Seleccionar página

Los atletas de élite buscan la experiencia más reciente y más importante de los expertos en psicología del deporte, como deberían. Pero, ¿qué hay de la sabiduría de los filósofos estoicos de la antigüedad griega y romana?

El entrenador de fútbol de Alabama Crimson Tide, Nick Saban, haciendo su trabajo de entrenador.

Fuente: Carol M. Highsmith/Wikimedia Commons

Esos grandes pensadores de hace dos milenios tienen una inmensa influencia en íconos deportivos exitosos como Bill Belichick y sus New England Patriots, Nick Saban y su equipo de fútbol Crimson Tide de la Universidad de Alabama, y ​​el ex gerente de Major League Baseball Joe Maddon. Eso sin mencionar a otras personas extraordinariamente exitosas fuera del deporte, como Arnold Schwarzenegger y el artista de hip-hop LL Cool.

Según un artículo de Sports Illustrated, The Obstacle is the Way, un libro escrito por Ryan Holiday (2014), y su letanía de otros títulos que introducen a los lectores a la sabiduría de Zeno, Epictetus, Marcus Aurelio y otros filósofos estoicos.

Una muestra estoica

Considere esta perla de sabiduría: «Debemos acorralar no solo las acciones innecesarias, sino también los pensamientos innecesarios, para que los actos innecesarios no los sigan».

Suena como algo que podría haber salido de los labios de íconos de la psicología moderna como Steven Hayes o Russ Harris, pioneros en el desarrollo del Entrenamiento de Aceptación y Compromiso (ACT), un enfoque ampliamente utilizado en el mundo de la psicología del deporte actual.

Pero no fue así.

Fue escrito y practicado por el emperador romano Marco Aurelio 2000 años antes del advenimiento de la psicología deportiva moderna, y es muy similar a las enseñanzas de ACT.

¿Cómo alguien de hace tanto tiempo evocó tal sabiduría contemporánea?

Aurelius, históricamente recordado como el «Rey Filósofo», se entrenó a sí mismo a través de los métodos de autoayuda de su época, las obras escritas de sus predecesores estoicos y contribuyó con sus propios garabatos de sabiduría.

¿Qué es el estoicismo?

Según «The Daily Stoic», otro éxito de ventas escrito por Holiday (2016), el estoicismo fue fundado en el siglo III a. C. en Atenas, Grecia, por Zenón de Citium, y elaborado por un largo linaje de filósofos griegos y romanos, incluido Aurelio. .

Esos grandes pensadores identifican la virtud como la clave para la satisfacción y eficacia en la vida. Virtud, aquí, definida por el autocontrol, el coraje, la justicia y la sabiduría, lo que los estoicos llamaron las cuatro virtudes cardinales. El estoicismo afirma que nuestra percepción de las cosas externas causa la mayoría de las dificultades de la vida, no las cosas externas en sí mismas.

Todo eso refleja el enfoque ACT. Lo mismo ocurre con la enseñanza estoica de que no podemos confiar en nada más allá de lo que el estoico griego Epicteto llamó «elección razonada»: cómo elegimos responder de manera efectiva a los eventos que están más allá de nuestro control. Tal «elección razonada» es fundamental para el desempeño exitoso en los deportes y otras actividades.

El uso eficaz de la «elección razonada» es, quizás, lo que impulsó el éxito sin precedentes de los New England Patriots y el equipo de fútbol Alabama Crimson Tide. Es lo que el psicólogo moderno Russ Harris llama un «punto de elección», esos momentos críticos durante circunstancias desafiantes que exigen una conciencia enfocada con láser, lo que permite una toma de decisiones efectiva. Como un bateador de béisbol que decide hacer swing a un lanzamiento, la respuesta de un mariscal de campo cuando recibe un bombardeo o un cirujano cuando algo sale mal durante una operación.

Tanto el estoicismo como el ACT enfatizan que la emoción y el pensamiento impracticables pueden interferir con la elección razonada y la respuesta efectiva a los eventos externos. Los estoicos identificaron tres disciplinas críticas para evitar que las cosas internas interrumpan el rendimiento óptimo, según Holiday, esas disciplinas son:

1. La “Disciplina de la Voluntad” (Cómo tratamos las cosas que no podemos cambiar y logramos un juicio claro y convincente.

2. La “Disciplina de la Percepción” (cómo vemos y percibimos el mundo que nos rodea).

3. La “disciplina de la acción” (las decisiones y acciones que tomamos y con qué fin).

Estas tres disciplinas tienen un parecido sorprendente con los «Tres Pilares» de lo que ACT denomina «Flexibilidad Psicológica» o, en terminología deportiva, «fortaleza mental» y «resiliencia». Los Tres Pilares son:

1. Estar abierto a la experiencia interna (no dejarse atrapar por pensamientos y emociones impracticables y otras cosas que no controlamos).

2. Estar presente (estar en el momento y consciente).

3. Hacer lo que más importa (hacer aquellas cosas que conducen a la realización y al éxito).

Juegos mentales no académicos

La filosofía antigua, el estoicismo o de otro tipo, se trataba de vivir de manera efectiva, no una búsqueda demasiado intelectualizada como a veces existe en las aulas de hoy. El estoicismo era, y es, una habilidad disciplinada que requiere práctica y entrenamiento diarios, al igual que las habilidades en los deportes y otros esfuerzos de rendimiento.

Lograr Flexibilidad Psicológica, fortaleza mental, o como quiera llamarlo, a través de enfoques contemporáneos como ACT, no es diferente. Se puede hacer un argumento convincente de que el estoicismo es la base filosófica de ACT y otras teorías de la psicología moderna.

Explorando la conexión entre el estoicismo y la psicología del deporte

Comencemos con la cita de Aurelius citada anteriormente, «debemos acorralar no solo las acciones innecesarias, sino también los pensamientos innecesarios, para que los actos innecesarios no los sigan».

El “Rey Filósofo” reconoció que muchos de nuestros pensamientos pueden resultar en un comportamiento que conduce a consecuencias improductivas y negativas. La teoría ACT contemporánea describiría esas acciones como “impracticables” porque nos alejan de lo que valoramos, o lo que los estoicos llaman virtudes.

Usando lo que el estoicismo denomina «elección razonada» y lo que ACT llama un «punto de elección», podemos reconocer esos «pensamientos innecesarios» y no dejar que produzcan los actos innecesarios que pueden resultar de un pensamiento (y emoción) ineficaz. Podemos elegir, en cambio, Comportamientos más viables que conducen a mejores resultados.

Un jugador de hockey, por ejemplo, podría optar por jugar de manera productiva, en lugar de tomar represalias con un puñetazo contraproducente debido a la ira y los pensamientos de etiqueta, en respuesta al golpe de un oponente en la cara.

Acción comprometida, no emoción

Teniendo en mente al jugador de hockey vengativo, considere esta cita del griego estoico Epicteto: “Si no deseas ser un exaltado, no alimentes tu hábito. Intenta como primer paso mantener la calma”.

ACT enseña que cuando las emociones impracticables guían el comportamiento, se fortalecen tanto la influencia de esa emoción como el comportamiento improductivo. Es como alimentar a un cachorro de tigre. Se vuelve más y más grande con la alimentación repetida y eventualmente nos devora.

Si el jugador de hockey hubiera elegido ir tras el disco en lugar de lanzar un puñetazo, podría haber marcado un gol en lugar de pasar cinco minutos en el área de penalti. Cuando un bateador de béisbol experimentado se molesta por una decisión cuestionable del árbitro, en lugar de hacer una rabieta, saldrá de la caja de bateo, respirará profundamente, se reiniciará y volverá a entrar.

La conciencia del “presente” y la “disciplina de acción” permitieron a los jugadores de hockey y béisbol tomar lo que los practicantes de ACT llaman “acción comprometida”, pasos que conducen a resultados productivos: comportamiento valioso. Mantener la calma termina bien. La exaltación no.

Deja que las virtudes y los valores muestren el camino

Aquí hay otra sabiduría de Marco Aurelio: “Los obsesionados con la gloria atribuyen su bienestar a la consideración de los demás, los que aman el placer lo vinculan a los sentimientos, pero el que tiene verdadero entendimiento lo busca solo en sus propias acciones”.

Las personas que prosperan impresionando a los demás o buscando placer, están siguiendo un camino rocoso e impredecible de desdicha potencial porque buscan satisfacción en fuentes inestables. No controlamos directamente las reacciones de los demás, ni nuestros propios sentimientos, por lo que buscar los incontrolables es como perseguir un globo con la boquilla desatada. Vuela por todos lados mientras tratamos de atraparlo. Un esfuerzo frustrante e infructuoso.

Los estoicos y ACT enseñan que las acciones comprometidas basadas en los valores personales, las virtudes, son el mejor camino para una vida exitosa. Acciones valiosas que podemos controlar, lo que lleva a la estabilidad y la calma.

“Controlar lo controlable” como dicen muchos deportistas. Realiza acciones comprometidas, no te enganches en pensamientos y emociones impracticables que nos distraen de lo importante.

Como aconseja Pete “Maverick” Mitchell (Tom Cruise) en la película Top Gun: Maverick, “no pienses, simplemente haz”. Los estoicos y los psicólogos deportivos están de acuerdo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies