Seleccionar página

Fuente: Miguel A. Padriñán/Pexels

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Si lo piensas bien, esta definición pone el listón bastante alto, ya que descalificaría inmediatamente a muchos estadounidenses.

Por ejemplo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 41,9 % de los adultos en los Estados Unidos eran obesos en marzo de 2020, y la obesidad es solo una afección médica. Si excluye a las personas con presión arterial alta, diabetes, cáncer o trastornos psiquiátricos, el grupo de personas «saludables» se vuelve aún más pequeño.

Incluso si usted fuera la persona más consciente de la salud en el mundo, haciendo ejercicio, experimentando cero estrés, durmiendo mucho y comiendo una dieta balanceada, la salud es temporal. No importa lo que hagamos, nuestro cuerpo y nuestra mente eventualmente se descompondrán y dejarán de funcionar. Y, sin embargo, tenemos una tendencia a pensar en la salud y la juventud como el estado normativo del ser.

(Como un breve aparte, culpo esto en parte al hecho de que el grupo demográfico de 18 a 34 años ha sido el grupo de edad más preciado entre los anunciantes estadounidenses durante décadas. Entonces, cuando nos bombardean con comerciales y medios que representan a los jóvenes disfrutando de sus mejores vidas, diciéndonos: «Mira a estas personas hermosas; ¿no quieres ser/permanecer como ellos?», entonces no es de extrañar que queramos vernos reflejados en estas imágenes gloriosas).

Esta creencia errónea nos hace sobreestimar nuestra propia salud. Un estudio de 2009 encontró que muchos estadounidenses creen erróneamente que son más saludables de lo que realmente son. Por ejemplo, entre los participantes obesos, el 68 % creía que estaba sano o más sano que la persona promedio, y entre los fumadores de tabaco, el 85 % creía que estaba más sano que la norma.

Sostengo que deberíamos empezar a pensar en la salud como un estado temporal que requiere un esfuerzo constante para mantener, con el objetivo de prolongar este período el mayor tiempo posible. Este cambio de perspectiva requerirá cambios drásticos en nuestros hábitos personales, educación pública, comercialización de alimentos y recursos gubernamentales para las familias y las comunidades. Pero al hacerlo, permitiríamos que más personas vivan más tiempo y disfruten de una mejor calidad de vida.

Una vez que entendamos esto, también nos daremos cuenta de que algún día, todos sufriremos un deterioro en nuestra salud (y si no, eso significaría que has muerto relativamente joven). Esto empujaría a la sociedad a prepararse para lo inevitable aumentando la accesibilidad para las personas con capacidades diferentes.

Por ejemplo, estaríamos más motivados para crear opciones de cuidado más amables, más humanas y más efectivas para nuestros adultos mayores y otras personas que no pueden cuidar de sí mismas, entendiendo que muchos de nosotros eventualmente nos beneficiaremos de estos cambios. En términos más generales, desarrollaríamos una serie de soluciones de accesibilidad a través de innovaciones tecnológicas, médicas y de políticas, lo que permitiría que todos vivan más plenamente.

Entender la salud como un estado temporal también nos impulsaría a contemplar nuestra propia muerte y la muerte de nuestros seres queridos. Haríamos mejores planes para evitar un sufrimiento prolongado al final de nuestras vidas. Si dedicamos más tiempo a prepararnos para lo inevitable, tal vez la muerte sería un poco menos aterradora, sabiendo que hicimos todo lo posible para resolver las cosas antes de irnos.

Reconocer la fugacidad de nuestra salud tendría profundas implicaciones para la sociedad y nuestra salud personal. Nos animaríamos más a mantener hábitos saludables, crear soluciones más accesibles y prepararnos para nuestro final final, permitiéndonos vivir vidas más sanas, más capaces y más plenas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies