Las claves para superar la hipocondría

Las claves para superar la hipocondría

Una persona que padece hipocondría es aquella que manifiesta una extrema preocupación, miedo o que tiene la falsa convicción de padecer una enfermedad grave. Todo ello lo hace a partir de una interpretación errónea de las sensaciones y señales que su cuerpo le transmite en su estado físico, como puede ser la aparición de pequeñas heridas, lunares, rojeces, tos, movimientos involuntarios de algún músculo o los propios latidos del corazón, entre otros. Es decir, cualquier percepción fisiológica que exagera y sobredimensiona.

Son personas que tienden a acudir con frecuencia al médico y aunque este pueda  asegurarles de que no hay ningún problema, la persona tan solo permanece tranquila durante un rato, pero al poco tiempo vuelve a pensar negativamente con respecto al mismo problema.

Si eres una persona que sufre este problema, deberás saber qué es lo que te pasa en realidad. El origen radica en cómo se descifran de una manera errónea las señales corporales. Ese es precisamente el mecanismo mediante el cual se llega a disparar la hipocondría.

La hipocondría afecta a menudo a personas de una misma familia. Asimismo, hay quienes son más sensibles que otras y tienen una actitud más obsesiva que les lleva a exagerar o mal interpretar diferentes señales de enfermedades.

Una persona hipocondríaca es muy probable que tenga un gran miedo a la muerte, al dolor, al sufrimiento y a la debilidad, de manera que pueda llegar a pensar que puede ser insoportable el depender físicamente de otras personas.

Partiendo de la base que los comportamientos se aprenden y se imitan, en la gran mayoría de las ocasiones de forma inconsciente, si en un ámbito familiar o social se habla constantemente de enfermedades y del estado de otras personas, esto puede llevar a personas sensibles a agravar ese problema, haciendo que se genere una realidad paralela que pueda provocar que la persona piense interiormente que ante cualquier anomalía en su cuerpo, desde un estornudo a un dolor de cabeza, como un síntoma que pueda derivar en un gran problema, en uno similar al de las personas de las que se está hablando.

En algunas ocasiones se relaciona esta tendencia con una predisposición genética, aunque realmente hay que tener en cuenta que lo verdaderamente importante es conocer por qué se reacciona de una manera. Si eres una persona hipocondríaca es muy probable que tengas terror al dolor, la muerte, el sufrimiento y la debilidad.

Estas personas, ante cualquier mínima señal, que para otras personas pasaría totalmente desapercibida o no le darían importancia, empieza a disparar todas las alarmas y se genera un círculo vicioso. La ansiedad puede llegar a ser de tal potencia que provoque incluso una dolencia, aunque realmente no exista nada o solo un ligero malestar que se incrementa a consecuencia de la angustia y el estrés.

El creer que uno mismo está enfermo lleva a estas personas a sentir un gran malestar, llegando a tener sensaciones de que lo que piensan es real, independientemente de que otras personas puedan asegurar que no le pasa nada. A pesar de sus palabras, la persona hipocondríaca sigue pensando en que padece esa dolencia o enfermedad.

Claves para superar la hipocondría

La hipocondría puede afrontarse mediante una serie de puntos, tal y como han destacado diferentes expertos en la materia, siendo algunos de estas claves las siguientes:

  • Debes recordar que las sensaciones que llegas a experimentar en un momento de agobio son normales del estrés en su forma más exagerada. Debes pensar que tan solo son esos, sin dejarte llevar por pensamientos catastróficos.
  • Hay que tener en cuenta que esas sensaciones no son perjudiciales ni peligrosas, tan solo desagradables. No debes tener miedo a que va a suceder algo peor, ya que el cuerpo está preparado para experimentar y sufrir el estrés.
  • Debes dejar a un lado los pensamientos recurrentes sobre lo que está pasando. En caso contrario, si se les da importancia, llegan a convertirse en pánico. Al ser solo emociones, se pasarán por sí mismas.
  • Tienes que poder observar tu cuerpo en este momento presente, sin pensar en lo que pueda suceder. Céntrate en el momento actual y siente que ahora mismo no te pasa nada  y no te preocupes por el qué puede pasar en el futuro.
  • Dale tiempo al miedo para que este te abandone, ni trates de luchar contra el ni te fuerces a ti mismo para que desaparezca de una manera rápida. Tan solo trata de relajarte y dejar que poco a poco vaya desapareciendo de tu interior.

  • Debes comprobar que cuando dejas de añadir pensamientos de temor, el miedo se atenúa, lo que hace que acabe desapareciendo por si mismo.
  • Recuerda que la finalidad que tienes con todos estos pasos es aprender a afrontar el miedo y no a evitarlo, por lo que de esta manera se puede aprovechar cada ataque de miedo o pánico para aprender de él y así progresar.
  • Piensa en todo lo que has podido avanzar a pesar de que hayas podido tener muchas dificultades, y trata de anticipar la sensación de haber superado tu problema en  una ocasión más.
  • Cuando empieces a sentirte mejor, debes empezar a observar tu alrededor y a planear qué es lo que vas a hacer posteriormente, es decir, si vas a contárselo a alguna persona, a dar un paseo, etcétera.
  • En el momento que te decidas a retomar lo que ya estabas haciendo, debes hacerlo de forma tranquila y relajada, debiendo ser consciente de que has sido capaz de superar un obstáculo y que necesitas felicitarte por haberlo logrado.

En todo caso es importante que siempre afrontes la hipocondría de forma que estés convencido de que podrás superarla, empezando por asumir que la posibilidad de que el cuerpo pueda enfermar es ley de vida, pero también que el cuerpo manifiesta tanto las cosas positivas como las negativas, y muchas de ellas mentales. Aunque lo observes no debes caer en la obsesión, y no es aconsejable que te trates de adelantar a los acontecimientos, los cuales pueden llegar atormentarte sin motivo.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies