Seleccionar página

Fuente: Just Dance / Shutterstock

Aunque los narcisistas actúan por encima de los demás y adoptan una postura impecable, debajo de sus exteriores grandiosos se encuentran sus miedos más profundos: que son imperfectos, ilegítimos y ordinarios.

Sabemos, a través de la investigación y la teoría fundamental sobre el narcisismo, que los narcisistas desarrollan una personalidad de “yo falso” o “como si” para ocultar sus miedos y fracasos.

Los narcisistas que han crecido con demasiado poder llegan a esperar que el mundo los trate como lo hicieron sus padres, sin que ellos tengan que hacer nada para merecer ese trato.

Los narcisistas que han crecido sin poder viven en una cinta de correr que se glorifica a sí mismos, buscando cubrir su vergüenza por no cumplir con los estándares increíblemente altos que sus padres les impusieron.

De cualquier manera, los narcisistas viven detrás de una fachada en constante construcción diseñada para atraer atención y tratamiento especiales mientras enmascaran fallas y debilidades que no se atreven a enfrentar.

Los narcisistas son personas asustadas y frágiles. El rechazo, la humillación e incluso la más pequeña de las derrotas pueden sacudirlos hasta la médula.

Esto deja a los narcisistas completamente enfocados en su imagen. Creen que la forma en que los ven los demás y la forma en que se ven a sí mismos los protegerá de las realidades de la vida que pocos amamos, pero que la mayoría llega a aceptar. Realidades como:

  • Ninguno de nosotros es perfecto.
  • Todos tenemos nuestros límites.
  • No podemos conseguir todo lo que queremos.
  • Siempre habrá alguien más joven, más hermoso, más rico o más próspero.
  • Al final, todos envejecemos y morimos.

Eskemar / Shutterstock

Fuente: Eskemar / Shutterstock

Reacios a reconocer tales verdades universales, los narcisistas rara vez admiten, y mucho menos abrazan, que ser humano a veces significa tener dudas, sentirse solo, cometer errores y vivir en la desesperación. Para los narcisistas, tales experiencias se consideran débiles, que no pueden permitirse.

Como resultado, los narcisistas están constantemente alerta, viendo a todos como competidores potenciales. Las estrategias de los narcisistas pueden diferir, pueden convertirse en fanáticos, exhibicionistas, encantadores o mártires, pero los objetivos son los mismos: ganar cada vez evitando siempre perder la cara.

Instalados en una versión de la realidad que les es más favorable, los narcisistas tienden a mentir y retorcerse con tanta facilidad que se convencen de que todo lo que dicen en ese momento es cierto y correcto. Para muchos a su alrededor, tal convicción puede ser persuasiva a menos que reconsidere la dinámica subyacente del hombre detrás de la cortina.

Si tal existencia parece solitaria y agotadora, lo es. Pero los narcisistas, como muchas especies de tiburones, no pueden dejar de moverse o morirán. En su búsqueda interminable de atención y gratificación, manipulan, intimidan y se jactan. Estas tácticas y proyecciones descargan inevitablemente la soledad no reclamada y el agotamiento de los narcisistas en quienes los rodean.

Para aquellos de nosotros que tenemos narcisistas en nuestras vidas, saber todo esto puede ser liberador. Comprender el miedo de los narcisistas a verse mal puede ayudarnos a sentir compasión por su exceso y falta de empatía.

Reconocer su terror de estar expuestos puede ayudarnos a comprender por qué su rabia puede desencadenarse por eventos más leves.

Comprender su miedo a ser visto como algo común puede ayudar a explicar su incapacidad para conocer a otros en igualdad de condiciones o para buscar soluciones beneficiosas para todos.

Sin embargo, tener compasión y comprensión hacia los narcisistas no nos quita la responsabilidad de protegernos de la manipulación y el abuso narcisistas.

Al interactuar con narcisistas, pregúntese cuáles son los costos. Pregúntese si vale la pena gastar un minuto extra en estos costos con un narcisista enfermizo.

Los narcisistas casi siempre encontrarán a otros para alimentar sus egos. No tienes que ser la comida. Su tiempo, atención, presencia, salud emocional y autoestima son regalos preciosos. Sintonícelos sabiamente.

Derechos de autor © 2020 Dan Neuharth PhD MFT

Una versión anterior de este artículo apareció en psychcentral.com.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies