Seleccionar página

Cuando me imagino a Jesús, similar a cuando me imagino a Buda, lo que inicialmente me viene a la mente es alguien que era emocionalmente plano o emocionalmente neutral. Si hay una emoción que asocio con Jesús, es la de la serenidad. Tal vez esto se deba a que cuando pienso en Jesús, mi mente se vuelve hacia pinturas y estatuas que he visto a lo largo de mi vida, como la que mi mamá colgó en la sala de nuestra casa cuando yo era niño. En estos, Jesús parecía estar más allá de la emoción humana.

Fuente: Heinrich Hofmann/Wikimedia Commons

Durante mucho tiempo he estado fascinado por la emoción. Parte de lo que inspiró mi llamado a la psicología como estudiante universitario fueron mis experiencias en la Universidad de Wisconsin ayudando a investigar en laboratorios de emociones influyentes que exploraban la vergüenza (con Dacher Keltner) y el interés (con Judy Harackiewicz). En la escuela de posgrado de la Universidad de Minnesota, realicé una investigación sobre los correlatos del bienestar emocional, incluidos la ansiedad, la depresión, la hostilidad y la felicidad (con Pat Frazier). En general, tengo curiosidad acerca de cómo se sienten las personas y busco indicaciones no verbales de cómo reacciona la gente ante la vida. Me parece que la vida emocional de alguien revela algo profundamente importante acerca de quiénes son.

Seguramente, mucho de esto tiene que ver con haber sido criado en una familia cristiana en una cultura a menudo predominantemente cristiana. Pero también hay algo en las historias de Jesús que me intriga. Hay algo acerca de quién era Jesús que parece diferente, contracultural y asombroso.

No fue hasta hace poco que comencé a explorar seriamente la intersección de estas dos partes de mí mismo. Es decir, he comenzado a preguntarme acerca de la vida emocional real, no imaginada, de Jesús. En contraste con el sentido que he recibido en algunas partes del cristianismo al que he estado expuesto, tal como lo leo ahora, Jesús era una persona de una intensidad emocional profunda y apasionada.

Para explorar la vida emocional de Jesús, hice un estudio enfocado del Evangelio de Marcos.

Los estudiosos de la Biblia generalmente consideran que este Evangelio es el Evangelio más antiguo, escrito unos 40 años después de la muerte de Jesús. Como argumentó el erudito bíblico progresista Marcus Borg, este relato de la vida de Jesús probablemente incluye elementos tanto de la metáfora como de la historia recordada, pero las emociones atribuidas a Jesús, como se analiza a continuación, parecen ser rastreables hasta el Jesús histórico. A medida que uno lee este Evangelio, también hay un sentido evidente de inmediatez en él, que se presta a una investigación de la vida emocional de Jesús.

Para comprender mejor el contexto, mientras leía Marcos, noté pasajes que describían dónde Jesús eligió pasar su tiempo. Parecía pasar gran parte de sus días junto al agua (1:16; 2:13; 3:7; 4:1; 5:1), en las montañas (3:13; 6:46), en la sinagoga ( 1:21; 3:1; 6:2), y, quizás no sea sorprendente para alguien que no parecía tener un hogar propio, en los hogares de otras personas (1:29; 2:15; 3:20; 14:3). Parecía retirarse con frecuencia a la naturaleza para alejarse de las demandas de las multitudes y orar (p. ej., 1:35; 6:46). Esto comienza a dar un vistazo indirecto a la vida emocional de Jesús.

Al buscar descripciones más directas, lo que más me sorprendió al estudiar el Evangelio de Marcos fue la frecuencia con la que Jesús parecía experimentar una gran irritación, a veces hasta el punto de parecer casi impaciente. Se dice que Jesús habló “severamente” (1:25). En varias ocasiones, fue descrito como “indignado” (1:41; 10:14). En un momento, Jesús miró a sus escépticos “con ira… profundamente angustiado por la obstinación de sus corazones” (3:5). Cuando encuentra gente vendiendo en los atrios del templo, los expulsa volcando las mesas con ira (11:15-17).

Una segunda emoción que Jesús parecía experimentar con frecuencia era, de nuevo, quizás sorprendentemente, una profunda tristeza. Mucha gente cree que el profeta Isaías presagió la vida de Jesús cuando escribió: “despreciado y desechado, varón de dolores, experimentado en querellas profundas” (53:3). En el Evangelio de Marcos, se dice que Jesús “suspiró profundamente” cuando los escépticos pidieron una señal de lo que estaba haciendo (8:12). Antes de su muerte, se le describe como «profundamente angustiado y turbado», su alma «abrumada de tristeza hasta la muerte» (14:33-34).

Una última emoción que Jesús parecía experimentar a menudo era la compasión. En particular, Jesús frecuentemente miró con compasión—y actuó con compasión—hacia aquellos que estaban en necesidad (6:34) y que tenían hambre (8:2). Parecía poseer una ternura particular por los niños (9:42; 10:12).

Es interesante notar qué emociones no se registraron experimentando Jesús también.

Realmente no parecía tener miedo. No se sintió avergonzado. Aunque la reacción más común de los demás hacia Jesús parecía estar en la familia del asombro (p. ej., «asombrado», «asombrado», «temblando y desconcertado»), nunca se describe a Jesús mismo como asombrado.

Se ha estimado que hay más de dos mil millones de cristianos vivos hoy que supuestamente buscan estar tratando de modelar sus vidas en la vida de Jesús. Desde una perspectiva psicológica, ¿qué sugiere este análisis emocional que podría ser imitado? ¿Qué se puede aprender?

Jesús parecía profundamente frustrado por aquellos con «corazones obstinados», que no estaban dispuestos a reconocer la santidad entre ellos y alrededor de ellos, como el valor sagrado e inherente de todas las personas. Parecía molesto por aquellos que querían demostrar su valía tratando de elevarse, particularmente aquellos que podrían describirse como altivos, de mente cerrada o materialistas. En varios puntos, Jesús fue abierto y honesto acerca de experimentar una gran pérdida. También sintió, y actuó en consecuencia, la urgencia de ayudar a los humildes y vulnerables, aquellos que sabían que necesitaban ayuda. Cuando se enfrentó al estrés y al sufrimiento, Jesús encontró maneras de estar en paz.

En general, la sensación que tengo al sumergirme profundamente en la vida emocional de Jesús es que Jesús parecía tener emociones que todos nosotros podemos apreciar y con las que podemos conectarnos. No encaja con la imagen de serenidad que creo que la mayoría de la gente tiene de los grandes líderes religiosos. La impresión que tengo es de alguien que es todo lo contrario a superficial. En pocas palabras, Jesús parecía poseer una vida emocional muy profunda y apasionada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies