Seleccionar página

“¿Tienen un pene extra? Venden niños? ¡La homosexualidad no es natural!”

En 2018, los legisladores indios revocaron la controvertida Sección 377 del Código Penal indio al despenalizar la homosexualidad en el país. Sin embargo, las preguntas y los comentarios de sentido común sobre la población no heterosexual en la India todavía suelen estar guiados por la homofobia extrema, el tabú social y la falta de conciencia sobre las diferentes orientaciones sexuales. A pesar de las declaraciones claras de la Sociedad Psiquiátrica India de que la homosexualidad no es un trastorno mental, es fácil encontrar homofobia persistente en los discursos cotidianos, las películas y los videos populares de Youtube en la India.

Es importante señalar aquí que este rechazo y denuncia de las sexualidades no heterosexuales no se limitan a países no EXTRAORDINARIOS (no occidentales, educados, industrializados, ricos y democráticos) como la India. El tabú social, la falta de aceptación, el comportamiento negativo, la discriminación y la vergüenza pública son algunas de las posibles razones para ocultar la propia sexualidad también en países EXTRAÑOS como los Estados Unidos. Como consecuencia, aún se desconoce la población exacta de personas LGBTQ+ y existen variaciones sustanciales en las estimaciones de prevalencia de la población LGBTQ+ en la India y en los Estados Unidos.

Según una reciente encuesta global en línea LGBTQ+ Pride realizada en 27 países, casi el 3 por ciento de los encuestados se identificó como homosexual, gay o lesbiana, mientras que el 4 por ciento se identificó como bisexual. Además, el 1 por ciento se identificó como pansexual u omnisexual. En India, cuando se les preguntó: «¿Qué describe mejor su orientación sexual?», Casi el 9 por ciento se identificó como bisexual, el 3 por ciento mencionó que solo se sentían atraídos por personas del mismo sexo y el 17 por ciento afirmó que en su mayoría se sentían atraídos por personas del mismo sexo. Por otro lado, en los Estados Unidos, casi el 5 por ciento se identificó como bisexual, el 5 por ciento dijo que solo se sentía atraído por personas del mismo sexo y el 13 por ciento afirmó que se sentía atraído principalmente por el mismo sexo.

Intimidación extrema y continua

Teniendo en cuenta la creciente visibilidad de la población LGBTQ+ en los últimos años, la educación se convierte en una de las formas más destacadas de crear conciencia e inclusión sexual entre los estudiantes desde una edad temprana. Sin embargo, varios informes de los medios destacan el acoso extremo y continuo contra las personas LGBTQ+ en el sistema educativo indio (Bhattacharya, 2018; Babbar, 2020). Por ejemplo, recientemente, un joven de Delhi fue continuamente acosado y explotado sexualmente por algunos chicos de su escuela solo por su comportamiento afeminado. A pesar de sus múltiples quejas al cuerpo docente de la escuela, la dirección de la escuela no tomó ninguna medida estricta, lo que finalmente lo llevó a suicidarse (Mehra, 2022). Además, un informe de la UNESCO de 2019 sugiere que el 60 % de los estudiantes LGBTQ+ se enfrentan al acoso durante la escuela secundaria o preparatoria. El cuarenta y tres por ciento ha sido agredido sexualmente y el 33 por ciento abandona la escuela debido a la intimidación continua en las escuelas indias.

La educación es una de las formas destacadas de crear conciencia sobre la población LGBTQ+

Fuente: Sharon McCutcheon/Pexels

Las historias de intimidación, violencia sexual y el trauma continuo debido a la sexualidad de uno no se limitan solo a países que no son EXTRAORDINARIOS. Una amplia investigación sugiere que los estudiantes pertenecientes a la población LGBTQ+ tienen un riesgo mucho mayor de violencia que los estudiantes no LGBTQ+ en el sistema educativo de EE. UU. El acoso y la violencia desenfrenados contra los estudiantes LGBTQ+ en todo el mundo plantea la pregunta de si las escuelas son conscientes de los puntos ciegos en términos de sexualidad y seguridad de los estudiantes. ¿Nuestras escuelas y nuestro sistema educativo brindan suficiente capacitación a maestros y estudiantes para aceptar e incluir una multiplicidad de estudiantes de diferentes orientaciones sexuales?

Sin embargo, la escolarización es esencial para la forma en que uno ve el mundo y dónde tiene lugar la socialización primaria. Las narrativas de estudiantes LGBTQ+ que enfrentan acoso, no solo por parte de sus compañeros sino también por parte de las autoridades escolares, muestran cuán importante es comenzar a imaginar cómo sería tener una educación inclusiva. Para ello, es importante hacer un balance de cómo se enseña el género y la sexualidad en las escuelas. A continuación, también es fundamental tener en cuenta cómo afecta esto a los niños de la comunidad LGBTQ+.

  42 Norte/Exeles

Es importante comenzar a visualizar un futuro con educación inclusiva.

Fuente: 42 Norte/Pexels

Género en los libros de texto

Investigaciones previas sobre libros de texto de estudios sociales muestran cómo el personal de redacción de libros de texto consiste en una cantidad significativamente menor de mujeres que de hombres, lo que invariablemente afecta la mención de ilustraciones y nombres masculinos y femeninos utilizados en las narrativas del libro de texto. Por ejemplo, el estudio muestra que mientras se habla de la lucha por la libertad de la India, la mayoría de los libros de texto de ciencias sociales de la India no ilustran el viaje de las luchadoras por la libertad, destacando cómo se las considera secundarias en lugar de una parte igual en la configuración de la historia.

Un estudio sobre la representación del género en los libros de texto indios señala además cómo se transmiten las nociones implícitas a través de la representación del género en estos libros, donde no solo los estudiantes LGBTQ+, sino también las mujeres, no encuentran ningún espacio significativo. La autora presenta datos sobre cómo hombres y mujeres son representados a través del estatus ocupacional, simbolizando ciertos rasgos que refuerzan los estereotipos de hombres y mujeres. La existencia de tales diferencias y su impacto resalta aún más cómo las normas patriarcales se refuerzan a través de los libros de texto, en diversas formas, como ilustraciones, entre otras. Tiene un impacto en quienes leen estos libros de texto, ya que moldea implícitamente cómo se entienden los roles y las identidades de género.

En India, las instituciones públicas y privadas están sujetas a las Regulaciones Anti-Ragging de la Comisión de Becas Universitarias de 2009, que prohíben las agresiones homosexuales después del estándar 12. Los cursos de nivel universitario siguen las recomendaciones de Saksham para los talleres de género, pero el sistema escolar actualmente no se rige por ninguna regla que ayude a proteger a los estudiantes marginados por su sexualidad. EE. UU. ha adoptado varias leyes estatales y políticas contra el acoso escolar: introducir la educación inclusiva LGBTQ, aprobar uniones civiles entre personas del mismo sexo y permitir que las personas transgénero cambien su género legal sin ninguna intervención médica o estatal, protección contra la discriminación bajo el Título IX en enmiendas educativas. Sin embargo, un informe de GLSEN (la Red de Educación para Gays, Lesbianas y Heterosexuales) muestra cómo la mayoría de estas políticas y leyes estadounidenses no pueden proteger a las poblaciones de estudiantes LGBTQ+. Como resultado, muchos estudiantes LGBTQ+ siguen siendo propensos a la victimización, las terapias de conversión, la deserción escolar, el bajo rendimiento académico, la vergüenza y el abuso sexual tanto en los países WEIRD como en los no WEIRD.

Educación Lecturas esenciales

Teniendo en cuenta los altos índices de violencia, homofobia y prejuicios contra las minorías sexuales en el sistema educativo, es hora de que nuestros estudiantes, así como la dirección de la escuela y los docentes sean conscientes de los pronombres de género y la necesidad de respetar a las diferentes minorías sexuales. Un currículo inclusivo y más historias sobre las minorías sexuales durante el proceso de enseñanza-aprendizaje podría ser un punto de partida para hacer que las instituciones educativas sean más inclusivas con las minorías sexuales.

Esta publicación fue escrita por Namrata Shokeen y Shivani Chunekar. Namrata Shokeen es autora investigadora del Departamento de Sociología, Monk Prayogshala; Shivani Chunekar es asistente de investigación junior en el Departamento de Sociología, Monk Prayogshala.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies