Seleccionar página

Fuente: Geralt/Pixabay

Imagina que acabas de ser entrevistado para un trabajo muy codiciado. Se siente seguro de que la entrevista salió bien. Usted investigó la empresa y parece financieramente sólida y muy respetada dentro de la comunidad y la industria. Para tu deleite, se extiende una oferta, pero dudas porque algo no te parece bien. Durante su visita de entrevista, algunas personas parecían infelices y la oficina parecía estéril. A pesar de la lucrativa oferta financiera y el potencial profesional, te sientes mareado por hacer un cambio y rechazas la oferta. Enhorabuena, te has convertido en prisionero de una decisión intuitiva.

Si lee libros de liderazgo, los autores a menudo abogan por usar la intuición como una habilidad de liderazgo preciada y efectiva. Jack Welch, ex director ejecutivo de GE y ampliamente reconocido como el principal líder del siglo XX, a menudo adoptaba decisiones viscerales. Según Welch, no se deben ignorar los «sentimientos de oh-oh» en el estómago, y pensar desde el interior es una señal de coraje (Welch, 2005). Algunos líderes como Elon Musk van más allá y rechazan abiertamente la evidencia sólida para perseguir sueños como establecer una colonia humana en Marte (a pesar de que el planeta carece de oxígeno y está a 34 millones de millas de distancia). Los ejemplos típicos del uso de la intuición en nuestra vida diaria incluyen la elección de relaciones, la toma de decisiones comerciales y de inversión, e incluso la determinación de nuestras carreras (Dane y Pratt, 2007). En última instancia, confiar en la intuición a menudo da como resultado resultados inferiores y decisiones lamentables. Por lo tanto, es fundamental saber qué hay detrás de las decisiones intuitivas y en qué circunstancias es mejor pensar desde el interior.

Dos formas en que pensamos

El pensamiento se puede clasificar en uno de dos métodos (Kahneman, 2010). En primer lugar, existe un pensamiento rápido, espontáneo, casi inconsciente, mediante el cual permitimos que la experiencia y la cultura determinen nuestro comportamiento posterior. Por ejemplo, si vemos una cara familiar, no nos preocupamos si es seguro interactuar con esa persona. Tampoco necesitamos pensar mucho en cosas de procedimiento como cepillarse los dientes y, por lo tanto, ignorar las instrucciones en el tubo de pasta de dientes.

Por el contrario, un segundo tipo de pensamiento es deliberado e intencional, como el tipo de pensamiento que necesitamos para hacer el balance de nuestra chequera o averiguar qué caminos tomar hacia un destino desconocido. La principal diferencia entre el primer y el segundo tipo de pensamiento es que el pensamiento deliberado e intencional requiere más tiempo y esfuerzo. Aquí radica el problema. A menudo es más fácil y rápido tomar una decisión intuitiva que usar la lógica y la razón. Por lo tanto, recurrimos a la intuición.

¿Qué es la intuición?

La intuición es cuando descartamos el razonamiento basado en hechos y enfatizamos el papel de las emociones y los sentimientos al tomar decisiones. Cuando somos intuitivos, generalmente estamos emocionados o ansiosos y queremos aplastar rápidamente cualquier incertidumbre que estemos sintiendo. Algunas personas como Welch sugieren que la intuición no es más que el reconocimiento consciente de patrones, que se desarrolla con el tiempo. Otros dicen que la intuición es el proceso inconsciente de recopilar pistas, hacer conexiones y actuar sobre la supuesta evidencia que confirma una corazonada o un juicio (Pétervári et al., 2016). Independientemente de la definición específica de intuición, cuando somos intuitivos, carecemos de evidencia concreta para respaldar nuestras elecciones. Entonces, ¿cuál es el problema de ser intuitivo?

Retirada defectuosa

Los datos confluentes respaldan la afirmación de que las decisiones intuitivas son decisivamente inferiores a las que se toman con lógica y razón. Primero, las decisiones intuitivas generalmente se basan en recuerdos personales que son altamente falibles y están sujetos a sesgos personales. El sesgo de “disponibilidad” secuestra la razón porque estamos más inclinados a confiar en información fácil de recordar que en esos pensamientos que queremos olvidar o reprimir. El sesgo de «confirmación» sugiere que solo consideramos la evidencia y los recuerdos que respaldan nuestro comportamiento previsto mientras descartamos o rechazamos la información que refuta. Colectivamente, el recuerdo fácil y el sesgo conducen a percepciones falsas de que las decisiones intuitivas son las mejores decisiones.

En segundo lugar, somos vulnerables a la «retrospección optimista», un fenómeno que nos hace recordar las cosas mejor de lo que eran a medida que pasa el tiempo (Peetz et al., 2022). Por lo tanto, los recuerdos que parecen satisfactorios y correctos contribuyen a decisiones más intuitivas con el tiempo. En la mente del espectador, la intuición es claramente más eficiente que pasar tiempo analizando una situación solo para llegar a la misma decisión después de la deliberación.

La emoción impulsa la espontaneidad

Cuando nos encontramos con situaciones que están cargadas de emociones, tenemos un fuerte deseo de eliminar rápidamente los desencadenantes ambientales que creemos que están causando los sentimientos no deseados. Agregando a la imagen que la mayoría de las tomas de decisiones que involucran la intuición requieren un juicio rápido que se realiza bajo presión percibida. En otras palabras, cuando nos encontramos en una situación de alto riesgo y nuestro proceso de pensamiento está sobrecargado, podemos pensar que es más fácil utilizar la intuición que criticar una decisión. Aquellos que tienen experiencia también son más propensos a ser intuitivos debido al conocimiento colectivo formado durante muchos años. El problema con la experiencia es que tendemos a sobreestimar la probabilidad de acertar, lo que también se conoce como un sesgo de exceso de confianza (Dane y Pratt, 2007). En el lado negativo, tener demasiada confianza conduce a menos análisis y a una mayor probabilidad de alcanzar resultados no deseados (Blume y Coven, 2009).

Cuándo usar la intuición es más beneficioso

El mejor momento para confiar en la intuición es cuando la situación de resolución de problemas exige una acción rápida y la evaluación basada en datos no es posible. Por lo tanto, no sorprende que en situaciones de presión donde existe una gran incertidumbre, las decisiones intuitivas probablemente sean una solución más viable. Si examinamos profesiones como cirujanos, bomberos o atletas que requieren un juicio rápido para el éxito, se informa una mayor frecuencia de uso efectivo de la intuición (Klein, 2017). Además, aquellos que poseen una gran cantidad de experiencia en la profesión que eligieron están más inclinados a tener éxito en el pensamiento intuitivo porque confiar en patrones de experiencia a largo plazo es una forma de análisis de datos.

Decidir si está bien preparado para tomar decisiones intuitivas debe basarse en parte en su tolerancia a la ambigüedad. Si tiene una tolerancia al riesgo sustancial, entonces tiene una mayor probabilidad de usar la intuición de manera efectiva. Por lo tanto, a pesar de las recomendaciones de los gurús del liderazgo, debe rechazar los enfoques intuitivos si la estructura y la certeza son requisitos previos importantes para la toma de decisiones. Nunca olvide que el liderazgo efectivo también requiere autenticidad y un comportamiento que refleje sus valores y creencias subyacentes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies