Seleccionar página

Estamos experimentando un nivel creciente de odio en nuestra sociedad. El odio alimenta la división cancerosa y la polarización que ahora infecta prácticamente todos los aspectos de nuestra vida. Esta cultura del odio tendrá graves efectos en nuestra salud emocional, psicológica y física, tanto a nivel nacional como individual.

No podemos ser una nación fuerte y saludable si consideramos el odio como un aspecto aceptable de nuestra vida diaria. El odio tiene el poder destructivo de dañar permanentemente la psique emocional y los valores fundamentales de la nación.

La historia nos dice cómo se puede explotar el odio para hacer que toda una nación cometa crímenes atroces contra un grupo racial, religioso, político o ideológico en particular.

Es hora de hacer sonar las campanas de alarma.

El problema es que sabemos muy poco sobre la naturaleza y el funcionamiento del odio y lo que podemos hacer como pueblo. Si bien la ira puede resolverse y se desvanece con el tiempo, el odio en su extremo es un estado duradero e inflexible, un conjunto consumidor de emociones crudas.

Si no se controla el odio, se intensifica de la intolerancia al deseo de aniquilar al otro. El odio nos despoja de nuestra humanidad. El odio elimina la capacidad de mostrar una preocupación empática por la injusticia cometida contra los demás. El odio adormece la culpa y la vergüenza que deberíamos sentir por nuestro comportamiento dañino. Más importante aún, elimina nuestra capacidad de comprender por qué sentimos este odio y cómo eliminarlo abordando los problemas reales que lo desencadenaron.

Golpea el corazón de nuestra humanidad.

Las personas que odian tienden a pensar, sentir y comportarse desde una mentalidad de “grupo” versus una mentalidad de “fuera de grupo”. No dudan en estereotipar a todo un “fuera del grupo” (Steward, TL et al., 2003). Los ‘ins’ utilizan a los ‘outs’ como chivo expiatorio de los problemas sociales, económicos y políticos de la comunidad (Brewer, M., 1999). Los ‘ins’ usan esto como una forma de justificar el tratamiento de los ‘afuera’ de una manera degradante y para excluir a los ‘afuera’ de la vida y la comunidad de los ‘adentro’. En su estudio de ojos azules y ojos marrones, Elliot et al., 2002 demostraron que cuando los sujetos con ojos azules eran severamente discriminatorios y los degradaban y se sentían como grupos externos en la sociedad, era demasiado para algunos que abandonaran el estudio.

La insidiosa presencia subyacente de desprecio y disgusto, una profunda aversión hacia el otro que se considera indigno de respeto o atención, parece jugar un papel importante en la escalada del miedo y la ira en un sentimiento de odio vicioso y aniquilador. El disgusto por el otro nos hace retroceder instintivamente y distanciarnos de él (Taylor, K, 2007). El desprecio es un desdén asociado al hecho de que el otro es menos digno e inferior y, por lo tanto, no tiene derecho a ciertos derechos y oportunidades que están reservados exclusivamente a los «ins» (Sternberg, RJ 2017).

Desafortunadamente, el odio extremo es profundo y no se puede superar fácilmente. Para las personas cuyo odio no se come todo, aquí hay algunos pasos preliminares que podrían ser útiles para reducir el odio en nuestras vidas.

El primer paso es entender que el odio es extremadamente destructivo, sin importar cómo lo corte, reconociendo la seria amenaza que crea el odio para nuestro bienestar personal, comunitario y nacional.

Luego, aprenda a detectar estereotipos, chivos expiatorios y comportamientos deshumanizantes en nosotros mismos, en otros y en algunos líderes, para que podamos comenzar a desafiar estos comportamientos verbales y no verbales dañinos.

El desmantelamiento de la conducta sexual inapropiada de Harvey Weinstein generó indignación colectiva en la sociedad y estableció un conjunto de normas completamente nuevo. Existe la misma oportunidad para que hagamos esto con el odio y los traficantes de odio.

Entonces, cuando se encuentre culpando a todo un grupo, desafíe esa percepción haciendo un análisis completo de su comportamiento. ¿Cuál es la evidencia de que los «outs» son responsables de una situación particular o de las acciones de unos pocos?

Si bien la reducción del comportamiento dañino es un buen comienzo, la reducción por sí sola no evita que vuelva a producirse dicho comportamiento. El cambio en nuestro comportamiento como sociedad solo puede ser sostenible si desafiamos las creencias y suposiciones subyacentes que mantienen este comportamiento tóxico.

Haga una lista de pruebas a favor y en contra de sus propias creencias y suposiciones. Con base en la conclusión del análisis, reemplace sus creencias y suposiciones inapropiadas por otras más realistas y adaptables.

Para ir más allá, pregúntese ¿cuáles son los orígenes de tales creencias? ¿Trata de recordar la primera vez en su vida en la que sintió odio hacia alguien importante? No tomará mucho tiempo comprender cómo estos sentimientos no tratados se proyectan en el grupo externo.

Ahora que sabe que sus creencias y suposiciones acerca de las «salidas» pueden estar sesgadas, tome medidas concretas para reeducarlo leyendo y viendo información basada en objetivos. Evalúe los problemas desde una perspectiva bilateral: no escuche solo lo que le gustaría escuchar de CNN o Fox News.

Si desea que otros escuchen y comprendan sus quejas legítimas, también debe comprender las suyas. Comuníquese con los miembros del otro lado, escuche con sinceridad y trate de apreciar su punto de vista poniéndose en sus zapatos. La capacidad de hacer esto le permitirá cambiar sus creencias cuando esté mal informado o equivocado.

Cada uno de nosotros debe iniciar un cambio en su propio comportamiento antes de poder esperar que la sociedad cambie.

En un sistema democrático como el nuestro, tener creencias y puntos de vista opuestos no es el problema real. El problema es la intolerancia y el sentimiento de indignación entre los “excluidos”, irrespetuosos de sus derechos, que están amparados constitucionalmente, al igual que sus propios derechos. Nuestro sistema proporciona las urnas, el poder judicial y el legislativo, de los cuales se benefician relativamente pocas naciones en el mundo, como el último lugar para resolver nuestras preocupaciones y disputas.

Por lo tanto, nos corresponde a nosotros tomar la resolución de recuperar nuestra humanidad y no quedar atrapados en el torbellino de odio que se está extendiendo en nuestro país.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies