Seleccionar página

En los ritmos diarios de la vida y especialmente en los momentos difíciles, ¿cómo podemos esforzarnos por ser más honestos en el cuidado de nosotros mismos y de los demás? En esta entrevista, Christian Miller comparte la importancia de la virtud de la honestidad para nuestras vidas y las vidas de los demás.

Fuente: Christian Miller, usado con permiso

Christian B. Miller es profesor de filosofía AC Reid en la Universidad Wake Forest. Actualmente es director del proyecto Honesty. En los últimos años, ha sido Director de Filosofía de Project Beacon y Director de Project Character.

Jamie Aten: ¿Cómo definiría personalmente la honestidad?

Christian Miller: ¡Hay mucho que decir aquí! Comenzaría por distinguir entre acción honesta y honestidad, el rasgo de carácter virtuoso. Entonces, hay una diferencia entre Jones diciendo la verdad una vez en la sala del tribunal y Abraham Lincoln siendo una persona honesta.

Me interesa principalmente el segundo, y desgloso el rasgo del personaje en dos componentes. Primero, está el lado conductual de la honestidad: una persona honesta no distorsiona intencionalmente los hechos tal como los ve. Por ejemplo, ella no miente sin una razón válida, ni tergiversa su desempeño en una competencia tomando una sustancia prohibida.

En segundo lugar, también está la dimensión motivacional de la honestidad. El comportamiento honesto debe provenir de un buen corazón. Cómo se ve? La motivación honesta puede tomar muchas formas, como motivos de amor, amistad, deber y rectitud. Sin embargo, lo que la motivación honesta no puede ser es el interés propio. Si el énfasis está solo en el beneficio propio, entonces eso no es virtuoso.

En resumen, el corazón de la honestidad, la virtud, es estar dispuesto de manera confiable a no distorsionar intencionalmente los hechos tal como los ve la persona, y estar motivado por razones virtuosas.

JA: ¿De qué manera la honestidad puede ayudarnos a vivir con más resiliencia?

CM: Para decirte la verdad (¡lo que sería mejor que hiciera para una entrevista de honestidad!), No es algo en lo que nunca haya pensado mucho antes. Así que me disculpo de antemano si mis pensamientos son un poco ingenuos. Parte del problema es averiguar qué es la “resiliencia”. Hay muchas definiciones, pero me parece que un elemento central está ligado a una cierta tenacidad para poder recuperarse de la adversidad y responder bien a los diversos desafíos del entorno.

Entendido de esta manera, puedo ver que ser honesto contigo mismo hace una gran diferencia. Si soy honesto conmigo mismo acerca de mis fortalezas y debilidades, puedo afrontar mejor las circunstancias adversas que si me equivoco. Pensar que soy fuerte en un área cuando no lo soy no me servirá bien cuando surja la adversidad y exponga mi debilidad.

Una segunda forma en que la honestidad puede ayudarnos a vivir de manera más resiliente es ayudándonos a ver la adversidad por lo que es, sin restarle importancia ni trivializarla. Una pareja puede ser resiliente en su matrimonio, no yendo más allá de los problemas que encuentran, sino enfrentándolos y abordándolos con honestidad.

JA: ¿De qué manera la gente puede cultivar la honestidad?

CM: En primer lugar, permítanme señalar que la honestidad es una virtud muy importante, tanto inherentemente como un medio para lograr otras cosas como la confianza y el respeto. En segundo lugar, la evidencia empírica sugiere que la mayoría de nosotros no somos muy honestos. En muchos sentidos, tendemos a no cumplir con las exigencias de la honestidad. Por eso, el cultivo de la honestidad adquiere una gran importancia.

Hay mucho que decir sobre cómo hacer esto, pero permítanme señalar brevemente dos estrategias. El primero es enfatizar la importancia de los ejemplos de honestidad. Podrían ser ejemplos históricos como Lincoln o contemporáneos, figuras eminentes de la sociedad, un vecino o un amigo. Los ejemplos relevantes y alcanzables parecen ser particularmente poderosos. La idea es que podamos admirar a esas personas por su honestidad, lo que a su vez puede llevarnos a un deseo de emularlos y llegar a ser más como ellos en esta área de nuestra vida.

La segunda estrategia se centra en recordatorios morales de honestidad. La idea aquí es que a menudo creemos que la honestidad es importante y que engañar, mentir, etc. son malos. Pero podemos descuidar nuestros valores ante la tentación y ceder a los deseos egoístas de hacer algo deshonesto. Un recordatorio de honestidad puede ayudar a que nuestro enfoque vuelva al lugar al que pertenece. Esto podría tomar la forma, por ejemplo, de una lectura diaria, un mensaje de texto o, en el contexto educativo, firmar con su nombre en el código de honor de su escuela.

JA: ¿Tiene algún consejo sobre cómo podríamos usar la honestidad para apoyar a un amigo o ser querido en una situación de vida difícil?

CM: Esa es una pregunta difícil, porque mucho depende de los detalles de las situaciones particulares en las que podríamos encontrarnos. Un punto general es que en momentos como estos a veces puede ser útil ser honesto sobre nuestras propias luchas, especialmente si hemos pasado por algo similar. Por ejemplo, si un amigo está luchando contra la soledad, puede ser útil compartir honestamente los momentos de nuestra propia vida en los que también nos sentimos solos y cómo superamos esos momentos.

Un segundo punto es evitar la honestidad excesiva. Cuando alguien está en problemas, se necesita tacto y discreción para evitar empeorar la situación, incluso si todo lo que estamos diciendo es la verdad. Hay diferentes formas de transmitir la misma verdad, y la honestidad directa, desprovista de otras virtudes como la compasión y el tacto, puede no ser la mejor forma.

Finalmente, puede haber momentos en los que sea mejor, considerando todo, no usar la honestidad para apoyar a un amigo o ser querido en absoluto. Para tomar un ejemplo bien conocido en los círculos filosóficos, si alguien está en su lecho de muerte y pregunta cómo está su hijo, puede que no sea el mejor momento para informarle sinceramente que su hijo acaba de morir en un accidente de motocicleta. La virtud de la compasión podría triunfar sobre la virtud de la honestidad en casos como estos.

JA: ¿En qué estás trabajando actualmente que te gustaría compartir?

CM: ¡Gracias por preguntar! Acabo de terminar dos libros que se publicarán este año, uno es un breve texto introductorio a la psicología moral y el otro un libro de filosofía académica titulado Honestidad: la filosofía y la psicología de una virtud desatendida.

Aparte de escribir, lo principal en lo que estoy trabajando ahora es liderar el Proyecto Honesty. Nuestro equipo en Wake Forest y Carnegie Mellon profundiza en la filosofía y la ciencia empírica de la honestidad. También distribuiremos $ 1.8 millones en fondos de investigación a académicos de todo el mundo. ¡Así que hay algo en que ocuparme!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies