Seleccionar página

Quiero hablar de Grace. No las tres diosas hermanas que dispensan encanto y belleza, aunque esto probablemente esté relacionado. Gracia como en: una excelencia o un poder otorgado por Dios. Gracia como la define Webster: asistencia divina inmerecida dada a los humanos para su regeneración, un estado de santificación por la gracia divina.

En otras palabras, ese momento en el que se experimenta la presencia de Dios y ocurre la magia. En nuestros corazones.

Lo he estado pensando últimamente porque siento que hay una paradoja ahí. Me siento profundamente humilde en presencia de esta magia; consciente de que no se trata de mí. Por otro lado, si no me doy ningún crédito es porque no tengo una razón real para existir en una relación o en el mundo.

Lo que estoy empezando a entender es que estos momentos de gracia tienen dos partes. Algo de esto no tiene nada que ver con nosotros personalmente. Se trata de algo divino, que es mucho más grande que nosotros. La magia se genera cuando se genera, y tratar de crearla, capturarla o forzarla simplemente no funciona. No se trata de nosotros, se trata de algo más grande.

La otra parte tiene mucho que ver con nosotros personalmente. Se trata de forma sencilla y poderosa de estar listo para presentarte de forma auténtica, con la mente y el corazón abiertos, en el momento presente.

Entonces los momentos de gracia no tienen nada que ver con nosotros… pero también tienen mucho que ver con nosotros.

La gracia que está sucediendo a través de mí, a través de cada persona, es única. Entonces, aunque todos son capaces de Grace, será su propia versión única la que aparecerá cuando suceda la magia.

Pero el hecho de que la gente pueda tener esa experiencia conmigo, o contigo, o con cualquiera, y querer más, es que quieren lo que todos los demás quieren: la experiencia de la magia. Dios. Es muy importante ser conscientes de esto y nos ayuda a no ser codependientes en las relaciones, sino a tener claro nuestra propia verdad y lo que es saludable para nosotros. No es mi trabajo (ni el trabajo de nadie) brindarle a la gente la experiencia de esta magia. La gente tampoco debe confundir a la persona con la experiencia. Las personas no son Dios.

Es un error que mucha gente comete en una relación y causa una gran angustia. Es maravilloso cuando tener a alguien en nuestra vida nos ayuda a experimentar el amor. Trascendencia. Para ser visto en profundidad. Conexión con nuestro yo real. Pero esas experiencias no son, en última instancia, sobre esa otra persona. Así que es bueno conseguirlo estando con ellos, pero cuando no es así, tenemos que darnos cuenta de que no son ellos y crecemos en la capacidad de conseguirlo en otra parte, de conseguirlo en nosotros mismos.

Al mismo tiempo, y paradójicamente, tampoco nos conviene rechazar por completo nuestro papel en éste: la parte que se relaciona con el hecho de que nos presentamos auténticamente como nosotros mismos, y que estamos plenamente presentes con el otro. Cuando lo rechazo, tengo miedo de perder gente, que no les agrado. Pierdo el sentido de mi valía en la relación; mi papel en hacer que la magia suceda. Termino tratando de ser lo que creo que una persona necesita, en lugar de ser yo mismo. Y, en última instancia, no se sienta valorado por mí, o termine dándole a la persona lo que necesita de todos modos.

De esta manera, entonces, los momentos de Grace son realmente solo sobre mí y no para encontrarme al mismo tiempo. En otras palabras, la magia consiste en mostrarme plenamente como un buen yo. Ahí es cuando Dios, como el viento, simplemente puede atravesarlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies