Los beneficios del mindfulness y quién debería practicarlo

Los beneficios del mindfulness y quién debería practicarlo

Seguramente has escuchado hablar en más de una ocasión del mindfulness, una práctica de meditación en la que la persona que la lleva a cabo se centra de forma intencional en el momento que está viviendo, de una manera activa y tratando de evitar valores o juicios sobre lo que está percibiendo o sintiendo en ese determinado momento.

Esta actividad tiene numerosos beneficios para la salud, contribuyendo a aprender a vivir y sobreponerse a situaciones de dolor o enfermedad. Al estar conscientes en cada instante de lo que se está realizando, sintiendo o pensando, se practica esta técnica que lleva a las personas a vivir al máximo cada momento.

Con esta práctica no se busca hacer ninguna reflexión del pasado ni pensar en el futuro, ni tampoco a detenerse en pensamientos positivos ni negativos, si no a empezar a registrar las sensaciones que está viviéndose en el presente. El mindfulness es una capacidad del ser humano básica y universal, pudiendo desarrollarse mediante el entrenamiento, la dedicación y el compromiso.

A la hora de realizar la práctica de mindfulness se acepta de manera natural la experiencia, independientemente de que se trate de algo positivo que de algo negativo; al igual que quién observa es capaz de abrir su mente y analizar lo que alberga en su interior, sin hacer juicios ni valorar si esos pensamientos son buenos o malos. El objetivo no es buscar que lo que se sienta pierda valor, si no que se consiga dimensionarlo, es decir, saber posicionarse de forma que se pueda saber cómo responder en lugar de hacerlo de manera automática.

Los beneficios del mindfulness y quién debería practicarlo

Aceptación de cada situación

Aceptar cada una de las situaciones vividas se trata de una no elección consciente en la que no se puede controlar la experiencia, pero sí elegir la manera en la que se debe responder a las emociones existentes. Se debe buscar una manera asertiva de responderlas en lugar de reaccionar.

Para ello es necesario que haya intención y decisión para estar atentos, ya que se trata de una constante elección. Se debe ser capaz de encauzar las emociones de manera que la persona se encuentre ella misma ante lo que tiene delante. Esto es importante puesto que la mente, por naturaleza, se está constantemente y de forma innecesaria volviendo al pasado y pensando en el futuro, haciendo que llegue a bloquearse o aferrarse a pensamientos que ha vivido.

En pocas ocasiones la mente es capaz de detenerse para enfocarse en el momento actual que vive. El mindfulness consiste en mantener la atención en cada instante para aclarar emociones, pensamientos y también circuitos cognitivos automatizados. Además, se trata de una técnica que contribuye a favorecer la regulación cerebral, con una influencia a nivel psicológico y fisiológico en todo aquello que está relacionado con el bienestar. El mindfulness entrena la mente para sentirse mejor.

Cuando se decide llevar esta práctica a la vida diaria, o bien al mundo laboral o las relaciones en general, se está consiguiendo relacionarse con la realidad en la que se vive de una manera diferente, ya que se recupera la capacidad de poder mantener la mente presente, favoreciendo al bienestar y consiguiendo que se equilibre la salid física y mental.

Los beneficios del mindfulness y quién debería practicarlo

El mindfulness es complementario a lo que en la actualidad se conoce como medicina integrativa, puesto que cualquier enfermedad afecta al cuerpo, al espíritu y la mente, sin haber ninguna enfermedad que afecte a una de estas partes sin influir en las demás. De esta manera se puede asistir al paciente, haciendo que esté involucrado de una manera activa en el cuidado de su salud.

¿Cuáles son los beneficios del mindfulness?

  • Aprende a cuidar el bienestar y la salud a través de una relación favorable con el estrés.
  • Permite a la persona ser más capaz de manejar situaciones que generen estrés.
  • Permite contar con una mayor claridad a nivel mental, además de profundizar en el entendimiento de la vida de cada persona y establecer prioridades.
  • Ayuda a incrementar los niveles de energía, así como la estabilidad y el bienestar.
  • Se consigue una integración y un equilibrio sano entre los malestares físicos, los malestares psicológicos, las emociones y la vida diaria.
  • Es posible construir un balance responsable y encarar de manera activa todos aquellos desafíos que cada persona pueda tener en su vida, ya se trate a nivel personal, en el ámbito familiar o en el entorno laboral.
  • Ayuda a la hora de trabajar con el dolor agudo y en ocasiones, también a permitir la relación con el dolor de carácter crónico.
  • Facilita el empleo de recursos propios para llevar a cabo cambios en los hábitos de la vida, así como en la manera de comportarse y la actitud a mostrar ante determinadas situaciones complicadas.

Los beneficios del mindfulness y quién debería practicarlo

¿Quién debería practicar el mindfulness?

El mindfulness es una práctica que tiene numerosas ventajas a todos los niveles para cualquier persona que decida llevarla a cabo, por lo que es aconsejable, como mínimo probarla, para poder comprobar por uno mismo que tiene numerosos beneficios.

Además, se trata de una técnica muy aconsejable para las siguientes personas:

  • Todas aquellas personas que presentan algún tipo de problema relacionado con ataques de pánico, fobias y ansiedad.
  • Personas que tienen un estrés tanto pre como post quirúrgico, con elevados niveles de estrés laboral, personal o familiar, e incluso los expertos aseguran que también puede ser beneficioso para todas aquellas personas que tienen determinados síntomas como contracturas.
  • Aquellos pacientes que sufren dolores o enfermedades crónicas, a quienes ayuda a disfrutar de una mejor calidad de vida, algo que siempre debe tratar de buscarse en todas esas personas que se ven obligados a lidiar con algún tipo de problema el resto de su vida.
  • Todas aquellas personas que habitualmente sufran problemas relacionados con la fatiga, dolores de cabeza, trastornos del sueño y problemas de presión.

Estas son solo algunas de las muchas personas que son indicadas para practicar mindfulness, si bien se trata de una técnica muy recomendada para cualquier persona en general, ya que tiene numerosos beneficios a nivel de salud tanto física como mental.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies