Seleccionar página

Fuente: Michaela/Pixabay

Si bien la temporada navideña es, según todo, desde tarjetas de felicitación, canciones, buenos deseos y anuncios de marketing, un momento para estar feliz y alegre, esto no es así para muchas personas. Una gran cantidad de personas experimentan tristeza, soledad, ansiedad, aislamiento, estrés financiero, pérdidas, duelo, conflictos y dificultades familiares, presiones de correr con energía frenética y otros factores estresantes importantes, especialmente en esta época del año. Para empeorar las cosas, las personas a menudo sienten que no deberían sentirse tristes o molestas en esta época del año, que deberían sentirse felices, y tal vez incluso que hay algo mal con ellos que se sienten de esta manera.

La tristeza, el duelo, la ansiedad y otras emociones más “difíciles” son parte de nuestra condición humana. Estas emociones son especialmente comunes durante las festividades, cuando las personas pueden estar experimentando la ausencia de seres queridos que fallecieron o están lejos, pasando más tiempo con familiares desafiantes a quienes normalmente no ven, pasando tiempo a solas debido a sus circunstancias, experimentando presiones financieras, recibiendo fuertes mensajes de todo el mundo de que este es un momento para celebrar frente a no sentirse en un estado de ánimo de celebración.

¿Qué podemos hacer cuando nos sentimos tristes durante las vacaciones?

Me inspiro y me refugio en las enseñanzas de Rick Hanson, quien habla de tres formas en que podemos ser con nuestras experiencias internas: dejar ser, dejar ir y dejar entrar.

A continuación se muestra mi versión de esto para conocer y saludar la tristeza navideña:

permitir

Dejar ser tiene que ver con aceptar las cosas como son. A veces, cuando luchamos contra lo que está aquí, especialmente nuestros propios sentimientos o circunstancias que no podemos cambiar, puede aumentar nuestro sufrimiento.

Aprender a “dejar ser” en el caso de la tristeza navideña puede significar estar bien con no estar bien. Puedes imaginar tus emociones como olas en el océano que van y vienen. No podemos detener las olas y tratar de hacerlo solo sería agotador. A veces las olas son más grandes y turbulentas, a veces son suaves y ondulantes, y otras veces las aguas pueden estar bastante tranquilas. Las emociones tienen su propio ritmo, y cuando podemos aprender a honrarlas tal como son, hay más tranquilidad.

vamos

Deja ir cualquier cosa, incluidas las creencias, que ya no te sirven. Además, suelte las cargas autoimpuestas que no tiene que llevar.

  • Deja ir cualquier noción sobre cómo deberías sentirte. No hay una manera “correcta” de sentirse.
  • Deja de juzgar tus sentimientos como buenos o malos. Recuerda que todas las emociones tienen un propósito, y podemos escuchar las necesidades que subyacen a nuestros sentimientos (p. ej., pregunta cómo quiere esta tristeza o soledad que estés contigo).
  • Deja de intentar hacer demasiado. Simplifique tanto como sea posible (p. ej., conozco a alguien que está eligiendo hacer platos de papel y comida compartida y otro que está haciendo comida para llevar en lugar de su habitual entretenimiento completo para las fiestas).
  • Olvídate de tener que hacer cosas que realmente te causan estrés. Si no se siente con ganas de ir a esa fiesta navideña, ¿puede estar bien que haga algo por sí mismo que pueda sentirse más enriquecedor?
  • Deja de preocuparte por lo que piensen los demás. Esta es una pregunta especialmente difícil para la mayoría de nosotros. A menudo, somos inexactos acerca de lo que piensan los demás, e incluso si no, no tenemos que llevar e internalizar las expectativas y los deseos de otras personas. Recuerda que, si bien la mayoría de las personas tienen buenas intenciones, no saben cómo es ser tú y qué es lo mejor para ti. Usted es el experto en lo que necesita y puede satisfacer esas necesidades.

dejar entrar

Deje entrar lo que realmente le importa y se siente nutritivo para usted.

  • Si hay emociones sinceras y renovadoras que están disponibles para sentarse junto a tu tristeza (o cualquier otra emoción difícil que estés sintiendo), puedes concentrarte en dejarlas entrar. Por ejemplo, si está pasando por una pérdida, tal vez también sienta el amor y el apoyo de quienes se preocupan por usted a su alrededor, e imagine que su apoyo lo envuelve como una cálida manta dondequiera que vaya.
  • Deja entrar lo que sea realmente importante para ti y encuentra lo que es significativo y lo que se alinea con tus valores más profundos. Tal vez lo que sería más enriquecedor o significativo para ti es pasar tiempo en la naturaleza, ser voluntario de alguna manera, tener una comida sencilla con un amigo o conectarte con algo espiritual que te dé la sensación de algo más grande que tú.
  • Tome medidas que respalden sus necesidades. Busque ayuda (a menudo las personas están ansiosas por intervenir y ayudar cuando se les pide). Hágales saber a los demás cómo se siente (p. ej., “las vacaciones son un momento difícil para mí este año”). Aumente su propio cuidado personal: pregúntese a diario: «¿Qué alimentaría mi sensación de bienestar en este momento?» Tómese el tiempo para eso tanto como sea posible.

No importa cómo te sientas en esta época del año, recuerda que no estás solo. Apoyarte a ti mismo de pequeñas maneras podría comenzar simplemente dándote permiso para sentir lo que sea que estés sintiendo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies