Seleccionar página

A medida que continuamos profundizando en este universo complejo y multifacético del microbioma, estamos aprendiendo que la salud intestinal está influenciada por mucho más que la genética y la dieta.

En los últimos años, estudios internacionales convincentes han destacado el papel de la geografía en la salud intestinal.

Un estudio realizado este año proviene de China, donde un equipo de investigadores analizó el papel de la ubicación de uno para determinar su influencia en el arqueoma, un microbio unicelular que se reconoce como un componente importante de los microbiomas asociados al huésped. Este estudio encontró que la geografía de la población tuvo el impacto más fuerte en la composición del arqueoma intestinal, seguida de la urbanización, el hábito dietético y el origen étnico, y que cuanto más urbanizada estaba una región, menos diversidad había en el intestino. En China, y en muchos otros lugares del mundo, las dietas rurales generalmente se componen de más alimentos integrales de la granja, y las dietas urbanas generalmente se componen más de alimentos procesados.

En otro frente, un proyecto dirigido por Cornell descubrió que las diferencias geográficas en la microbiota intestinal afectan la inmunidad al comparar ratones que fueron «humanizados» con microbiota de EE. UU., Fiji y Guatemala para evaluar su resistencia a las infecciones intestinales. Sus hallazgos mostraron que los ratones exhibían susceptibilidades geográficas específicas a la infección por Citrobacter rodentium, y que el alojamiento compartido de ratones de diferentes geografías mejora la resistencia a la infección. En otras palabras, nuestra microbiota está influenciada por las personas con las que pasamos más tiempo, independientemente de una dieta compartida.

Si bien un análisis geográfico no era el objetivo inicial, durante el último año, BIOHM ha organizado una evaluación intestinal en línea utilizando investigaciones y datos patentados para ayudar a las personas en sus decisiones sobre estilo de vida, dieta y suplementos. Desde su lanzamiento, más de 35 000 personas en los EE. UU. han participado en el análisis, lo que permite que los datos macro revelen la posible influencia del estado de residencia de una persona en la salud digestiva. Puede encontrar una lista completa de clasificaciones aquí.

Sam Schatz, presidente de BIOHM, señala que es demasiado pronto para establecer correlaciones con las tendencias de datos de clasificación estatal, pero es un campo que vale la pena explorar, especialmente en su potencial para atender síntomas intestinales en diferentes estados. «Más allá del aspecto de pura curiosidad de este intercambio de datos, es importante resaltar las muchas capas y matices que pueden entrar en un microbioma equilibrado, incluso en la geografía», afirmó Schatz. «La propensión de estos síntomas también es digna de tomarse en cuenta para normalizar la conversación sobre la salud intestinal y obtener más atención nacional sobre cómo nuestros entornos (social, físico y cultural) podrían desempeñar un papel».

Ejemplos de clasificaciones estatales

Los estados con las estadísticas de hinchazón más altas incluyen a Vermont con el 74 por ciento de los residentes participantes que reportaron síntomas de hinchazón, seguido por Nevada y Arizona con el 71 por ciento reportando hinchazón. Vermont también encabezó la lista de gases, con un 73 por ciento que reportó síntomas de gases y Kentucky y Kansas ambos con un 62 por ciento. Alaska llegó como el estado menos hinchado y gaseoso.

Fuente: Towfiqu barbhuiya/Shutterstock

Si bien no suele estar relacionado, el «estreñimiento» en realidad está asociado con gases e hinchazón, como lo verificaron los tres primeros estados en esta categoría, con Maine a la cabeza con un 58 % de informes de gases, seguido por Vermont y Nevada una vez más entre los tres primeros en 52 por ciento y 51 por ciento, respectivamente.

Hubo menos informes subjetivos sobre los diagnósticos de Candida, que es una levadura fúngica que presenta desafíos para la salud intestinal. Mississippi ocupa el primer lugar en diagnósticos de Candida, con un 12 por ciento reportando Candida, seguido por Kansas y Nuevo México, ambos con un 11 por ciento.

Algunos estados nuevos aparecen en la lista superior relacionados con el uso de antibióticos. Louisiana ocupó el primer lugar como el estado con la mayor cantidad de personas que informaron el uso de antibióticos con un 37 por ciento, seguido de Delaware con un 32 por ciento y Mississippi con un 29 por ciento. Maine y Alaska fueron los más bajos en el uso de antibióticos con solo el 11 por ciento. Los antibióticos desestabilizan las bacterias en el intestino, donde matan tanto a los patógenos como a las bacterias beneficiosas, lo que permite que los hongos, como Candida, crezcan demasiado.

Esta es una métrica de fase uno; sin embargo, la comprensión de la geografía en la salud debería justificar estudios y análisis más profundos relacionados con las razones subyacentes de por qué una población en un estado determinado sufre problemas particulares de salud intestinal. Es importante destacar que estos hallazgos podrían respaldar las iniciativas de salud intestinal basadas en la región, así como la medicina localizada más personalizada y la educación sobre el estilo de vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies