Seleccionar página

Alissa Thomas (no es su nombre real y los datos personales están ocultos), ahora de 20 años, fue traficada regularmente desde los 12 hasta los 19 años, por un miembro de la familia. Cuando la organización contra la trata Operation Underground Railroad la rescató, sufría un enorme dolor físico y mental.

“Me sentí honrada y sorprendida por la gravedad de la situación de Thomas”, dice la quiropráctica Kristina Stitcher, quien considera que los mejores resultados para ayudar a restaurar la salud de los sobrevivientes se obtienen cuando los quiroprácticos y los profesionales de la salud mental colaboran. “La restauración después del tráfico a menudo requiere sanar tanto la mente como el cuerpo”, insiste.

«Me duele cada momento de cada día».

Los síntomas físicos de Thomas incluían dolor de rodilla incapacitante y dolor de espalda severo. También sufría dolores de cabeza interminables y tomaba niveles preocupantes de analgésicos. Stitcher podría ayudar con el dolor físico.

“En su primera visita”, recuerda Stitcher, “su lenguaje corporal era cerrado. Sostuvo sus brazos con fuerza sobre su pecho y su cabeza estaba metida hacia abajo sin contacto visual. Hablaba en un tono monótono.

Stitcher le hizo una pregunta inicial: «¿Cómo puedo ayudarte?».

La respuesta de Thomas fue sucinta. “Me duele cada momento de cada día; Me encantaría simplemente no lastimar”.

Después de examinar a su nuevo paciente, Stitcher descubrió que Thomas se enfrentaba a una pérdida de comunicación neurológica normal dentro de su cuerpo y tenía un problema biomecánico en la pelvis: su pelvis no se movía simétricamente. En cambio, se congeló en un lado, lo que provocó cambios en los músculos y las articulaciones circundantes y provocó la rotación hacia adentro de las rodillas y la restricción del movimiento y espasmos en la parte inferior de la espalda.

Fuente: Adobe Stock

Stitcher comenzó una serie de ajustes quiroprácticos frecuentes destinados a restaurar el movimiento y la comunicación neuronal. A la tercera semana, Thomas comenzó a notar que podía caminar distancias más largas sin dolor.

Aun así, estaba claro para Stitcher que Thomas necesitaba más de lo que la quiropráctica podía proporcionar: necesitaba las habilidades de un profesional de la salud mental para ayudarla a superar la respuesta de lucha o huida que la estaba agotando. “En el caso de Thomas, era como si hubiera puesto tanta energía en el modo de supervivencia que se quedó atrapada allí”, observó Stitcher.

Se aseguró de que los profesionales de la salud mental estuvieran involucrados y de que trabajaran juntos para ayudar a Thomas.

El progreso de Tomás

El tratamiento de salud mental combinado y la atención quiropráctica le permitieron a Thomas dejar no solo sus medicamentos para el dolor sino también sus medicamentos para dormir. Hoy, Thomas está obteniendo su GED y está orgullosa de lo lejos que ha llegado. Su vida se acerca a la normalidad.

Una nueva asociación

Según la Asociación Estadounidense de Quiropráctica, los quiroprácticos tratan a 35 millones de estadounidenses cada año. A Stitcher le encantaría ver más colaboración entre quiroprácticos y profesionales de la salud mental. “Estamos aprendiendo más y más acerca de cuánto controla el cerebro e impacta la función del cuerpo y cómo el estrés afecta esa función. Nuestros dos enfoques se superponen más de lo que hemos reconocido en el pasado. Tal como lo veo, el futuro de la curación es trabajar juntos”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies