Seleccionar página

El anillo de humor original. Se alegó que el color de la piedra cambiaba a medida que cambiaba el estado de ánimo del usuario. El azul indicaba que el usuario estaba tranquilo y relajado, y el negro indicaba estrés e ira.

Fuente: Wikimedia Commons, Anillo de piedra del estado de ánimo original

¿Recuerdas los anillos de estado de ánimo? Puede ser bueno que ya no estén «a la moda». Es posible que solo muestren cuán oscuro es nuestro estado de ánimo colectivo en 2022.

Todos los años se envía una encuesta de Gallup en la que se pregunta a los adultos de todo el mundo sobre sus experiencias de eventos negativos en sus vidas. Los resultados se utilizan para calcular la puntuación del índice de experiencia negativa anual de Gallup. Cuanto mayor sea este puntaje, mayor será la proporción de la población que experimenta preocupación, estrés y tristeza.

El índice alcanzó un máximo histórico en 2020 (una puntuación de 26); desafortunadamente, ese puntaje solo aumentó en 2021 (alcanzando un máximo de 33). Parece que el COVID y sus variantes nos han dejado más tristes y estresados.

Sin embargo, las noticias no son necesariamente del todo malas. Los investigadores han notado que en realidad puede haber algunos beneficios de estar triste.

Estado de ánimo Valencia y cognición

La investigación que se remonta a 50 años ha demostrado consistentemente que el pensamiento y la emoción interactúan entre sí, de modo que el estado de ánimo influye en nuestra cognición. Los estudios han encontrado repetidamente que la valencia del estado de ánimo (estados de ánimo positivos frente a negativos) es fundamental para la forma en que se ve afectada la cognición.

La valencia positiva incluye emociones como la alegría y la felicidad, mientras que la ira y la tristeza tienen una valencia negativa. La valencia de la respuesta emocional que tenemos ante un evento puede indicar qué estrategia de procesamiento de información debemos usar en una situación determinada, lo que influye no solo en lo que recordamos sino también en cómo usamos esa memoria para resolver problemas.

El efecto del estado de ánimo en la memoria se llama congruencia de estado de ánimo. Generalmente, cuando estamos en un estado de ánimo positivo, tendemos a recordar recuerdos positivos o agradables, y cuando estamos en un estado de ánimo negativo, es más fácil acceder a los recuerdos negativos. Además, cuando estamos de mal humor, nuestras valoraciones del mundo y de las demás personas que nos rodean también tienden a ser negativas.

  Gert Germeraad, CC BY-SA 3. Wikimedia Commons.

Cuatro de las expresiones faciales básicas propuestas por Paul Ekman. De izquierda a derecha, sorpresa, felicidad, ira y tristeza.

Fuente: Gert Germeraad, CC BY-SA 3. Wikimedia Commons.

Una de las situaciones más interesantes en las que podemos ver el efecto de la valencia del estado de ánimo en el pensamiento ocurre cuando se nos pide que emitamos juicios sobre otras personas en situaciones sociales, algo que hacemos de forma rutinaria.

Bodenhausen et al. (1994) descubrieron que no todos los estados de ánimo negativos son iguales en la forma en que influyen en la valoración social. Ellos plantearon la hipótesis de que debido a que la ira generalmente se asocia con una amenaza inmediata y con mayor frecuencia requiere una acción rápida, las personas enojadas tienden a actuar impulsivamente y confían más en la heurística.

Las heurísticas son generalizaciones, reglas empíricas o atajos mentales que aceleran la resolución de un problema y aumentan las posibilidades de una conclusión inexacta o irracional. Los estereotipos son un ejemplo de una heurística bien conocida, como lo es el «efecto halo» o la tendencia a dejar que una primera impresión positiva o negativa de una persona influya en todo lo demás que esa persona dice o hace.

La tristeza, que tiene una valencia negativa, se desencadena por problemas a largo plazo con las circunstancias de nuestra vida. La acción rápida no es el mejor enfoque para estos eventos que desencadenan tristeza. En cambio, una consideración más lenta y cuidadosa del problema dará como resultado una mejor solución.

Los beneficios cognitivos de la tristeza

Bodenhausen et al. indujo ira, tristeza o un estado de ánimo neutral en sus participantes al pedirles que recordaran en detalle un evento en sus vidas que los había hecho sentir enojados o tristes. Los participantes del grupo neutral describieron un evento ordinario de sus vidas. Luego se pidió a los participantes que evaluaran la evidencia en un caso de presunta mala conducta por parte de un compañero de estudios. La mitad de los participantes leyeron sobre un compañero de estudios que era miembro de un grupo social estereotipadamente asociado con el tipo de delito descrito en el caso.

Los participantes enojados fueron significativamente más propensos a usar estereotipos para evaluar la culpabilidad del estudiante. Tanto los participantes tristes como los neutrales tendieron a ser más sistemáticos en su evaluación de la culpa y se relacionaron significativamente menos con los estereotipos en comparación con los participantes enojados. Curiosamente, en un estudio separado, Bodenhausen descubrió que los participantes felices también tendían a confiar en los estereotipos en su evaluación de la culpa de la misma manera que los participantes enojados.

Estos investigadores también encontraron que las personas enojadas confiaban más en la aparente experiencia de alguien que intentaba persuadirlas de un lado particular de una discusión que las personas tristes. Y las personas enojadas se dejaron influir más por la supuesta confiabilidad de la persona que comunica una idea, mientras que las personas tristes prestaron más atención al argumento que se estaba presentando.

Esto sugiere que la tristeza hizo que las personas fueran más reflexivas en su análisis de la información en situaciones sociales y prestaran más atención a los detalles del argumento que las personas enojadas. Las personas enojadas tendían a confiar en heurísticas simples al evaluar los estímulos sociales.

Tal vez el aumento de la tristeza resulte en una consideración más cuidadosa de los problemas que enfrentamos todos. Esperemos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies