Seleccionar página

Fuente: Cayme / Deviant Art

El perdón es una palabra cargada. Se ha lanzado a los círculos de autoayuda durante años, pero se ha hecho poco de lo que la ciencia detrás del perdón puede enseñarnos sobre nuestras propias vidas.

Comencemos con lo que no es el perdón. Gran parte del mundo solidario ha sugerido que el perdón no significa que te conviertas en el mejor amigo de la persona que te ha hecho daño. El perdón no significa que lo que pasó estuvo bien. El perdón no dice que aceptes a la persona que te hizo daño. En cambio, el perdón elige aceptar lo que sucedió como sucedió en lugar de lo que podría o debería haber sucedido. El perdón puede significar dejar ir. El perdón puede significar que amas desde la distancia. El perdón puede significar entrar en tu presente en lugar de anclarte en el pasado.

El perdón es la piedra angular de cualquier relación, romántica o no. Asumimos que la gente ve la vida como nosotros la vemos. Sin embargo, hay tantas percepciones como personas en este mundo. Nuestra falta de comprensión de las percepciones de los demás puede crear brechas basadas en la mala comunicación, la ira, la animosidad y la desconexión emocional. Sin embargo, nuestra relación con el perdón puede ayudar a llenar estos vacíos.

Podemos intelectualizar lo que es el perdón durante el tiempo que queramos, pero es un proceso que lleva tiempo en su mayor parte. Cuando la traición y la mala comunicación inhiben nuestra capacidad de perdonar, es normal experimentar estos sentimientos. La conmoción y la ira a menudo se anteponen al perdón. Primero debemos lidiar con los sentimientos heridos antes de pasar al perdón. Respetemos este proceso, un proceso que puede suceder sin que nos demos cuenta. A veces, simplemente explorando la situación y reconociendo el impacto de la traición, las razones y el contexto detrás de la traición pueden ser los primeros bloques del perdón.

Algunas personas pueden perdonar en poco tiempo, mientras que otras necesitan su tiempo. El acto de perdonar es darnos cuenta de que aferrarse a la ira y el resentimiento ya no tiene el mismo peso sobre nosotros. En lugar de ver algo bueno o malo, comenzamos a ver las cosas con total aceptación, como son, sean lo que sean.

Si bien hay una variedad de definiciones de perdón, la investigación ha sugerido que todas tienen tres componentes comunes:

  • Obtenga una visión más equilibrada del delincuente y el evento.
  • Disminución de los sentimientos negativos hacia el agresor y posible aumento de la compasión.
  • Renunciar al derecho de castigar aún más al infractor o de exigir una restitución.
  • Tanto la investigación como la experiencia han sugerido que una de las barreras que enfrentan las personas con el perdón es la idea de ser vistas como «débiles» y decir que lo que el ofensor ha hecho es excusable. Sin embargo, reevaluemos las definiciones de perdón descritas anteriormente. De muchas maneras, en realidad se necesita más fuerza para perdonar. Mantenerse enojado y amargado a menudo es fácil. Podemos adaptarnos y acostumbrarnos a nuestros sentimientos de ira. Se necesita mucho más trabajo para perdonar. Entonces, sugerir que el perdón es igual a la debilidad es realmente incorrecto, el perdón es poderoso.

    Y la verdad es que el perdón es más poderoso de lo que piensas. Como ocurre con todo en la vida, sus elecciones tienen costos. Mantenerse enojado, resentido y vengativo tiene un precio. Todos estos sentimientos pueden tener un impacto negativo en su salud física y emocional, así como en sus relaciones (Seybold et al., 2001; Gordon et al., 2009).

    Psicológicamente, cuando las personas han reportado niveles más altos de perdón, también tienden a reportar mejores hábitos de salud y niveles más bajos de depresión, ansiedad e ira. Incluso en las parejas traicionadas, los niveles más altos de perdón se asociaron con relaciones más satisfechas, una alianza de paternidad más fuerte y las percepciones de los niños sobre el funcionamiento de la paternidad. Fisiológicamente, los niveles más altos de perdón reportados se asociaron con una disminución del recuento de glóbulos blancos y niveles de hematocrito. Los glóbulos blancos son una parte integral de la lucha contra las enfermedades y las infecciones. Juntos, estos resultados subrayan la importancia del perdón, no para la otra persona, sino para usted. No dejes que tu mente y tu cuerpo pasen otro día sintiendo venganza e ira.

    La siguiente pregunta lógica es ¿cómo se inicia el proceso de perdón? La verdad es que ya leíste este artículo primero. A medida que avanza en este proceso, encontrará que el perdón puede implicar establecer límites para usted mismo y simplemente averiguar cuál es ese límite. La mayor parte será revisar el impacto que la traición ha tenido en tu vida. Cuando no perdonas, es fácil enojarse. Sin embargo, cuando nos mantenemos enojados, podemos evitar ir a esos lugares más difíciles que involucran el impacto de la traición. Así como un veterano queda traumatizado en combate, una persona puede ser traumatizada por alguien que le importa. No se puede llegar a un lugar de aceptación sin pasar por estos tiempos difíciles. Esto puede implicar comprender qué factores contribuyeron a la traición y lidiar con lo que significa tener una relación futura. La redacción de cartas suele ser una herramienta poderosa para realizar este trabajo. Mucha gente ni siquiera envía la carta, pero el acto de escribir puede ayudar a aclarar las cosas en su cabeza.

    Lecturas esenciales para el perdón

    La última clave para todo esto es comprender que se trata de un proceso. No todo el mundo siente este estado de despertar en el que siente que puede «perdonar». Puede que tarde mucho tiempo. Y la verdad es que perdonar inmediatamente a alguien no siempre es la mejor idea. No queremos negarnos el derecho y la posibilidad de sentir sentimientos de dolor y traición. Solo podemos trabajar a través de lo que reconocemos primero.

    Quiero dejarles con una cita final de Oprah Winfrey, quien dijo: “El perdón es perder la esperanza de que el pasado pueda ser diferente.

    Quiero que empieces a pensar en el perdón y en cómo puedes convertirlo en parte de tu vida. ¿A quién puedes perdonar? ¿Estás listo para perdonar? A veces, la persona a la que más debes perdonar es a ti mismo.

    El Dr. Rubin Khoddam es un psicólogo clínico que actualmente trabaja en la práctica privada en Los Ángeles, California, así como en West Los Angeles VA como líder de equipo del Programa de Rehabilitación Residencial para personas con problemas relacionados, uso de sustancias y desamparo. El Dr. Khoddam ofrece actualmente terapia individual, de pareja y familiar, así como terapia de grupo. También dirige IMPROVE: Programa de tratamiento por uso de sustancias para pacientes ambulatorios, un programa de reducción de daños y uso de sustancias de baja demanda para personas que desean reducir su uso de sustancias o examinar el impacto de su uso de sustancias en sus vidas. Para obtener más información, visite su sitio web www.DrRubinKhoddam.com y sígalo en Facebook, Instagram y Twitter.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies