Seleccionar página

¿Puedes recordar la última vez que te sentiste realmente estresado?

¿Qué te ayudó a calmarte?

Hay varias estrategias que las personas pueden usar para reducir la sensación de estrés. Por ejemplo, puede ser útil hablar con alguien y obtener tranquilidad de él. Además, se ha demostrado que el tacto puede reducir el estrés, como un buen masaje. Un nuevo estudio alemán, ahora publicado en la revista académica PLOS ONE (Berretz et al., 2022), investigó los efectos de otra forma común de contacto social sobre el estrés: los abrazos.

Un nuevo estudio sobre el estrés y los abrazos

En el estudio, los investigadores invitaron a parejas a su laboratorio y las asignaron aleatoriamente a una de dos condiciones. En la condición experimental, a las parejas se les permitió abrazarse durante veinte segundos antes de participar en la llamada Prueba de presión en frío evaluada socialmente (SECPT). El SECPT es un procedimiento establecido para inducir estrés en experimentos psicológicos. Durante la prueba, los voluntarios colocan sus manos en un baño de agua helada durante un máximo de tres minutos.

Se les indica que saquen la mano del agua si ya no pueden soportar el frío. Durante la SECPT, los voluntarios son filmados con una cámara y se les indica que miren constantemente esa cámara. Además, no se les permite hablar. Si un voluntario violara estas instrucciones, el experimentador haría un comentario. Por lo tanto, esta prueba induce dos tipos de estrés. Por un lado, la desagradable sensación de tener la mano sumergida en agua helada provoca estrés fisiológico.

Por otro lado, ser filmado y regañado por el experimentador conduce al estrés psicosocial. Por lo tanto, el SECPT es una forma confiable de hacer que los voluntarios se sientan estresados ​​en experimentos psicológicos. Además de la condición experimental, también hubo una condición de control en el estudio en la que los voluntarios tenían que realizar el SECPT pero no se les permitió abrazarse de antemano. En ambas condiciones, los científicos midieron los niveles de cortisol de los voluntarios, ya que el cortisol es la hormona del estrés más importante en los humanos. Además, los voluntarios también completaron un cuestionario sobre sus emociones durante el experimento y se midió su presión arterial.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?

Los investigadores comprobaron primero la satisfacción de la relación de la pareja y la encontraron alta. En particular, no hubo diferencias en la satisfacción de la relación entre el grupo experimental y el de control que podrían haber afectado los resultados.

En un segundo paso, los científicos analizaron los niveles de cortisol de los voluntarios. Los científicos pudieron demostrar que 15 minutos y 25 minutos después de la SECPT, los niveles de cortisol eran más altos que antes de la SECPT. Esto demuestra que la SECPT logró inducir estrés en los voluntarios.

Curiosamente, los hombres mostraron una liberación de cortisol significativamente mayor que las mujeres, lo que llevó a los científicos a incluir el género en análisis posteriores. La comparación entre la condición experimental que incluía un abrazo de veintidós segundos y la condición de control sin abrazo reveló un resultado sorprendente. Abrazar redujo los niveles de cortisol, pero solo en mujeres. Los abrazos no afectaron la presión arterial ni los resultados del cuestionario de emociones.

Así, los hallazgos del estudio sugieren que, en las mujeres, abrazar a su pareja antes de una situación estresante (como una entrevista de trabajo o una presentación) puede ser una forma eficaz de reducir el estrés a nivel biológico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies