Seleccionar página

Mientras escribo esto, Los Ángeles está alborotada. Tres miembros del Concejo Municipal, más el presidente de la Federación Laboral del Condado, fueron grabados en secreto discutiendo formas de aumentar el poder latino a expensas de los negros. Su conversación, que contenía numerosos insultos raciales pronunciados casualmente, ha llevado a dos renuncias y una gran presión sobre los otros dos concejales para que renuncien.

Los funcionarios electos, como ciudadanos estadounidenses, tienen el derecho constitucional a la libertad de expresión. Sin embargo, si ese discurso muestra que no son lo que los votantes creían, deberían rendir cuentas. Aún así, las erupciones de horror e incredulidad provocadas por este incidente me recuerdan la escena en Casablanca donde el capitán de policía Renault exclama: «¡Estoy conmocionado, conmocionado!» que se juega en el café donde juega todos los días.

No me sorprende que las personas, con o sin cargos públicos, conspiren en privado y usen calumnias. La sorpresa, para mí, es que alguien logró grabar y filtrar esta conversación en particular, reforzando, como consecuencia no deseada, la creciente sensación nacional de que hablar, o incluso pensar, libremente puede conducir al castigo y la desgracia.

Como escritor, profesor y psicoterapeuta jubilado, considero sacrosanta la libertad de expresión. Los tribunales estadounidenses han designado situaciones en las que se puede reducir. Sin embargo, creo que, en general, debe ser defendido, incluso cuando sea reprobable. Los peligros de frenar el discurso superan con creces los peligros de permitirlo.

Un gran peligro es la limitación de la información. Para que la democracia funcione, los votantes deben estar bien informados. La desinformación es un problema, sin duda, pero ¿quién determina qué es eso? La democracia se basa en la creencia de que los individuos pueden y deben decidir.

También en el frente psicológico, limitar el habla significa grandes problemas. Freud demostró que los pensamientos y sentimientos reprimidos pueden causar enfermedades mentales. Jung advirtió que la «sombra», negada, puede surgir de manera perturbadora y, a veces, violenta.

Simplemente expresar sentimientos y pensamientos desterrados puede ser curativo. Pero expresarlos no es fácil. Cualquier cosa reprimida o reprimida debe, por definición, considerarse inaceptable. Expresar tales pensamientos siempre implicará riesgo: cuanto más riesgo, más desincentivo para hablar y menos posibilidades de sanar.

Las leyes que requieren que los psicoterapeutas rompan la confidencialidad ya han limitado la libertad de expresión en la terapia. He visto a pacientes cerrarse por completo al recibir advertencias de que si hablaban de ciertas cosas, estaría legalmente obligado a decírselo a la policía. Si no puede hablar abiertamente con su terapeuta, ¿con quién, además de su abogado o sacerdote, puede hablar abiertamente?

Es bien sabido que los amigos son esenciales para la salud mental. Sin embargo, para estar cerca, los amigos deben poder hablar libremente. Cuanto más en guardia sienten las personas que deben estar, menos amigables se vuelven y más alienadas. ¿Cómo podemos relajarnos con los demás y aprender a comprenderlos y empatizar con ellos si temen hablar con franqueza?

La falta de libertad de expresión puede devastar las relaciones románticas, subvirtiendo la intimidad y la confianza. La ley en los EE. UU. reconoce esto, protegiendo, con excepciones, a un cónyuge de tener que testificar contra el otro.

Las buenas relaciones entre los miembros de la familia dependen de poder “decir lo que uno piensa”. Pavlik Morozov, un niño que entregó a su padre a las autoridades soviéticas, fue visto como un héroe en la URSS (aunque no por su familia, que lo mató). Zhang Hongbing, quien denunció a su madre por criticar al presidente Mao y fue elogiado por la República Popular, todavía está tratando de enmendarse.

Restringir la libertad de expresión, en público o en privado, degrada la calidad del pensamiento y limita la innovación. ¿Cómo se pueden abordar los problemas de manera efectiva cuando los participantes temen exponer sus ideas?

Incluso en la privacidad de nuestras propias mentes, la autocensura puede volverse habitual. Les digo a mis estudiantes de escritura que la supresión en un área, la sexualidad, por ejemplo, o la ira, se extenderá a otras áreas y apagará la creatividad.

El arte, como un canario cultural en una mina de carbón, nos alerta sobre los peligros de la falta de libertad de expresión. Directores de cine como Scorsese, Peckinpah, De Palma y Kubrick florecieron en los años 70 cuando, metafóricamente, podían salirse con la suya.

La idea de cancelar la cultura ha sido atacada como paranoia derechista, pero los artistas de todos los campos políticos están siendo afectados. Ya sea que la cancelación sea un rechazo externo o una censura, o un miedo interiorizado que lleva a la autocensura, el resultado es un arte inferior. Cuando los comediantes enfrentan presiones para extorsionar sus programas y los escritores se sienten obligados a contratar «consultores de sensibilidad» para asegurarse de que su trabajo no ofenda, el trabajo sufrirá, garantizado.

Cada vez más personas, al parecer, recurren a las artes principalmente para reafirmar su propia postura moral y política, real o fingida. No puedo dejar de preguntarme si lo que escribo hoy hará tropezar a algunos lectores. Las ideas dudosas pueden convertirse en parte de la identidad de las personas. Incluso cuestionar estas ideas puede provocar no solo desacuerdo sino una furiosa condena moral, pérdida de empleo, ostracismo e incluso la cancelación final, la muerte: un destino apenas evitado por el novelista disidente recientemente apuñalado Salman Rushdie. Sin embargo, falsificar las posiciones de uno es convertir el discurso en ocultación y hacer imposible cualquier verdadero encuentro de mentes.

La gente parece cada vez más dispuesta a sacrificar la libertad de expresión por algún supuesto bien público. Algunos quieren silenciar a los oponentes, creyendo que no solo están equivocados sino que son malvados y depravados. Algunos quieren proteger los sentimientos de los demás protegiéndolos de palabras e ideas que se supone que sus psiques son demasiado débiles para soportar. Ambos tipos de supresión dan como resultado psiques débiles, discurso castrado y pensamiento impotente.

George Orwell demuestra ser profético, de nuevo. Ha surgido una moderna Policía del Pensamiento, decidida a castigar el discurso que no les gusta. Si no se controla, esto significa la ruina para la salud mental y el autogobierno efectivo. Debemos volver a comprometernos con la libertad de expresión, incluso cuando ofenda, o arriesgarnos a convertirnos en una nación de neuróticos gobernada por Pavliks y Hongbings.

Yo, por mi parte, no quiero vivir de esa manera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies