Seleccionar página

Cuando se trata de hombres, ¿las mujeres usan su andar como cebo?

Cuando una mujer ovula, tenga cuidado. De acuerdo con el objetivo evolutivo del éxito reproductivo, le guste o no, se apoderará de la necesidad de aparearse. Al igual que otros mamíferos, parece que las hembras humanas también experimentan celo sexual o celo. Sin embargo, a diferencia de algunos de nuestros parientes primates, no anuncian su ovulación a través de la hinchazón en el área genital. En cambio, durante mucho tiempo se creyó que las mujeres desarrollaban una «ovulación oculta» para permitir que un hombre adivinara cuándo era más probable que ella concibiera, una táctica para mantener su interés sexual a largo plazo. Si un hombre no sabe cuándo una mujer es más fértil, la teoría es que seguirá tratando de embarazar a una mujer con el tiempo en lugar de extraviarse, y luego se quedará para ayudar a criarla. Pero resulta que, después de todo, la versión humana del estro femenino podría no estar tan oculta. Un creciente cuerpo de investigación revela que las mujeres experimentan una serie de cambios que aumentan el calor sexual a mitad del ciclo.

Cuando una mujer sucumbe al cóctel hormonal servido por la ovulación, experimentará una serie de cambios involuntarios que señalan su receptividad sexual. Físicamente, hablará más fuerte, olerá mejor y se verá más roja debido al aumento de la actividad de los vasos sanguíneos. Conductualmente, usará ropa más sexy y reveladora. Cognitivamente, puede engañarse a sí misma creyendo que un canalla atractivo podría ser un buen padre en potencia. En otras palabras, es mucho más el sábado por la noche que el lunes por la mañana.

Las mujeres también se involucran en la comunicación no verbal como un medio para expresar su interés sexual. Y como cualquier baile de apareamiento, la coreografía es clave. Investigaciones anteriores han demostrado que las mujeres, más que los hombres, transmiten una intención sexual de forma no verbal, como asentir, inclinarse hacia adelante, tocarse, darse la vuelta y peinarse durante el desfile, la boda o el coqueteo. Pero lo que el investigador francés Nicolas Guéguen simplemente quería saber es si una mujer tiene un andar más sexy cuando ovula. Quedaba por estudiar.

Para determinar si cambia la forma de andar de una mujer, Guéguen ideó un estudio inteligente que involucró trabajo encubierto. Los participantes consistieron en 103 mujeres y un guapo cómplice (un actor que afirma ser un participante). La trama comenzó con una participante que llegó a la oficina del laboratorio, donde el experimentador inmediatamente le pidió que se sentara en la sala de espera hasta que apareciera una segunda participante. Dos minutos después, nuestro cómplice secreto entró en escena. Además, para mantener a las mujeres ignorantes del propósito del estudio, el experimentador les dijo que se trataba de elecciones de palabras computarizadas.

Luego, el experimentador pidió a la pareja que esperara hasta que hubieran terminado de preparar la sala experimental, y les explicó que tenían que salir durante dos minutos para recopilar las respuestas de los dos participantes anteriores. Esto, por supuesto, fue una artimaña para permitir que el cómplice charlara con la mujer. Se le dieron instrucciones explícitas para sonreír, presentarse y hacer preguntas triviales sobre la escuela y los pasatiempos. Dos minutos más tarde, el experimentador regresó y les pidió que caminaran hasta el laboratorio al otro extremo de un pasillo largo y estrecho.

Como parte de la camarilla, el experimentador informó a la pareja que necesitaban hacer una llamada telefónica urgente, pero que se encontrarían con ellos en el laboratorio cuando él terminara. Por si acaso, ofreció instrucciones sencillas: «La puerta roja a su izquierda, justo después del baño». Estaré allí en un minuto o dos. Espérame en la puerta.

De acuerdo con el procedimiento, la cómplice caminó alrededor de un metro detrás de la participante hasta llegar a la puerta del laboratorio. Cuando la mujer empezó a caminar, el cómplice encendió una «cámara espía con gran distancia focal», que estaba escondida en el botón de su abrigo. Mientras caminaba detrás de ella, grabó su caminar y el tiempo que le tomó cruzar el pasillo. Una vez que alcanzaron su objetivo, el amigo apagó el dispositivo. En este punto, el experimentador conoció a la pareja y los llevó al laboratorio. Sin embargo, hubo otro problema. El experimentador dijo que antes de comenzar las tareas computarizadas, primero quería evaluar los niveles de hormona luteinizante (LH) de las mujeres en su saliva, que puede medir la probabilidad de fertilidad. Una vez que se completó este paso, los participantes fueron informados. El experimentador compartió el propósito real del estudio con las mujeres y les pidió su consentimiento para usar tanto el video de ellas como los resultados de su prueba de LH. Todos los participantes dieron su consentimiento.

Guéguen probó looks más sexys midiendo dos cosas. Primero, quería ver cuánto tardarían en segundos los participantes en caminar por el pasillo de 60 pies de largo, comenzando por la puerta de la sala de espera y terminando en la puerta del laboratorio. La lógica detrás de este cálculo es que cuanto más tiempo le tomaba a una mujer, más sexy caminaba. En segundo lugar, quería calificar qué tan sexualmente atractivo era su andar, según lo calificaron dos jueces masculinos en una escala del uno al cinco. Cabe señalar que la edad no influyó.

¿Qué encontró el investigador? Las mujeres en el nivel más alto de fertilidad tardaron más en caminar por el largo pasillo y sus andares fueron calificados como más sexys por los hombres, brindando apoyo adicional para el aumento de las señales sexuales de mujeres a hombres durante esta ventana. Guéguen explica: “Nuestra experiencia confirma estudios previos que encontraron que las mujeres cercanas a la ovulación actuaban de una manera que las hacía parecer más sexys y atractivas para los hombres. Se ha encontrado que las mujeres cambian su atuendo para lucir más sexy o más atractivas durante la fase fértil.

Poniendo todo esto en perspectiva, parece que la ovulación oculta no es tan sigilosa como los investigadores pensaban anteriormente. Las hembras humanas pueden haber perdido las hinchazones rojas de las que dependen algunos de nuestros parientes primates para anunciar su fertilidad, pero, como han aclarado muchas investigaciones, no han suprimido el estro.

Vinita Mehta, Ph.D. es psicóloga clínica registrada en Washington, DC, y autora del libro Paleo Love: How Our Stone Age Bodies Complicate Modern Relationships; conéctese con el Dr. Mehta en Twitter.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies