Seleccionar página

La vergüenza es una emoción autoconsciente que puede ser un motivador positivo para seguir las normas sociales. Sin embargo, con demasiada frecuencia, la vergüenza internalizada puede ser intensamente debilitante emocionalmente. Implica degradar, humillar, insultar, avergonzar e incluso deshumanizar a otra persona o grupo. En consecuencia, la vergüenza puede verse como un acto agresivo que viola el espíritu humano, lo que lleva a sentimientos de ser defectuoso, inadecuado o dañado.

Fuente: Nicoletalonescu/123RF

La vergüenza puede expresarse a través de palabras, expresiones faciales, tono u otros comportamientos y transmitirse cara a cara, a través de otros o, como se ha vuelto cada vez más frecuente, a través de la exposición pública en Internet. La vergüenza puede abordar cualquier aspecto de una persona, como el peso, la altura, el idioma, la religión, el origen étnico o cualquier aspecto emocional, intelectual o físico.

Vergüenza por parte de los padres

A través de mensajes directos e indirectos, los padres influyen en las percepciones que el niño tiene de sí mismo. En consecuencia, pueden contribuir a la vergüenza de un niño, con y sin intención. Algunos pueden hacer declaraciones directas que sofocan la aspiración de superación personal del niño y socavan su autoestima. “Nunca serás tan bueno como yo con la guitarra”, “Solo eres lento para leer”, “No deberías sentirte así” y “Tu hermana estaba mucho más avanzada en lectura cuando tenía tu edad. ”, son solo algunos ejemplos de tal vergüenza. Además, los niños pueden sentirse avergonzados al escuchar a los padres compartir con otros una conversación privada que tuvieron con ellos.

Si bien los padres pueden usar la vergüenza para enseñarle a un niño cómo comportarse, refleja una forma de castigo que solo fomenta un resentimiento a largo plazo. Tal vergüenza puede experimentarse como una traición, lo que puede impactar poderosamente la confianza de un niño en sus padres, así como en otras relaciones.

El abuso físico, sexual o emocional puede contribuir poderosamente a la vergüenza. Sin embargo, el descuido puede ser igual de vergonzoso, ya que puede comunicar un mensaje no solo de rechazo sino de no ser digno de atención.

La vergüenza del abandono se refleja poderosamente en una anécdota compartida por uno de mis clientes, una persona que tenía 10 hermanos. En una ocasión le preguntó a su padre: “Papá, ¿podríamos hacer algo juntos tú y yo?”. Desafortunadamente, su padre respondió en un tono fuerte y duro diciendo: “¡Eso es tan egoísta! ¡Quieres dejar a tus hermanos y hermanas en casa mientras nos vamos solos! Su padre, también de una familia numerosa, puede haber experimentado una vergüenza similar por querer sentirse especial.

Vergüenza por parte de los maestros

Los maestros pueden influir significativamente en la experiencia de vergüenza de un niño o pueden ser compasivos. Después de haber sido maestra de escuela primaria durante seis años en el sur del Bronx, había observado cómo algunos, con y sin intención, avergonzaban a sus alumnos, llamándolos «estúpidos» o «ignorantes» o sugiriendo que nunca llegarían a nada. Además, tales respuestas se convierten en un modelo para la vergüenza, especialmente cuando se expresan frente a los compañeros de un niño.

Avergonzado por otras figuras con autoridad

Claramente, todas las figuras de autoridad tienen el potencial de avergonzar. Estos pueden incluir líderes religiosos, políticos, policías, vecinos, familia extensa o cualquier otra persona con la que el niño interactúe. Y, si bien la vergüenza puede usarse para imponer las costumbres de la cultura de uno, también puede estar en el centro del racismo, la misoginia, la homofobia, la discriminación por edad y otras fuerzas que buscan disminuir a un grupo de personas en su conjunto.

Acoso

Si bien el bullying es una expresión de ejercer poder sobre otro, casi siempre implica avergonzarlo como un acto de agresión. Y mientras degrada, subyuga y menosprecia a los demás, el acosador puede distraerse momentáneamente de su propio sentimiento de vergüenza subyacente e inquietante.

Impacto

La medida en que la vergüenza causa daño depende de la personalidad básica, las experiencias pasadas y las habilidades actuales de afrontamiento de un individuo. Una vergüenza más intensa produce una profunda sensación de aislamiento debido a sentirse defectuoso o incluso desagradable. También puede fomentar la hipervigilancia en un esfuerzo por evitar la exposición de los defectos percibidos o la vulnerabilidad de uno a una mayor vergüenza. Como tal, también puede estar en el centro de un intenso perfeccionismo.

La vergüenza se ha asociado con la ansiedad, la depresión, el suicidio, la ira y la agresión (Tangney, Stuewig y Mashek, 2007). También puede fomentar una autocrítica intensa y el juicio de los demás y se ha asociado con respuestas de mala adaptación a la ira, incluidas las intenciones malévolas; agresión directa, indirecta y desplazada; hostilidad autodirigida; y consecuencias negativas a largo plazo (Tangney, Wagner, Hill-Barrow, et. al., 1996). Además, varios estudios indican que las personas que se sienten avergonzadas son más propensas a culpar a los demás (Nathanson, 2008).

Vergüenza Lecturas esenciales

No debería sorprender que al vivir en una cultura con un aumento de la ira (consulte mi publicación, «5 contribuciones principales a nuestra cultura de la ira», noviembre de 2022), también hemos sido testigos de una mayor vergüenza, ya sea asociada con el uso o no de máscaras durante una pandemia, vacunarse o no vacunarse, e incluso favorecer una determinada política política. Una revisión de casi cualquier publicación o video de YouTube mostrará una amplia gama de comentarios destinados a provocar vergüenza.

La autocompasión es el antídoto contra la vergüenza

Es importante cultivar la conciencia entre todas las personas, especialmente aquellas que tienen autoridad, de que la autocompasión y la compasión por los demás son los antídotos contra la vergüenza. Esto es especialmente importante para aquellos que juegan un papel importante en el desarrollo de uno. Tal compasión promueve el bienestar general y nos ayuda a prosperar y prosperar.

La psicóloga social y autora de Self-Compassion, Kristin Neff, afirma que tal compasión implica atención plena, un sentido de humanidad y bondad amorosa. La atención plena nos ayuda a reconocer sentimientos y pensamientos y a cultivar gradualmente la capacidad de sentarnos con ellos, pero sin dejarnos abrumar por ellos. Reconocer y reconocer nuestra humanidad nos permite aceptar nuestros defectos, debilidades y errores. Al hacerlo, nos sentimos más conectados con los demás, en lugar de aislados de ellos. La bondad amorosa implica un sentido de ternura, preocupación y amor por nosotros mismos, especialmente cuando sufrimos.

La investigación ha demostrado el efecto muy positivo que la autocompasión puede tener para reducir la vergüenza. Se ha asociado a una menor tendencia a la vergüenza, ya que se relaciona con la depresión y la vergüenza corporal (Sick, Pita, Nesbitt, et. al., 2020), con una disminución de la vergüenza asociada a la ansiedad (Callow, Moffit, & Neumann, 2021 ) y ayudar a los padres a reducir la vergüenza al responder a los desafíos de los padres (Sirois, Bogels y Emerson, 2018). Además, se ha descubierto que la autocompasión es un mediador en la creación de un afecto seguro cuando se trabaja con recuerdos de la primera infancia (Steindl, Matos y Creed, 2021).

La vergüenza puede ser contagiosa, lo que lleva a quienes se sienten avergonzados a avergonzar a los demás. Del mismo modo, cultivar la autocompasión y la compasión por los demás crea un efecto dominó que lleva a otros a practicar la autocompasión y la compasión. En consecuencia, ayudamos a reducir la vergüenza denunciándola cuando ocurre, brindando educación sobre la vergüenza y apoyando programas que ayudan a los participantes a cultivar la autocompasión.

Chris Germer, cofundador del Center for Mindful Self-Compassion, enfatiza que detrás de la vergüenza está nuestra poderosa necesidad de sentirnos amados (Germer, 2021). Como tal, superar la atracción de la vergüenza exige desarrollar el recurso de la autocompasión consciente. De esta manera, comenzamos a experimentarlo de una manera diferente. Además, afirma: «La vergüenza se siente culpable, pero es inocente; la vergüenza se siente aisladora pero es universal; y la vergüenza se siente permanente y que lo abarca todo, pero es transitoria, y es una carga que lleva solo una parte de lo que somos» ( En última instancia, manejar la vergüenza requiere que cada uno de nosotros cultive la autoconciencia esencial para reconocer que refleja nuestra intensa necesidad de ser amado, incluido y aceptado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies