Los principales tipos de psicoterapia

Los principales tipos de psicoterapia

Existen muchas y diversos tipos de psicoterapia en psicología. Cada tipo de psicoterapia actúa como una hoja de ruta para los psicólogos: les guía a través del proceso de comprensión de los clientes y sus problemas, así como del desarrollo de las soluciones en cada caso.

Podemos realizar una categorización según los distintos enfoques de psicoterapia. Éstos se engloban en cinco grandes grupos:

  1. El Psicoanálisis y terapias psicodinámicas

Sigmund_Freud_LIFEEste tipo de psicoterapia se centra en el cambio de comportamientos problemáticos, sentimientos y pensamientos mediante el descubrimiento de sus significados inconscientes y motivaciones. Las terapias de orientación psicoanalítica se caracterizan por una estrecha relación de trabajo entre el terapeuta y el paciente. Los pacientes aprenden sobre sí mismos mediante la exploración de sus interacciones en la relación terapéutica. Aunque el psicoanálisis está estrechamente vinculado con Sigmund Freud, se ha ampliado y modificado desde sus primeras formulaciones. Las terapias psicoanalíticas tienen una fuerte base de investigación que confirma su eficacia.

La terapia psicodinámica se trata de hablar. Más específicamente, se guía al paciente para hablar sobre sus pensamientos y sentimientos en forma de libre asociación (es decir, hablar sin interrupción sobre lo que viene a la mente), con el objetivo de que los patrones inconscientes de la conducta salgan a la luz para que sean más fáciles de abordar.

Es útil para la depresión, la ansiedad, el pánico y para cualquier persona interesada en la exploración de su propia mente.

El plazo del tratamiento no es fijo, sino de duración abierta y puede durar hasta dos años.

Las sesiones de psicoterapia se realizan una o dos veces por semana y no son estructuradas.

  1. La terapia cognitiva

La terapia cognitiva es un tipo de psicoterapia que hace hincapié en lo que la gente piensa en lugar de lo que hace.

Basada en la idea de que podemos hacer cambios permanentes en la forma de actuar cambiando nuestros patrones negativos de pensamiento, la terapia cognitiva se plantea a corto plazo y orientada principalmente a objetivos, sin indagar en el pasado del paciente. El terapeuta y el paciente trabajan juntos para identificar los comportamientos que el paciente desea cambiar y luego desarrollan un plan de acción para lograr los objetivos.

Es útil para la depresión, ansiedad, trastornos de la alimentación, trastornos del estado de ánimo y fobias.

El plazo del tratamiento es mucho menor que el psicoanálisis, suele durar entre cuatro y siete meses, con reuniones cada semana o cada varias semanas.

Las sesiones de psicoterapia están estructuradas y la relación con el terapeuta pueden ser más “como de negocios” que en otros tipos de terapia. En otras palabras, tanto el paciente como el terapeuta trabajan conjuntamente para identificar y cambiar los patrones problemáticos de pensamiento y comportamiento. Se administra al paciente “tarea”, que consiste en mantener un registro de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos entre las sesiones.

Existen distintas variantes de la terapia cognitiva, estas son las principales:

  • Terapia racional – emotiva (TRE): se basa en la creencia que ciertos deseos no controlados como el amor, el éxito o la falta de satisfacción de estos y otros deseos internos, generan una reacción dañina o pensamientos irracionales, por lo que la terapia se centra en la modificación de las creencias irracionales dañinas.
  • Terapia conductual – cognitiva: esta es una terapia diseñada para superar principalmente la depresión modificando los patrones dañinos del pensamiento sobre mundo externo y el futuro. Existen tendencias de pensamiento que fomentan la instauración de la depresión como el sobregeneralizar la información, negativizar los hechos y magnificar la importancia de sucesos indeseables.
  • Terapia constructivista cognitiva: esta terapia pretende ayudar al paciente a comprender sus formas particulares de ver el mundo y a cambiar los aspectos irracionales que puedan existir en ellas.

slide-psicoterapia

  1. La terapia humanista

Este tipo de psicoterapia hace hincapié en la capacidad de las personas para tomar decisiones racionales y desarrollar a su máximo potencial. Se preocupa por mantener el máximo respeto por los demás en todos los sentidos.

Existen tres tipos de terapia humanista son especialmente influyentes.

  • La terapia centrada en el cliente: esta terapia va en contra de la idea que los terapeutas son las autoridades en las experiencias internas de sus clientes. En lugar de ello, los psicólogos ayudan a los clientes a cambiar, poniendo el acento en el potencial interno de la persona que consulta.
  • La terapia Gestalt: se utiliza el llamado “holismo organicista,” donde se pone énfasis en la importancia de ser conscientes del aquí y ahora, aceptando la responsabilidad de cada uno en su vida. Este tipo de terapia existencial se centra en el libre albedrío, la autodeterminación y la búsqueda de sentido de los acontecimientos vitales.
  • Terapia integral u holística: Algunos terapeutas prefieren no decantarse por ningún enfoque en concreto. En vez de eso utilizan una mezcla de elementos de diferentes enfoques y adaptan su tratamiento a las necesidades de cada cliente.
  1. La terapia de comportamiento

Esta psicoterapia se centra en el papel del aprendizaje en el desarrollo de conductas normales y anormales.

Ivan Pavlov hizo importantes contribuciones a la terapia de conducta mediante el descubrimiento de condicionamiento clásico o aprendizaje asociativo. Los famosos perros de Pavlov, por ejemplo, comenzaron a babear cuando se enteraron de su campana de la cena, ya que asocian el sonido con los alimentos. A este comportamiento se le llama “desensibilización” en el condicionamiento clásico.

En psicoterapia conductual aplicada al paciente, un terapeuta puede ayudarle de forma efectiva con una fobia a través de la exposición repetida a lo que le causa la ansiedad.

Otro pensador importante fue Edward Thorndike, quien descubrió el “condicionamiento operante”. Este tipo de aprendizaje se basa en recompensas y castigos para moldear el comportamiento de las personas.

Las terapias conductuales son una forma de psicoterapia que se centran en cambiar los patrones inadecuados de conducta a través de la utilización de los principios básicos de aprendizaje, como el clásico y el operante. Esta perspectiva de las terapias psicológicas postulan que los desórdenes se deben a un mal aprendizaje y, por tanto, pueden ser modificados utilizando los mismos métodos por los cuales fueron aprendidos.

En ese contexto, el trabajo del terapeuta conductual se apoya en tres puntos:

  • Modificación de la conducta actual.
  • Ofrecer al paciente las habilidades que necesita para eliminar los patrones de conducta que le producen malestar.
  • Facilitar la capacidad del autocuidado, es decir, que la persona aprenda a utilizar estrategias que pueda poner en práctica a la hora de superar sus problemas, especialmente en los momentos en los que no esté con el terapeuta.
  1. Terapia sistémica

sistemica-terapia-300x225El objetivo de esta psicoterapia se centra principalmente en los grupos, y se utiliza para comprender mejor el papel de cada miembro del mismo en lo que respecta su la funcionalidad sana. Este tipo de psicoterapia se aplica principalmente a parejas, familias o incluso comunidades. La técnica se basa en la identificación de patrones de comportamiento específicos y cómo cada miembro responde a la ansiedad dentro de la dinámica general. De esta manera, los participantes individuales pueden empezar a entender y transformar sus patrones de comportamientos más adaptativos y productivos.

La terapia sistémica se esfuerza por ayudar a los miembros del grupo a lograr relaciones positivas y seguras, con el fin de mejorar su bienestar y de interrelación personal. Muchas diferentes situaciones y cuestiones conflictivas pueden ser tratadas eficazmente con la terapia sistémica.

Esta forma dinámica y ampliamente reconocida de la psicoterapia cree que la familia o la comunidad es un componente vital en la propia recuperación y para la salud psicológica personal. Familias, parejas o miembros de una organización están involucrados directamente en su propia terapia con el fin de resolver el problema, incluso si es de manera individual. Una de las herramientas utilizadas en este tipo de terapia es la comunicación. El diálogo se construye de tal manera que se facilite el reconocimiento y el desarrollo de conocimientos, fortalezas, y el apoyo de toda la entidad.

Marta Guerri

¿Buscas psicólogo? Entra en Buscatupsicologo.com y encuentra los mejores. Si eres psicólogo puedes registrarte y crear tu anuncio gratis.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies