables.

Los niños no son naturalmente responsables; los padres o las circunstancias dolorosas deben enseñarles. La responsabilidad se puede aprender a través del modelo (los padres responsables tienen más posibilidades de tener hijos responsables), pero también se debe enseñar deliberadamente. Los niños pueden aprender a ser responsables con relativa facilidad hasta aproximadamente los 13 años. Después de eso, las lecciones de vida que enseñan responsabilidad, principalmente en forma de sanciones y castigos sociales, se vuelven más dolorosas. Enseñar a los niños la responsabilidad es una de las cosas más compasivas que los padres pueden hacer por ellos.

La clave para enseñar responsabilidad es asegurarse de que los niños comprendan este hecho crucial: el poder, el privilegio y la responsabilidad van de la mano. Cuando la responsabilidad es alta, también lo son los otros dos. Y cuando está bajo, los otros dos también lo están.

Los adolescentes, especialmente los varones, a menudo se sienten impotentes. Necesitan aprender que tienen el poder de influir en lo que les sucede al comportarse de manera responsable. Y necesitan saber de antemano exactamente cuánto poder y privilegio perderán por un comportamiento irresponsable específico. Realmente es el camino del mundo. Cuando se comporta de manera irresponsable, por ejemplo, acelerando o haciendo trampa en sus impuestos, sabe de antemano cuál será la multa.

Finalmente, los niños aprenden a regular las emociones principalmente a través de modelos, no a través de lo que les dicen los padres. Como todos los mamíferos, los juveniles aprenden observando a los adultos. Existe un sesgo homosexual en el modelaje: los niños observan a los hombres más de cerca y las niñas a las mujeres más de cerca, pero observan a ambos padres para aprender a regular sus emociones. La ira es una atribución de culpa. Si los padres tienen la culpa, los niños, especialmente los varones con niveles altos de testosterona, tienen más probabilidades de tener problemas de ira. (La testosterona no causa enojo, pero lo amplifica dramáticamente). Es crucial que los padres demuestren responsabilidad en todo lo que hacen, incluso aceptar sus errores, especialmente aquellos relacionados con conflictos con sus familias.