Seleccionar página

Fuente: Succo/Pixabay

Rachel y Jack han estado en una relación exclusiva durante dos años. Han hablado de vez en cuando sobre casarse y sus visiones del futuro, pero, francamente, Rachel se siente impaciente. Cada vez que aborda el tema de seguir adelante, todo lo que obtiene de Jack es vago, murmura: «Lo pensaré» o «No quiero hablar de eso ahora». Parece que Jack tiene fobia al compromiso.

Mientras que para Rachel y Jack, el problema es el matrimonio, para otras parejas, puede tratarse de diferentes niveles de compromiso: ser exclusivos, vivir juntos, etc. Pero como la mayoría de los problemas, lo que parece ser el problema es en realidad un síntoma de otro problema subyacente. ¿Cuál es el “algo más” con el que está luchando Jack? Aquí hay algunos posibles controladores subyacentes:

Diferentes ritmos y prioridades

Jack está comprometido con Rachel y puede imaginar un futuro con ella, pero no ahora. No se trata de ella, sino de él y de dónde se encuentra en su vida. Tal vez quiere terminar la escuela de posgrado o siente que necesita priorizar su trabajo para el próximo año hasta que pueda obtener una promoción; entonces, tendrá más tiempo y espacio mental para crear el tipo de relación que finalmente desea. Del mismo modo, Rachel tiene sus propias prioridades: es muy consciente del tictac de su reloj biológico, lo que alimenta su impaciencia.

Diferentes puntos de vista sobre el matrimonio.

Se trata de valores y perspectiva. Mientras que Rachel siempre asumió que algún día se casaría, Jack nunca lo ha hecho. Está bien viviendo juntos, pero la visión social del matrimonio no es para él. Es un librepensador y se opone a casarse solo porque debería.

Problemas de pareja sin resolver

Rachel y Jack se llevan muy bien la mayor parte del tiempo, pero Jack ha visto estallar el temperamento de Rachel varias veces, y fue suficiente para asustarlo y preocuparlo. O él piensa que ella es una derrochadora, y él no lo es. O el sexo está bien pero no es genial, pero él no dice nada al respecto porque no quiere herir sus sentimientos. O, en general, se preocupa por Rachel, pero ¿es ella la indicada? Tal vez su alma gemela todavía esté por ahí en alguna parte.

Encerrados en una lucha de poder

Jack siente la presión de Rachel y sus padres, lo que él siente. Él responde cavando, convirtiéndose en el equivalente de un adolescente rebelde pasivo-agresivo. Ambos están enfrascados en la lucha por el poder, una competencia intermitente.

Diferentes expectativas de la vida cotidiana.

Si bien ambos hablan sobre el futuro y parecen tener los mismos objetivos generales en las cosas importantes (trabajos, hijos), existe el temor de que la vida cotidiana después del matrimonio no sea tan compatible. Tal vez Jack imagina alguna pérdida de libertad o le preocupa que el tiempo de pareja signifique acurrucarse en el sofá y ver Netflix juntos durante 3 horas. No es lo que Jack quiere.

Lecciones del pasado haciendo efecto

Tal vez Jack estuvo casado antes y pasó por un divorcio infernal, o cuando era niño, vio a sus padres, quienes permanecieron juntos pero constantemente peleaban y se sentían miserables. O vivió con alguien más antes de Rachel, la relación de repente explotó y todavía no está seguro de por qué. Pero la conclusión para él es que las relaciones están destinadas a no salir bien. Se trata de Jack y su pasado.

Obviamente, uno o más de estos factores pueden estar en juego. La clave es determinar y abordar los problemas subyacentes. Esto es lo que debe hacer:

1. Empiece a hablar.

Rachel y Jack necesitan tener una conversación honesta y abierta sobre lo que está impulsando su indecisión y el estado general de su relación. Si Jack está comprometido, pero se trata de ritmo, Jack necesita ayudar a Rachel a comprender su forma de pensar y darle un cronograma. Si se trata de puntos de vista sobre el matrimonio, nuevamente, diga más, pero hay algún compromiso: ¿una boda más pequeña, una ceremonia que sea lo suficientemente cómoda para ambos? Si se trata de presión y lucha por el poder, etiquételo y pida un alto.

Si se trata de Jack y su pasado, necesita descubrir qué podría necesitar para cerrar y darse cuenta de que el pasado no predice automáticamente el futuro. Aquí es donde un poco de terapia individual puede ayudar. Si se trata de expectativas cotidianas, profundice y aclare.

2. Solucione los problemas.

Y si se trata de reservas continuas sobre la relación o entre ellos, ahora es el momento de ponerlas sobre la mesa: es hora de hablar sobre el sexo, la ira o la pasividad de Jack. Pero igualmente y, en última instancia, aún más importante, ambos necesitan hablar sobre hablar; el hecho de que aún no hayan tenido estas conversaciones es una gran señal de alerta. Necesitan hablar sobre lo que cada uno necesita para sentirse seguro y ser honesto. Y si es difícil hablar de eso, deben considerar la terapia de pareja para poder hacerlo.

3. Decidir sobre las líneas de fondo.

Finalmente, ambos necesitan definir individualmente sus resultados finales. Rachel necesita decidir cuánto tiempo está dispuesta a esperar; Jack necesita determinar si necesita seguir su fantasía sobre un alma gemela, y Rachel necesita decidir si eso es algo que puede tolerar. Ambos necesitan decidir cómo y cuánto están dispuestos a trabajar en los problemas y cuáles son sus criterios para el éxito: ¿En qué punto dicen que se han esforzado lo suficiente o que lo que tienen es lo suficientemente bueno?

Meta difícil decisiones importantes.

Lo que no quieren hacer es seguir haciendo lo que están haciendo: pisar agua.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies