Seleccionar página

Nos guste o no, todo el mundo tiene que lidiar con el diálogo interno negativo. Podría ser esa voz interior que te dice que no eres lo suficientemente inteligente, que no tienes el éxito suficiente o que deberías «lucir más como fulano de tal». Tratar de negar o huir de la negatividad requiere mucha energía. Incluso podría encontrarse en una guerra mental con estos pensamientos, tratando de racionalizarlos, para hacerlos volver aún más fuertes. Si esto te ha sucedido, aquí tienes otra estrategia: aplica un buen movimiento de jiu-jitsu a la antigua usando tu conciencia. Aplica este simple movimiento y voltea la negatividad en su cabeza.

Esta práctica mental de jiu-jitsu, en una palabra, es gratitud.

Negatividad, ¡tómate un tiempo!

Fuente: Fotografías digitales gratuitas

Antes de empezar a roncar y hacer clic con el mouse pensando: «Oh, sí, eso es lo que solía decir mi abuela y hacerme bostezar», veamos algunas investigaciones que podrían sorprenderte.

Un importante proyecto de investigación sobre la gratitud mostró que una práctica de gratitud tenía los siguientes efectos sobre el bienestar:

  • Mayores niveles de satisfacción con la vida y más optimismo y vitalidad ante la vida.
  • Mejor progreso hacia las metas personales y el logro de metas.
  • Disminución de los niveles de estrés y estado de ánimo deprimido.
  • Mayor estado de alerta, entusiasmo, determinación, atención y energía en los adultos jóvenes.
  • Comportamiento más prosocial, como ayudar y brindar apoyo emocional a los demás.
  • Enfoque reducido en el materialismo como una definición del éxito de uno, así como menos sentimientos de envidia hacia los demás.
  • Mayor “estado de ánimo positivo, mayor sentido de conexión con los demás, evaluaciones más optimistas de la propia vida y mejor duración y calidad del sueño” en adultos con enfermedad neuromuscular.

Esto es solo la punta del iceberg cuando se trata de describir los beneficios de la gratitud. En mi propia práctica como psicoterapeuta, he visto cambios dramáticos en el estado de ánimo y la narración como resultado de una simple intervención de gratitud.

Permítanme compartir la experiencia de un paciente, Jerry (se han cambiado todos los nombres), que tenía antecedentes de depresión familiar que se remontaba a varias generaciones. Su abuelo había asistido a hospitales psiquiátricos durante años y su madre había sido diagnosticada con depresión aguda y tenía problemas de funcionamiento. En palabras del propio Jerry, «tengo un historial genético de depresión y no hay nada que pueda hacer al respecto».

Pero Jerry aún tenía que enfrentarse al magistral poder de la gratitud, que destroza el alma y la vida. Mientras lo exploraba, se produjo un cambio importante en su vida. Comenzó a preguntarle a la gente en el trabajo por qué estaban agradecidos. Se convirtió en una piedra de toque que transformó su comprensión y percepción de los eventos, una forma muy diferente de pensar y estar en el mundo.

Con el tiempo, la narrativa interior de Jerry ha cambiado. Todavía recuerdo el día en que me dijo: “Tengo momentos de depresión, pero sé cómo lidiar con ellos de manera efectiva usando la gratitud y otras habilidades. Es una historia mucho más enriquecedora, ¿no? Y eso fue posible en parte gracias a la gratitud.

La gratitud es una práctica de atención intencional y selectiva.

La gratitud nos entrena para usar la atención de una manera muy específica. Por ejemplo, puedes concentrarte en lo que está mal o que falta en tu vida y compararte constantemente con los demás. O puede volver su atención para notar las cosas buenas, decentes y hermosas que lo rodean en este momento.

¿Porque es esto importante?

Al darse cuenta de aquello por lo que podría estar agradecido, cultiva una actitud diferente hacia su situación. Esto, a su vez, no solo cambia su forma de pensar y comportarse en este momento, sino que también ayuda a desarrollar un hábito de apoyo y afirmación de vida para el futuro.

La gratitud fomenta la participación aquí y ahora.

La gratitud es una forma proactiva de participar en el aquí y ahora. Pasamos mucho tiempo como espectadores de la vida, viendo cosas en nuestra computadora, viendo deportes y entretenimiento en la televisión, etc. La gratitud nos catapulta al momento presente porque fomenta la participación. Por ejemplo, para sentir gratitud, debes estar presente. Se le anima a actuar de acuerdo con su gratitud porque, como resultado, se siente más conectado y optimista. La gratitud también ayuda a desarrollar la resiliencia, ya que hace que miremos lo positivo, en lugar de centrarnos en lo que está mal.

Aquí hay algunas prácticas simples para comenzar con gratitud. La próxima vez que note negatividad, use la intervención de gratitud de jujitsu a continuación para revertir la negatividad.

  • Movimiento de gratitud de jujitsu 1: Escriba y nombre una gratitud ahora. Escriba esto, asegurándose de incluir POR QUÉ está agradecido o agradecido. Por ejemplo, podría verse así: «Estoy agradecido por ____ porque _____». Decir por qué estás agradecido profundiza en la historia.
  • Movimiento de gratitud de Jujitsu 2: Mantenga un registro de sus gratitudes diarias. Tome una taza de té y pegue la palabra «gratitud» en ella. Por cada gratitud que encuentres cada día, pon una moneda de diez centavos en esta taza o escribe dos o tres palabras sobre esa gratitud en una pequeña hoja de papel. Al final de la semana, revise cuántas gratitudes ha encontrado y experimentado.
  • Movimiento de gratitud de Jujitsu 3: comparte tu gratitud diaria con otra persona. Es una forma maravillosa de vincularse más profundamente con los demás. No subestime la importancia de esto para la construcción de relaciones, en casa o en el trabajo.

Haga esto durante una semana y no repita la misma gratitud todos los días. Hay que destacar varios tipos de gratitud.

En mi próximo artículo, exploraremos una práctica poderosa de gratitud y veremos cuatro tipos diferentes de gratitud que pueden cambiar su vida y sus relaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies