Seleccionar página

Fuente: StockLite / Shutterstock

Una pregunta que recibe mucha atención en la literatura psicológica es por qué la gente se enamora. Una respuesta prometedora es que el amor romántico ocurre cuando los atributos que generan la atracción general y los factores y circunstancias sociales que producen la pasión son particularmente fuertes.

Los atributos generales de atracción son los siguientes (Aron, et al. 1989):

  • Similitud: incluye la similitud de creencias de las personas y, en menor medida, la similitud de rasgos de personalidad y formas de pensar.
  • Cercanía: esto incluye la familiaridad con los demás, que puede ser causada por pasar tiempo juntos, vivir cerca el uno del otro, pensar en el otro o anticipar una interacción con el otro.
  • Características deseables: este atributo general de atracción se centra particularmente en una apariencia física externa que se considera deseable y, en menor medida, rasgos de personalidad deseables.
  • Apreciación mutua: cuando la otra persona se siente atraída o amada por ti, puede aumentar tu propia apreciación.
  • Otros dos factores que pueden ayudar a explicar por qué las personas se enamoran implican la selección de pareja (Aron, et al. 1989):

  • Influencias sociales: una unión potencial que cumpla con las normas sociales generales, así como la aceptación de la unión potencial dentro de la red social de uno, puede ayudar a las personas a enamorarse. Por otro lado, una unión que no cumple con los estándares sociales generales o no es aceptada por su red social puede conducir a una ruptura romántica.
  • Satisfacer las necesidades: si una persona puede satisfacer sus necesidades de compañía, amor, sexo o apareamiento, es más probable que la otra persona se enamore de ella.
  • Otros cinco factores parecen ser necesarios para que el amor sea verdaderamente apasionado en lugar de algún tipo de amor amistoso (Aron, et al. 1989):

  • Excitación / Inusual: Estar en un entorno inusual o emocionante puede desencadenar la pasión, incluso si el entorno se percibe como peligroso o aterrador (Dutton y Aron, 1974).
  • Pistas específicas: una característica particular del otro puede desencadenar una atracción particularmente fuerte (por ejemplo, partes de su cuerpo o rasgos de su rostro).
  • Preparación: cuanto más quieras estar en una relación, menor será tu autoestima y más probabilidades tendrás de enamorarte.
  • Aislamiento: pasar tiempo a solas con otra persona también puede ayudar a desarrollar la pasión.
  • Misterio: si hay un misterio en torno a la otra persona e incertidumbre sobre lo que la otra persona está pensando o sintiendo, preguntarse cuándo iniciará el contacto también puede contribuir a la pasión.
  • Aron y col. (1989) examinó cuáles de estos factores son más frecuentes entre los estudiantes universitarios basándose en sus descripciones de sus experiencias enamorarse. Los investigadores encontraron que el factor más mencionado antes de las experiencias románticas era encontrar ciertas características de la otra persona que eran deseables, así como la reciprocidad de las emociones experimentadas. Hubo una frecuencia moderada de descripciones que mencionan los factores que desencadenan la pasión (por ejemplo, disposición, excitación / inusual). Hubo una frecuencia baja a moderada de descripciones de la otra persona percibida como similar al participante de la investigación.

    Los investigadores sostienen que el modelo de autoexpansión propuesto en Aron y Aron (1986) predice esta ponderación de factores. En el modelo de autoexpansión, tenemos la mayor propensión a enamorarnos cuando percibimos a la otra persona como una forma de experimentar una rápida autoexpansión. Entrar en una relación comprometida requiere renunciar a algo de nuestra autonomía personal al incluir al otro en nuestra vida. Si la otra persona posee características deseables, su presencia en nuestra vida puede verse como una expansión de uno mismo más que como una pérdida de libertad (Aron & Aron, 1996).

    El trabajo de neurociencia respalda estos hallazgos en psicología. El perfil neuroquímico de las personas enamoradas se caracteriza por niveles bajos de la serotonina química de la saciedad (Zeki, 2007). En este sentido, el componente obsesivo del nuevo amor lo hace similar al trastorno obsesivo compulsivo.

    Por tanto, no es de extrañar que varios de los factores que generan la pasión, incluida la excitación / rareza, el entusiasmo y el misterio, se correlacionen tanto con la propensión a enamorarse como con el aumento de la ansiedad. Los desencadenantes de ansiedad aumentan los niveles sanguíneos de adrenalina y otras sustancias químicas del estrés.

    Como sostienen Dutton y Aron (1974), experimentar un aumento de los niveles de adrenalina a veces se confunde con sentirse enamorado de una persona. Dutton y Aron (1974) encontraron que más hombres se enamoraban de una mujer atractiva que les hacía preguntas en situaciones que provocaban ansiedad (un puente colgante que provocaba miedo) en comparación con situaciones tranquilas (un puente que no. ). Entonces, incluso en ausencia de la mayoría de los otros predictores del inicio del amor romántico, conocer a alguien en una situación que provoque ansiedad puede hacer que nos enamoremos de esa persona.

    Otra característica interesante del amor es que una cercanía sentida a un nuevo amante crea niveles más altos de recompensa y dopamina química motivacional, mientras que la distancia puede conducir a antojos de comida. Aron et al (2005) utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional para estudiar a personas que estuvieron intensamente enamoradas entre 1 y 17 meses. Los sujetos vieron una fotografía de su ser querido y luego, después de una tarea de distracción-atención, vieron una fotografía de un individuo familiar. Los investigadores encontraron una mayor activación cerebral en el área tegmental ventral derecha y el cuerpo posterodorsal derecho y el núcleo caudado medial (áreas ricas en dopamina asociadas con la recompensa y la motivación) en respuesta a fotografías del individuo, incluido el sujeto estaba enamorado. Entonces, cuando estás enamorado, la presencia imaginaria o real del ser querido es gratificante y motivadora.

    Relaciones Lectura esencial

    El modelo de autoexpansión propuesto por Aron y Aron (1986) puede explicar este resultado: cuando una persona concibe su interés amoroso y forma una unión cercana, las características deseables del ser querido desencadenan una respuesta de recompensa. . Puede inspirarnos a hacer todo lo posible para estar con nuestro socio potencial a fin de experimentar la sensación de recompensa más intensa.

    El modelo de autoexpansión también predice que los factores de similitud y proximidad deberían tener un efecto paradójico en las primeras etapas del amor, pero deberían tener una influencia más significativa en la duración del amor (Acevedo & Aron, 2009). La razón principal es que la familiaridad y la similitud hacen que sea menos probable que la otra persona sea una expansión tuya, una vez que la incluyas en tu vida.

    Estas predicciones son consistentes con los hallazgos de la neurociencia. Es probable que los niveles bajos de serotonina se vean frustrados por la similitud y la familiaridad, lo que puede evitar que las personas se enamoren (Zeki, 2007). Sin embargo, en etapas posteriores de una relación romántica, estos mismos factores pueden correlacionarse con niveles más altos de oxitocina y vasopresina, sustancias químicas del apego y la unión, que se ha demostrado que aumentan con el tiempo. La fase de una relación romántica que promueve el apego romántico y los lazos de pareja. (Zeki, 2007).

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies