Seleccionar página

CCO/Mudassar Iqbal/Pixabay

Una pareja caminaba por las montañas cuando de repente uno de ellos se vuelve hacia el otro y grita: «¡Idiota!» Para su sorpresa, escuchan una voz que repite en la distancia «¡Idiota!» Curioso, gritaron de nuevo, «Estúpido», y la voz repitió, «Estúpido». Volviendo a intentarlo, gritaron: “Eres genial”. Y la voz repetía: “Eres genial”. Al intentarlo por última vez, gritaron: “Te amo”, y la voz repitió: “Te amo”.

La sencilla lección del eco que se escuchó ese día en las montañas es que todo lo que das al mundo te lo devuelve. Los agricultores saben esto desde hace muchos años, como lo indica su famoso dicho: «Todo lo que siembres (plantas), cosecharás (cosechas)».

La palabra «eco» se origina en el mito griego donde Hera, la esposa de Zeus, descubrió que la ninfa Eco le había mentido y así castigó a Eco para que repitiera lo que alguien más le había dicho. Ahora usamos la palabra eco para indicar una repetición de una idea, sentimiento o evento.

Como el eco, nuestra vida es un reflejo de lo que pensamos, decimos y hacemos, reflejado en nuestras propias vidas, en nuestro bienestar y en nuestras relaciones con los demás. Si sembramos odio e intolerancia, veremos más de esto en los demás y recibiremos más odio e intolerancia a cambio. Si ponemos amor y honestidad, veremos más de esto en el mundo y en nuestras propias vidas.

Entonces, si quieres más amor en el mundo, crea más amor en tu corazón. Si quieres que los demás sean mejores vecinos, sé tú mismo un mejor vecino. Si quieres salvar el planeta, empieza por ser más sabio con tus propias elecciones. Si desea un mejor lugar de trabajo, primero haga su parte para crear más respeto por los demás y crear mejores relaciones laborales para todos.

Un buen amigo mío, Matthew, sabiamente me dijo: “Debes tener cuidado con tus palabras. Solo usa palabras que realmente quieras decir. Deben venir de tu corazón”. Tus propias palabras pueden regresar para ayudarte o lastimarte. Este sentimiento fue compartido por Panos, un taxista, quien compartió conmigo sus puntos de vista sobre el estado de las conversaciones de hoy: “Hoy, las conversaciones parecen tan superficiales. Vemos que los labios de los demás se mueven, pero no dicen lo que tienen en el corazón… y hemos reemplazado las conversaciones reales con fragmentos de audio, mensajes de texto y auriculares para que nadie se conecte realmente. También hablamos demasiado sobre cosas que no importan y no lo suficiente sobre cosas que sí importan”. 1 Si desea involucrarse en conversaciones más profundas, comience por abrirse a los demás en un nivel más profundo, lo que indica que está listo para discutir temas importantes más allá de lo superficial.

Respetar a los demás significa que estamos verdaderamente interesados ​​en ellos como personas reales y que no nos interesan simplemente por sus títulos, fama, dinero o posesiones. Respetar a los demás significa que respetamos a las personas por lo que son y no siempre las vemos como un medio para un fin o queremos que hagan cosas por nosotros. Tener respeto por los demás es especialmente importante en el lugar de trabajo actual, donde la comunicación interpersonal tiende a ser no solo más compleja y multifacética, sino también más superficial e impersonal debido a la paradójica influencia de la alta tecnología, pero no necesariamente de alto contacto. A nivel humano, todos quieren saber que su voz es escuchada, que son valorados y no ignorados, y que sus esfuerzos realmente importan. Si quieres que los demás respeten tus ideas, primero debes participar en el eco de respetar las de ellos.

El eco puede devolver positividad o negatividad. Si pides el éxito pero te preparas continuamente para el fracaso, obtendrás la situación para la que te has preparado. Si te enfocas continuamente en lo negativo, podrías traer más negatividad a tu vida. Por ejemplo, si te quejas de que tienes muy pocos amigos, tu queja en realidad puede alejar a los amigos potenciales y lo que regresa a ti en forma de eco es la misma situación de la que te estás quejando.

Así que recuerda la sencilla lección del Eco y cómo se puede aplicar a todos los aspectos de tu vida. La vida te devolverá todo lo que le has dado, de una forma u otra.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies