Seleccionar página

Cuando Ben vino a verme por primera vez como estudiante de segundo año de la universidad, estaba extremadamente ansioso con síntomas de TOC que lo hacían temeroso de salir de su habitación porque pensaba que podría contraer una enfermedad. Esto fue antes de COVID. Ben comenzó la terapia conductual cognitiva y también le receté un medicamento específico para el TOC. Sus síntomas mejoraron mucho, pero todavía era difícil llegar a clase y sentirse cómodo. Luego, uno de sus compañeros de cuarto le pidió que se apuntara a baloncesto intramuros, y él accedió, ya que había jugado baloncesto en la escuela secundaria. Cuando Ben comenzó a jugar en el equipo, se sintió mucho mejor y su nivel de ansiedad disminuyó significativamente. No estaba tan preocupado por contraer una enfermedad y, en cambio, deseaba jugar al baloncesto con sus amigos.

Este es uno de los muchos pacientes que he visto a lo largo de los años que tuvieron una respuesta parcial a la medicación y la terapia, pero encontraron que el ejercicio era el ingrediente crucial para su recuperación. Se ha demostrado que el ejercicio tiene efectos significativamente positivos en la salud mental. Con el comienzo del nuevo año, espero que pueda alentar a su estudiante a hacer ejercicio regularmente para promover una buena salud mental.

Conociendo los beneficios del ejercicio para la salud mental, le pregunto a cada nuevo paciente si hace ejercicio y qué le gusta hacer. En este artículo, voy a hablar sobre cómo el ejercicio mejora la salud mental. (No hablaré de los deportes universitarios, que tienen beneficios pero también algunos desafíos únicos). En general, el ejercicio no es el único tratamiento para los trastornos de salud mental, pero es una buena adición al tratamiento estándar. Para cualquier persona con limitaciones de salud, consulte primero con su médico antes de embarcarse en un programa de ejercicios.

Los diez mejores entrenamientos para estudiantes universitarios

  • Yoga: El mindfulness, los ejercicios de respiración y los estiramientos del yoga activan el sistema nervioso parasimpático, lo que nos hace sentir tranquilos. De hecho, se ha descubierto que el yoga reduce tanto la depresión como la ansiedad. La mayoría de los campus ofrecen clases de yoga y también hay clases de yoga gratuitas o de bajo costo disponibles en línea.
  • Escalada en roca: nunca he escalado en roca, pero a muchos estudiantes les encanta el muro de escalada de nuestra universidad, y algunos usan un segundo muro de escalada en la ciudad. También hay clubes de escalada en varios campus. Los estudiantes me dicen que esta puede ser una gran manera de relajarse y conocer gente.
  • Correr/caminar: se ha demostrado que el ejercicio de resistencia que aumenta el ritmo cardíaco reduce la depresión y la ansiedad y mejora el sueño. Este tipo de ejercicio aumenta la liberación de serotonina, dopamina y endorfinas en nuestro cerebro, mensajeros químicos que nos hacen sentir mejor. El ejercicio de resistencia también mejora la atención en el TDAH.
  • Baile: Los estudiantes se unen a clubes de baile hip hop, bailes de salón y salsa. Mientras escribo esto, recuerdo haber tomado una clase de danza moderna sin crédito cuando era estudiante de primer año. Es genial tener todas estas oportunidades para probar nuevas actividades que podrían convertirse en un pasatiempo para toda la vida. Los estudiantes me describen la camaradería que sienten si están en un grupo de baile que actúa para una ocasión especial, como el mes de la historia negra.
  • Tai Chi: se han realizado estudios que demuestran los efectos antidepresivos y ansiolíticos del Tai Chi, que es una forma de artes marciales de mente y cuerpo que utiliza el movimiento, la respiración y las posturas. Los efectos antidepresivos del Tai Chi pueden estar relacionados con la reducción de los marcadores inflamatorios, la alteración de las redes cerebrales relacionadas con la depresión y el aumento de la actividad del sistema nervioso parasimpático. Hay programas de Tai Chi que se han simplificado y diseñado para abordar específicamente la depresión.
  • Entrenamiento de fuerza: un estudio demostró que el entrenamiento de fuerza disminuyó la ansiedad en adultos jóvenes. Un metanálisis demostró que el entrenamiento de fuerza redujo los síntomas depresivos en personas con depresión leve a moderada.
  • Natación: Para cualquiera que no quiera estresar sus articulaciones y busque un buen entrenamiento de resistencia, la natación es una actividad maravillosa. La mayoría de las escuelas tienen piscinas cubiertas y algunas escuelas del sur también tienen piscinas al aire libre.
  • Deportes intramuros: mi deporte intramuros era el equipo de remo, que proporcionaba hermosas vistas del amanecer mientras avanzábamos tranquilamente a lo largo del río temprano en la mañana. He tenido muchos pacientes que disfrutan del baloncesto, el fútbol y el voleibol intramuros. Los estudios muestran que el ejercicio en grupo es más efectivo que el ejercicio individual para disminuir el estrés, probablemente a través del impacto positivo de la conexión social.
  • Senderismo: si bien proporciona entrenamiento de resistencia, el senderismo tiene el beneficio adicional de estar al aire libre. Un estudio demostró que caminar en un entorno natural tiene un mayor impacto positivo en el bienestar emocional y el estrés que caminar en un entorno urbano. Además, estar al aire libre en general aumenta la exposición a la luz solar, generando melatonina para ayudarte a dormir mejor por la noche.
  • Montar a caballo: Al vivir en un lugar rodeado de granjas de caballos y algunos centros de equitación terapéutica, no mencionaría los beneficios para la salud mental de montar a caballo. Se ha demostrado que la terapia asistida por caballos es un tratamiento alternativo para el TEPT, quizás al facilitar la regulación emocional, la comunicación y la autoeficacia. Algunas universidades tienen paseos a caballo cerca o incluso ofrecen clases. He visto a estudiantes encontrar una gran satisfacción emocional al montar a caballo.
  • Cómo puede comenzar su estudiante universitario

    Si su estudiante universitario es alguien a quien no le gusta hacer ejercicio, a veces hay grupos de ejercicio en el campus que ofrecen apoyo y supervisión adicionales. Un campus puede tener entrenadores personales a precios reducidos en sus centros recreativos para que los estudiantes comiencen. Lo más importante es que su estudiante cree un plan que le resulte agradable.

    Para los estudiantes que se sienten más cómodos comenzando por su cuenta, pueden revisar diferentes ofertas en los gimnasios y centros de recreación de su campus que pueden incluir clases de spinning, yoga y Zumba. También pueden buscar actividades extracurriculares como deportes intramuros, baile, animar y caminar. Las escuelas del norte a veces tienen clubes de esquí, mientras que las escuelas del sur pueden tener surf.

    Cada estudiante puede establecer algunas metas para el semestre, siendo flexible y sabiendo que es posible que no puedan hacer ejercicio durante los exámenes. También puede hacer una actividad de ejercicio familiar mientras sus hijos están en casa de vacaciones: una caminata, una caminata, una sesión en el gimnasio. Es una gran manera de conectarse. ¡Así que movámonos alegremente en 2023!

    ©2023 Marcia Morris, todos los derechos reservados.
    Los detalles se han modificado para proteger la privacidad del paciente.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies