Seleccionar página

Fuente: RODNAE Producciones/Pexels

Con trabajadores de todo el mundo luchando con su salud mental, los programas de bienestar en el trabajo son esenciales. En junio de 2020, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) descubrieron que el 41 % de los estadounidenses mayores de 18 años luchaban contra la salud mental o el abuso de sustancias; el 31 por ciento informó síntomas de ansiedad y depresión, en comparación con el 11 por ciento del año anterior; el 26 por ciento informó síntomas de trauma o un trastorno relacionado con el estrés; el 13 por ciento había comenzado o aumentado el consumo de sustancias; y el 11 por ciento había considerado seriamente el suicidio. En el Reino Unido, en 2020/2021, el estrés, la depresión o la ansiedad relacionados con el trabajo representaron el 50 % de todos los problemas de salud relacionados con el trabajo (Encuesta de población activa, 2021). Dado que las personas que trabajan pasan alrededor de un tercio de su tiempo en el trabajo, los programas de bienestar ofrecen una oportunidad única para marcar la diferencia.

El bienestar comprometido presenta una espada de doble filo para las organizaciones, ya que el bienestar y el desempeño están inextricablemente vinculados. Las condiciones de trabajo y el ambiente de trabajo afectan el bienestar mental de una persona. En consecuencia, el bienestar mental afecta el desempeño de una persona en el trabajo. La buena noticia es que los cambios en el entorno laboral y las condiciones que impactan positivamente en el bienestar mental también mejorarán el desempeño laboral (Crawford, Graveling, Cowie & Dixon, 2009). De ahí la gran necesidad de programas efectivos de bienestar en el lugar de trabajo en este momento.

Sin embargo, no todos los programas de bienestar son iguales. Muchos se centran en las ventajas y el cuidado personal, como las rutinas de ejercicio y relajación, los refrigerios saludables en el trabajo y los incentivos para dejar de fumar, por nombrar algunos. Estos son loables y es probable que sean valorados. Sin embargo, un artículo reciente de Harvard Business Review destaca las limitaciones de los programas de bienestar centrados en gran medida en el cuidado personal. Estos programas no abordan todo el problema en cuestión y pueden perpetuar, incluso impulsar, un ciclo de problemas de salud mental.

El bienestar no se consigue solo. Somos seres sociales, dependientes de la atención y la conexión. La relación se considera una de las tres necesidades psicológicas esenciales para construir lugares de trabajo extraordinarios y equipos de alto rendimiento. Los otros dos son la autonomía y la competencia. Los beneficios de cuidado personal se enfocan en uno mismo y generalmente se logran de forma aislada o como actividades individuales junto con otros. Los programas de bienestar deben abordar y crear relaciones y conexiones entre las personas.

Fomentar el bienestar en el trabajo a través de la empatía

Una forma de fomentar el bienestar y crear conexión es a través de comportamientos empáticos entre el personal. Un informe de 2021 de Businessolver presenta un sólido argumento a favor de la empatía en el lugar de trabajo para mitigar estas preocupantes estadísticas. Desafortunadamente, sus resultados aún muestran que la comunicación y la asistencia para la salud mental son un desafío para la mayoría de los lugares de trabajo, y aún falta empatía.

La Asociación contra el Cáncer de Sudáfrica (CANSA) está a la vanguardia en este sentido. Durante los últimos seis años, han probado e implementado el método que creamos conjuntamente, llamado Intervisión empática, que se enfoca en el apoyo empático y colegiado de pares como un pilar central de su estrategia de bienestar. En reuniones mensuales regulares de Zoom, todo el personal de la organización deja sus herramientas y pasa una hora y media conectándose, creando un entendimiento mutuo y abordando problemas juntos.

El programa comenzó cuando la organización nos consultó para ayudarlos a encontrar una manera de apoyar al personal de prestación de servicios para que se cuidara a sí mismo mientras brindaba atención empática a los pacientes con cáncer y sus familias. Realizamos un piloto con una versión adaptada de nuestro programa según sus necesidades evaluadas. Tanto la gerencia como el personal evaluaron los resultados del piloto y vieron que la organización se beneficiaría si todo el personal trabajara de esta manera. El personal de prestación de servicios descubrió que el lenguaje empático y las prácticas que aprendieron ayudaron a su propio bienestar y mejoraron las interacciones dentro de su departamento y entre ellos, sus voluntarios, sus pacientes y las familias de los pacientes. Sin embargo, necesitaban que el lenguaje fuera común entre los departamentos para cosechar realmente los beneficios.

Hacia fines de 2020, todo el personal conoció la práctica. Inicialmente, las reuniones fueron realizadas por facilitadores capacitados como una forma de presentarles las habilidades y la práctica. Posteriormente, se capacitó a una cohorte de personal comprometido como facilitadores internos.

Las Intervisiones Empáticas son versátiles y se pueden aplicar a múltiples objetivos estratégicos, como el bienestar, la toma de decisiones o la co-creación. Una cosa es común: construyen conexión entre pares y aprendizaje. Cada entrevista, o serie o programa de entrevistas, comienza con un tema específico y una intención relacionada con el tema. En un programa de bienestar, el tema abordará problemas de bienestar en la organización, y la intención de cada reunión se relaciona con un problema de bienestar específico que se presenta allí.

Las intervenciones empáticas abordan el bienestar en cuatro niveles. Los temas y las intenciones se eligen explícitamente para generar conciencia y una comprensión profunda de los desafíos y oportunidades de bienestar predominantes. Además, el método hace uso de cinco habilidades de empatía integradora diseñadas, por un lado, para guiar la reflexión e interacción personal y grupal, y por el otro, para fomentar y permitir la conexión mutua, la comprensión y la tolerancia. Finalmente, cada entrevista individual se cierra con la práctica de la creatividad empática, cosechando momentos de cambio significativos como resultados procesables. Esto asegura que las intenciones y los conocimientos conduzcan a un cambio de comportamiento.

La investigación muestra cómo servir a los demás ayuda al bienestar individual, no solo emocional sino también físicamente. De hecho, la investigación de los científicos médicos Stephen Trzeciak y Anthony Mazzarelli apunta a servir a los demás como una «droga maravillosa» para el propio bienestar. Las Intervisiones Empáticas crean un espacio dedicado en el horario de trabajo para atenderse y servirse mutuamente. También fomentan un patrón habitual y un tono de interacción que deja espacio para el otro. De esta manera, un programa de bienestar está dedicado al bienestar mutuo de los empleados a través de la interrelación y la conexión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies