El miedo a los reptiles y anfibios, más común de lo que puedas pensar

El miedo a los reptiles y anfibios, más común de lo que puedas pensar

En muchas ocasiones, cuando se habla de miedo, este tiene que ver con un trastorno de ansiedad. Las fobias son un sentimiento irracional y desproporcionado que puede llevar a condicionar la vida de las personas e incluso a llevarle padecer más problemas de lo que en un principio pueda parecer. En el ámbito de las fobias existe un gran temor, que puede llevar incluso a tener miedo por un animal.

Aquellas personas que sufren fobia a los reptiles y los anfibios, conocida como herpetofobia, pueden pensar que su miedo es algo extraño y poco habitual, pero nada más lejos de la realidad, ya que se da con una gran frecuencia.

Para que puedas entender mejor cómo funciona, te vamos a explicar en qué consiste exactamente la herpetofobia, así como cuales son sus síntomas, sus causas y cómo puede tratarse.

Qué es la herpetofobia

La herpetofobia es el miedo a las serpientes, lagartos y resto de reptiles, así como a algunos anfibios, siendo una de las fobias más comunes. En ocasiones se usa como sinónimo de ofidiofobia o miedo a las serpientes, aunque en este caso estaríamos ante un tipo de fobia para solo ese tipo de reptil.

Existen numerosos animales que pueden estar presentes en los temores de herpetofobia, siendo los lagartos los más habituales, pero también las serpientes, las salamandras, los sapos, las ranas o los cocodrilos. Por lo general son animales que no despiertan demasiada simpatía por lo que no es extraño que exista una fobia a los mismos.

Hay que tener en cuenta que algunos animales despiertan, de forma generalizada, un cierto rechazo, aunque ese rechazo no tiene porqué significar que haya un miedo hacia ellos. Sin embargo, junto al miedo a las rañas (aracnofobia), la herpetofobia es uno de los trastornos fóbicos más habituales entre los que se encuentran asociados a los animales. 

El miedo a los reptiles y anfibios, más común de lo que puedas pensar

Síntomas de la herpetofobia

No es habitual encontrarse con reptiles como para poder tenerles un gran temor. Sin embargo, este tipo de trastorno se manifiesta cuando el miedo llega a ser excesivo e, incluso, condiciona la vida de quienes padecen la fobia, es decir, que se evitan determinadas situaciones porque existe un gran temor a los anfibios o reptiles.

Las fobias se pueden encontrar también por una serie de síntomas a nivel físico que pueden darse, como es el caso de temblores, dificultad para respirar, taquicardia, mareos, sudoración, hormigueos en las extremidades… y otras reacciones que muchas personas conocen y que en alguna ocasión han sufrido a la hora de sufrir una crisis de ansiedad o bien un ataque de pánico.

Se trata de una sobreactivación del sistema nervioso y que puede aparecer tanto cuando te encuentras frente a un reptil o anfibio como una serpiente, un cocodrilo o un lagarto, como incluso cuando lo ves en una fotografía, lo ves por televisión o escuchas cualquier ruido a la hora de pasear por un bosque. Tu mente, de forma inconsciente puede pensar que se trata de uno de estos animales, con el claro inconveniente que ello supone.

El miedo a los reptiles y anfibios, más común de lo que puedas pensar

Evitar la fobia a los reptiles y los anfibios

Aunque pueda parecer complicado de creer, una persona que sufre un problema de herpetofobia en un grado muy alto, pueden llegar incluso a presentar síntomas cuando ven complementos de ropa hechos con la piel de estos animales. Esto hace que les pueda llevar incluso a evitar cualquier tipo de contacto o imagen en la que puedan aparecer estos animales.

Cuando el miedo se tiene a los propios animales no parece muy grave puesto que es poco probable poder encontrarlos, mientra que cuando la fobia trasciende hasta estar presente a la hora de ver un bolso o unos zapatos que imitan la piel de uno de ellos, y esto produce síntomas físicos, esto hace que la vida esté condicionada por la fobia. En este caso es el momento de buscar un tratamiento que pueda solucionar el problema y evitar que la vida pueda estar condicionada por la misma.

Causas de la herpetofobia

Antes de buscar un tratamiento con el que poner fin a la herpetofobia, es muy probable que, si la padeces, quieras  tener respuesta a las causas que te han provocado este temor. Aunque a continuación te vamos a dar una serie de causas posibles, la realidad es que lo mejor en estos casos es ponerse en manos de un profesional que pueda evaluar el caso con mayor profundidad y poder determinar las causas exactas de la fobia.

En la gran mayoría de los casos las fobias llegan a causa de una experiencia traumática, aunque en este caso en particular es poco probable que hayas tenido que enfrentarte en tu vida a un cocodrilo. Sin embargo, sí puede que hayas sufrido una experiencia de este tipo al encontrarte con un lagarto o serpiente, que te dio la sensación de que supuso un gran peligro para tu salud, lo que quedó grabado en tu mente. No obstante, también puede aparecer sin ninguna razón aparente, y sí como fruto de un trastorno de ansiedad.

Por otro lado, la fobia a los reptiles y los lagartos también tiene un origen evolutivo, ya que el miedo a los mismos tuvo una función adaptativa. De igual forma puede corresponder a causas culturales, ya que tradicionalmente son animales que provocan rechazo y temor.

El miedo a los reptiles y anfibios, más común de lo que puedas pensar

Cómo tratar la herpetofobia

Una vez que una persona está sufriendo de herpetofobia, lo más importante es acudir al psicólogo, ya que es un tema sensible y complicado que no podrás solucionar simplemente por ti mismo o haciendo uso de un libro de autoayuda. En este sentido el tratamiento más frecuente por su eficacia es la terapia cognitivo conductual.

Sin embargo, también se utiliza habitualmente la terapia de exposición, que es la de ir aproximándose de forma gradual al estímulo que genera ansiedad.

También es importante hacer uso de técnicas de relajación, ejercicios de respiración, yoga, meditación y mindfulness, ya que todas ellas son muy positivas de cara al tratamiento de fobias, tanto en este caso como en muchos otros.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies