Seleccionar página

Dr. Carl Pickhardt

El tiempo es un concepto de medición que usamos para ordenar nuestra experiencia, contrastando el pasado con el presente y el futuro, y priorizando nuestras elecciones para decidir cuándo programar hacer qué.

Perdemos el sentido del tiempo y podemos sentirnos desorientados y confundidos: “¿Qué pasó?” «¿Ahora que?» «¿Qué sigue?» Nuestro sentido del tiempo proporciona consistencia y estabilidad. No es de extrañar que estemos preocupados por el tiempo. Tiene mucho uso casual y consecuente en la gestión de nuestra vida diaria.

El tiempo es complicado

Para apreciar su complejidad, considere cómo hablamos habitualmente sobre el tiempo. Pasamos tiempo, guardamos tiempo, ganamos tiempo, ahorramos tiempo, ganamos tiempo, perdemos tiempo, planeamos tiempo, estamos a tiempo, estamos atrasados, estamos adelantados, estamos fuera de tiempo, tenemos un tiempo fácil o difícil, pasamos el tiempo, nos tomamos nuestro tiempo, apuramos el tiempo, perdemos el tiempo, hay mucho tiempo, no hay tiempo, el tiempo se acabó, está la primera vez, la última vez , la próxima vez, un buen momento, un mal momento, hay tiempo de trabajo y tiempo libre, hay tiempo para comer y dormir, hay un buen momento y un mal momento. A veces parece que vivimos en una dictadura del tiempo. ¿Nos está sirviendo, o lo estamos sirviendo nosotros? A lo largo de cada día nos preocupa el tiempo y debemos tomar muchas decisiones en consecuencia.

Voltajes de horas extras

Es natural que la gestión del tiempo sea un tema continuo de discusión entre padres y adolescentes. Por ejemplo:

Sobre el tiempo de cumplimiento: ¿haciéndolo ahora o dentro de un tiempo?

Sobre el tiempo consciente: ¿recordar u olvidar?

Sobre el tiempo de asociación: ¿con familiares o amigos?

Sobre el tiempo productivo: ¿usarlo o desperdiciarlo?

Sobre el tiempo de la moneda social: ¿antes o después?

Acerca del tiempo privado: ¿abierto o no disponible?

Sobre el tiempo de experiencia: ¿viejo o nuevo?

Sobre el tiempo de la tarea: ¿trabajar o jugar?

En comparación con vivir con un niño dócil, los desacuerdos a lo largo del tiempo entre los padres y el adolescente tienden a ser más frecuentes. ¿Por qué? Porque ahora el impulso juvenil por una mayor libertad de independencia e individualidad se expresa cada vez más. «¡Lo que hago, cuándo y cómo me veo, debería depender de mí!»

Crianza de los hijos hasta la madurez

En diversos grados, los adolescentes son inmaduros porque tienen mucha experiencia de vida que acumular. Hay capacidades para crecer, definiciones para probar, habilidades para aprender y conocimientos mundanos para adquirir. Esta es la razón por la que el paso a la mayoría de edad no es una transformación de la noche a la mañana, sino que se desarrolla a lo largo de 10 a 12 años, comenzando al final de la escuela primaria y no terminando hasta los años de edad universitaria. La adolescencia es el largo camino hacia la independencia.

La madurez requiere tiempo

La madurez no solo toma tiempo; también es cuestión de tiempo.

Una forma de pensar sobre la madurez es la capacidad de mantener simultáneamente tres perspectivas temporales al tomar decisiones personales: considerar los propósitos presentes, las lecciones pasadas y las consecuencias futuras antes de tomar una decisión de vida. Esto requiere centrarse en la complejidad existente, reflexionar sobre la experiencia pasada y pronosticar los posibles resultados. Esto toma continuamente hacer tres preguntas.

  • ¿Qué es importante en este momento?
  • ¿Qué es importante recordar?
  • ¿Qué es importante anticipar?

La madurez toma tiempo para decidir: mirar, mirar hacia atrás y mirar hacia adelante antes de elegir qué hacer o no hacer.

Debido a que la madurez requiere este pensamiento triple, puede ser difícil hacerlo cuando solo parece contar la urgencia del momento. «¡Lo pasado se acabó! ¡No pensaré en el más tarde! ¡Ahora es todo lo que importa!» Es esta tiranía del ahora la que a veces puede resultar costosa para los adolescentes impulsivos o presionados, cuando se niegan los aprendizajes pasados ​​y las posibilidades futuras para satisfacer los deseos o demandas inmediatos. Sin mirar completamente, sin mirar hacia atrás o hacia adelante, solo puede parecer que importa satisfacer los impulsos o las circunstancias inmediatas. «¡Solo hago lo que quiero en ese momento!»

Y, por supuesto, el uso de sustancias puede ser el enemigo de la toma de decisiones madura cuando hace que la educación pasada (saber mejor) o las posibilidades futuras (pensar en el futuro) desaparezcan de la consideración, cuando confunde el funcionamiento mental en el presente: “Bebí tanto solo ¡El momento importaba!”

Madurez de la práctica

Los padres deben ayudar a sus hijos adolescentes a aprender la madurez practicando el pensamiento de tres tiempos.

  • Cuestionar el presente: ¿Qué es problemático al elegir este ahora?
  • Consultar con el pasado: ¿Qué tienen que decir las lecciones de la experiencia pasada?
  • Considere el futuro: ¿Qué resultados podrían resultar de hacer esta elección?

Los padres y los adolescentes a menudo operan en diferentes ‘zonas horarias personales’. Esta realidad es de esperar. Si bien el adolescente puede estar preocupado por lo que importa de inmediato, los padres deben alentarlo a ver el panorama general. Esto significa considerar toda la complejidad del ahora y adoptar una perspectiva a más largo plazo, mirando hacia atrás en las lecciones aprendidas y hacia el futuro para ver las consecuencias que podrían ocurrir. Se necesita madurez para enseñar madurez.

Lecturas esenciales para adolescentes

Para todos ellos, la madurez importa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies