Seleccionar página

Rocketclips, Inc./Shutterstock

Fuente: Rocketclips, Inc./Shutterstock

La relación más difícil que tendremos será con nosotros mismos. El propósito de cada una de nuestras vidas es estar presente en todo lo que nos sucede, sin importar cómo se vea. Nuestra vida, sin duda, estará sembrada de altibajos, transiciones, obstáculos, desafíos, logros y triunfos. Idealmente, aprenderemos de nuestras experiencias para que, a medida que avancemos, nuestras vidas sean mejores, más saludables y más significativas. El adagio «conócete a ti mismo» lo dice mejor: el primer trabajo y el más esencial en nuestra vida es saber quiénes somos lo mejor que podamos, en la forma más completa posible.

Una vez que tenemos una idea bastante clara de quiénes somos y qué representamos, estamos listos para comenzar el viaje para ser nosotros mismos en una relación. Tener una relación íntima con otra persona es quizás la segunda relación más difícil que hemos tenido. No solo se nos pide que sigamos trabajando para asegurarnos de que estamos viviendo nuestra propia vida a su máxima capacidad y potencial, sino que ahora se nos pide y se nos desafía a integrar la plena capacidad y el potencial de otro ser humano en una relación. Puede imaginar lo complejo y difícil que es crear una experiencia sana, honesta, respetuosa, inclusiva, alegre y amorosa que valore y fomente la expresión individual y el crecimiento personal de ambos socios.

Si bien la intimidad, la amistad, la familiaridad, la conexión y la seguridad son los sellos distintivos de una relación exitosa, hay siete principios esenciales que definen una relación amorosa (y saludable).

1. Participas en el aprendizaje y crecimiento de todos.

Cada uno de nosotros es un espejo del otro. Aprendemos de los sentimientos y comportamientos de nuestra pareja. Obtener nuevas perspectivas a través de la vida de nuestro socio mejora la calidad de la nuestra; la relación es una situación en la que todos ganan. Además, los intereses de nuestro socio pueden servir como terreno fértil para nuestro propio nuevo aprendizaje y crecimiento. A medida que nuestro socio crece, nosotros también.

2. Valoran y respetan la individualidad y los límites de los demás.

Todos somos diferentes. Nuestras diferencias individuales nunca deben verse como «inferiores» a las de otra persona, sino como oportunidades para obtener una nueva perspectiva. Una relación sana nutre y abraza cada una de nuestras cualidades únicas.

Tenga cuidado con las relaciones que intentan controlarlo; que intenta aplastar tu individualidad porque amenaza a una pareja cuando no ves las cosas a su manera; o que te degraden porque eres demasiado independiente. Tenga cuidado con una pareja que intenta hacer que usted se parezca a él, ya que esa es la única forma en que puede sentirse cómodo en una relación.

En una relación sana y amorosa, respetas los límites de tu pareja. Te das el espacio que necesitas lejos de la relación para estar solo, estar con amigos y perseguir tus propios intereses.

3. Fomenta la comunicación y el diálogo saludables.

Te sientes libre y cómodo para decir lo que piensas. No se debe esperar que usted y su pareja estén de acuerdo en todo, por lo que es esencial mantener una comunicación simple y honesta, libre de críticas o juicios, vergüenza o culpa. Realmente «escuchas» lo que dice tu pareja, no solo las palabras, sino la forma en que expresa sus emociones y sentimientos, así como sus comportamientos y acciones.

4. Compartes valores similares o similares.

Idealmente, estás en la misma onda en temas clave de la vida: valores familiares, crianza de los hijos, vida religiosa y espiritual e incluso política. Tener una perspectiva similar de la vida crea una forma abreviada de relacionarse entre sí en asuntos importantes. Esto no significa que personas de diferentes orígenes, culturas, religiones e ideologías no puedan ser su socio ideal. Es posible que estas diferencias tarden más en comprender y resolver, pero es muy posible cuando los socios se agradan lo suficiente como para que la relación funcione.

5. Confías en ti mismo sin lugar a dudas.

La confianza significa que usted cree que su pareja tiene lo necesario para capear y superar las tormentas de la vida estando a su lado. La confianza implica la seguridad inquebrantable de que pase lo que pase, su pareja se mantendrá fiel a usted y a la relación, cumplirá sus compromisos, no mentirá y permanecerá abierta a resolver cualquier dificultad que surja.

6. Compartes decisiones y elecciones importantes de la vida.

Los problemas surgirán inevitablemente durante una relación, pero ningún socio debe decidir todos o la mayoría de los movimientos. En lugar de sentirse frustrado y enojado cuando surgen problemas, es importante tener en cuenta que parte del compromiso con una relación romántica es superar sus sentimientos y expectativas personales para encontrar una solución que funcione en el mejor interés de ambos socios. De hecho, a menudo se necesitan dos para lograr el compromiso correcto, el equilibrio correcto, basándose en el conocimiento, la experiencia y la sabiduría previos de cada uno. Aprender a dar y recibir es un proceso importante para resolver problemas. Pero sobre todo, cada socio debe contribuir por igual a la toma de decisiones y elecciones importantes.

7. Puede dejar que las cosas se vayan y seguir adelante.

La vida se trata de cambio y transición. Nada permanece quieto o igual tanto como a veces queremos porque nos hace sentir más seguros. Inevitablemente, los giros y vueltas de la vida fluirán en cada relación, y como socios debemos encontrar la manera de emprender la siguiente etapa del viaje. Si bien podemos sentirnos decepcionados, frustrados o incluso traumatizados por lo que la vida nos ha arrojado, una relación amorosa y saludable nos enseña que al permanecer juntos y avanzar juntos lograremos con éxito lo que tenemos por delante en el otro lado. La unidad aporta fuerza y ​​equilibrio.

Nuestras relaciones más amorosas son sagradas y preciosas para nosotros y merecen toda nuestra atención, respeto, cuidado, amabilidad y cuidado llenos de amor y ternura.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies