Seleccionar página

Fuente: Imágenes de Shutterstock/Kraken

Se acabó mayo. Nos han criticado con hashtags del Mes de Concientización sobre la Salud Mental, emojis de corazones verdes, memes de ‘Está bien no estar bien’ y números de texto de crisis.

Defensores entusiastas de la salud mental difunden mensajes de esperanza y solidaridad, asegurándonos que la curación está al alcance de la mano. Que no estamos solos. Que podemos «cuidarnos a nosotros mismos» para salir de esta crisis mundial de salud mental si solo bebemos nuestros batidos y decimos nuestros mantras.

Estos gestos no son inútiles: tal conciencia puede despertar esperanza y estimular la acción vital. Lo sé bien. Soy psicoterapeuta, profesora de ciencias del comportamiento y defensora de la salud mental. Creo en el poder de estas campañas. Las habilidades que nos ayudan a desarrollar emociones positivas son importantes. La conciencia ayuda.

Pero para los millones que sufren problemas graves de salud mental, los mensajes para sentirse bien solo pueden llevarlos hasta cierto punto. Hay carnicería en todos lados: el suicidio es la segunda causa principal de muerte entre los adultos jóvenes. La pandemia ha escalado los problemas de salud mental leves y moderados a un nivel angustioso, dejando a demasiadas personas y a sus familias tambaleándose.

El apoyo a la salud mental es una historia de dos ciudades. Por un lado, hemos recorrido un largo camino. El estigma está disminuyendo, las comunidades se están formando conscientemente para aumentar la seguridad y el acceso, y las opciones de tratamiento de vanguardia basadas en evidencia se muestran prometedoras. Los planes de estudios de aprendizaje socioemocional se han abierto camino en muchas escuelas. Las empresas están comenzando a prestar más atención al bienestar de los empleados. Se está presionando a los padres para que enseñen a sus hijos habilidades de resiliencia. Hay mayor franqueza y voluntad colectiva. Hay una gran cantidad de información disponible y nuevas olas de acceso creadas por el tratamiento y las comunidades en línea.

Además, el tratamiento funciona. Muchos que se encontraban completamente desesperados han encontrado un tremendo alivio a través de intervenciones terapéuticas que incluyen psicoeducación, psicoterapia, terapia grupal, apoyo entre pares, productos farmacéuticos, medicina de estilo de vida, prácticas de atención plena, CBT, DBT, EMDR, TMS, ketamina y psilocibina. Los ensayos clínicos para la terapia asistida por MDMA se encuentran en etapas avanzadas.

Y, sin embargo, el sistema de prestación de servicios aún sufre la resaca de los años cincuenta. Las estrategias de prevención están muy rezagadas. Los tiempos de espera para los terapeutas autorizados son horribles. La escasez crítica de profesionales estaba bien documentada por el Informe de Salud Mental Global Lancet y la Organización Mundial de la Salud mucho antes de la pandemia. El racismo sistémico, el clasismo, el sexismo, el heterosexismo, el capacitismo y la discriminación por edad causan estragos.

Los determinantes sociales de la salud juegan un papel importante en los niveles de agudeza y en quién recibe la atención adecuada o no. Las comunidades de color y las que viven por debajo del umbral de la pobreza enfrentan factores de riesgo y barreras de tratamiento desproporcionados. Los terapeutas BIPOC y LGBTQ son más difíciles de encontrar. Muchos terapeutas han renunciado a contratar un seguro y encontrar atención de alta calidad durante una crisis mundial de salud mental ha sido una búsqueda del tesoro. Los proveedores de salud mental de la comunidad han sido criticados, enfrentando una gran escasez de personal, agotamiento y problemas graves durante todo el día.

La conciencia sobre la salud mental no es suficiente. El cambio social debe acompañarlo. La salud mental es un problema de salud pública que exige nuestra voluntad colectiva. Sin sistemas más justos y humanos, seguiremos experimentando un gran sufrimiento y muerte.

He aquí cómo llevar la conciencia a la acción:

1. No permita que la conciencia sobre la salud mental desaparezca después de mayo. Debemos adoptar un enfoque 365, 24 horas al día, 7 días a la semana para el bienestar en nuestros hogares, escuelas, lugares de trabajo, comunidades y en toda la sociedad. La prevención, la integración y el acceso son vitales; no hay buenas razones para un enfoque de salud mental persiguiendo la cola, preparándose para la crisis y sufriendo las secuelas.

2. Dejar de tratar la salud mental como un problema individual o familiar. no lo es Cuanto más tiempo permitamos que se desvíe como tal, más sufrimiento innecesario ocurrirá.

3. Incorporar el apoyo a la salud mental en las culturas de trabajo. Esto no significa lanzar un seminario de atención plena a los trabajadores y esperar que estén bien. Crear mejores condiciones de trabajo. Proporcione tiempo libre pagado, ofrezca flexibilidad y trate a las personas como seres humanos reales. Las culturas de trabajo que se esfuerzan por evitar formas punitivas y jerárquicas y, en cambio, trabajan para generar seguridad y confianza psicológica pueden generar las condiciones que ayudan a mitigar el agotamiento.

4. No haga la vista gorda con las escuelas. Es una gran tragedia que los educadores estén experimentando uno de los índices más altos de agotamiento. Los líderes escolares y los profesionales necesitan apoyo tanto como los estudiantes, en cada etapa de la educación. Y los estudiantes necesitan el mensaje constante de que la salud mental es más importante que el llamado éxito, más importante que las calificaciones, los me gusta en sus feeds o ingresar a una universidad de primer nivel. Todos los involucrados en la educación merecen condiciones seguras y óptimas para construir relaciones saludables, pertenecer y aprender y practicar habilidades de resiliencia.

5. Exija más que migas de pan. No acepte nada menos de los líderes y legisladores que priorizar y financiar adecuadamente la salud mental. No podemos esperar un cambio social si la salud mental recibe migas de pan. La prestación de servicios de salud mental y la financiación de los sistemas educativos han palidecido en comparación con los presupuestos militares. Las políticas sociales y las asignaciones de fondos deben estar dirigidas a la prevención y la intervención temprana, no a la crisis cuando la condición de alguien ha escalado a un estado desesperado. La financiación también puede abordar la escasez crítica de profesionales de la salud mental, priorizando el aumento de profesionales BIPOC y LBGTQ para garantizar la representación y el acceso de las comunidades subrepresentadas.

Nuestra atención a los problemas de salud mental no puede desaparecer después de mayo. Las consignas y las estrategias no son suficientes. Es necesario actuar para impulsar la reforma y proporcionar condiciones que faciliten el acceso a la sanación.

Para encontrar un terapeuta, visite el Directorio de terapias de BlogDePsicología.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies