Seleccionar página

Somos una sociedad que se enfoca principalmente en la intimidación de niño a niño sin examinar la intimidación igualmente, si no más dañina, realizada por adultos en posiciones de confianza y poder. Tenemos un historial pésimo de detener el acoso de adultos y es por eso que necesitamos estrategias para apoyar a los niños y jóvenes que han estado expuestos a él. Existen excelentes recursos sobre lo que constituye el acoso por parte de padres, entrenadores y maestros, pero pocos analizan las consecuencias para las víctimas.

Cuando los adultos que acosan no rinden cuentas, los niños son revictimizados

La revictimización ocurre cuando se desestiman o niegan los informes de niños sobre intimidación y abuso de adultos. Este abuso adicional intensifica la sensación generalizada de confusión, ya que se les dice a los niños que denuncien el acoso y, sin embargo, cuando lo hacen, con demasiada frecuencia otros adultos en posiciones de confianza y poder los maltratan aún más. Este tipo de gaslighting social y revictimización incluso ocurre cuando los niños denuncian abusos sexuales.

Agregando a la confusión, los adultos que acosan con frecuencia tienen otro adulto acosador que participa, o simplemente es testigo, lo que sirve para normalizar la conducta abusiva. Debido al desequilibrio de poder entre el adulto y el niño, las víctimas pueden creer que se merecen la humillación o la coerción para que aprendan.

Esta “pedagogía venenosa” se ve reforzada por los adultos testigos, que no frenan el acoso, así como por los adultos receptores de denuncias, que niegan que esté ocurriendo. Imagínese la confusión de un niño frente a un adulto, en una posición de autoridad respetada, usando su rol de poder para dañar, en lugar de mejorar el aprendizaje de los niños y jóvenes.

Tendemos a cometer el error de suponer que las víctimas están a salvo y pueden recuperarse de manera efectiva una vez que el adulto abusivo ha sido eliminado. Sin embargo, la investigación muestra que los niños y jóvenes que parecen saludables pueden, de hecho, tener un cerebro plagado de cicatrices neurológicas invisibles y un cuerpo inclinado hacia el camino de la enfermedad crónica de la mediana edad. En su extensa investigación sobre el impacto destructivo de la intimidación y el abuso de los adultos en los niños, el Dr. Vincent Felitti lo describe como una «alquimia inversa» en la que la salud y el potencial de un niño, que alguna vez fue dorado, se convierten en liderazgo por parte de los adultos que gobiernan sus vidas.

Estrategias para apoyar la recuperación de los niños del acoso de los adultos

Una vez que el adulto abusador rinda cuentas y sea removido de una posición de confianza y poder sobre las víctimas, la sanación puede comenzar. Además de la consejería de salud mental, los apoyos educativos pueden dedicarse a reparar el daño causado.

Los niños y jóvenes necesitan dedicar tiempo a restablecer la claridad. Necesitan que se les enseñe repetidamente que la intimidación no fue su culpa y que no se la merecían. Necesitan saber que no tienen la culpa de lo que el adulto les hizo, ni de la pérdida de posición o reputación del adulto.

Se puede ayudar a los niños y jóvenes a desentrañar sentimientos conflictivos como tener un «vínculo de lealtad» con quien abusó de ellos. Pueden aprender que su entrenamiento a lo largo de la infancia para respetar y obedecer a los adultos puede haberlos llevado a una situación destructiva debido a un adulto intimidante y en el que no se puede confiar.

Comprender el sistema nervioso simpático protector

Para ayudar a los niños y jóvenes a comprender el impacto negativo de todas las formas de acoso y abuso, necesitan aprender cómo funcionan los sistemas nerviosos simpático y parasimpático. Las lecciones sobre estos sistemas y por qué funcionan de la manera en que lo hacen pueden ganar en complejidad junto con la edad y la etapa de los niños.

Incluso los niños pequeños pueden comprender que su cerebro y su cuerpo están diseñados para mantenerlos a salvo. Se pueden usar analogías como una alarma de humo o una campana en una bicicleta para que vean las ventajas de un sistema de alerta temprana. Del mismo modo, a los niños se les puede enseñar que el cerebro y el cuerpo liberan hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol para estimular el cuerpo y prepararlo para luchar, huir o congelarse. Las imágenes y los debates en torno a los animales, que utilizan estas estrategias comprobadas y verdaderas para la supervivencia, funcionan de manera efectiva para ayudar a los niños a comprender por qué su sistema nervioso simpático actúa de la manera en que lo hace.

En lugar de rehuir o minimizar el acoso de los adultos, este es un momento para modelar una conversación valiente con niños y jóvenes. Puede hacer preguntas sobre si su sistema nervioso simpático (sus reacciones de lucha, huida, congelación) se activó o no cuando estaban siendo intimidados. Pídales que reflexionen sobre ello y hablen entre ellos en parejas o en pequeños grupos.

Como dice el Dr. Dan Siegel, se produce una gran reducción del estrés cuando «lo nombras para domarlo». Los niños pueden imaginar su respuesta al estrés como una bestia agresiva que su cerebro y cuerpo desataron para mantenerlos a salvo, lo que luego puede conducir a una discusión sobre cómo calmarlo o “domesticarlo”.

Capacitar a los niños para que manejen su sistema nervioso parasimpático

Los niños y jóvenes necesitan saber que su propia salud depende de aprender a activar su sistema nervioso parasimpático. Pueden imaginar sus dos sistemas como un balancín. Cuando están amenazados o en peligro, su sistema nervioso simpático se eleva, pero cuando se relacionan socialmente o están seguros, pueden sofocar conscientemente el sistema de respuesta al estrés.

Necesitan saber que también es posible inclinar a propósito su sistema parasimpático, su sistema de «descanso y digestión», para calmar sus niveles de estrés, reducir sus hormonas del estrés, relajarse y rejuvenecer. Los padres, maestros y entrenadores pueden capacitar a los niños para que activen su sistema de descanso y digestión cuando estén seguros.

Los niños pueden aprender que la aptitud aeróbica, la atención plena y el entrenamiento cerebral (diseñado por neurocientíficos) son formas basadas en evidencia para prevenir el estrés que surge de haber sido intimidado. Pueden poner en práctica diariamente estas tres actividades para reparar el daño causado a su cerebro y cuerpo. En lugar de tener un cuerpo y un cerebro preparados perpetuamente para luchar, huir o congelarse, pueden descubrir estados emocionales más ricos y matizados para que tengan muchas más respuestas para elegir según la situación.

Los niños pueden aprender a deconstruir las reacciones negativas y las anticipaciones que la intimidación puede haber generado dentro de ellos. Se les puede enseñar a asignar «conceptos emocionales» reflexivos, no solo los reactivos o predeterminados que necesitaban cuando eran intimidados. Podría decirse que este tipo de lecciones son tan vitales como cualquier otra cosa que un niño aprenda en casa, en la escuela o en los deportes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies