Seleccionar página

¿Qué me impide ser una mejor persona y pareja?

Para sentirse empoderado, la respuesta no puede culpar a socios, padres, jefes, gobiernos o cualquier otra cosa que no pueda controlar.

Todos hacemos cosas que nos impiden ser mejores personas y socios. Actuamos para proteger nuestros egos más que nuestros valores. Consideramos nuestros sesgos y prejuicios personales como una verdad revelada. Proyectamos nuestras debilidades y defectos en los demás. Nos comportamos injustamente sin pensar en ello.

También fallamos en hacer cosas que nos harían mejores personas y socios. No somos tan compasivos, amables y solidarios como nos gustaría ser, debido a la falta de energía, la falta de deseo, el miedo a la pérdida y la obsesión por uno mismo.

Todo lo anterior nos impide ser mejores personas y socios. Lograr un crecimiento emocional y relaciones amorosas exitosas requiere reducir estas y otras restricciones.

Elige valores sobre ego

Nacemos con una inclinación a formar valores humanos, una sensación de que el bienestar de los demás (como se percibe a través de sus manifestaciones emocionales) es importante. Los padres conocían un descubrimiento temprano en la psicología del desarrollo infantil desde el principio de los tiempos: la angustia en los cuidadores provoca angustia en los bebés.

No nacemos con ego. Hablando funcionalmente, el ego es cómo preferimos vernos a nosotros mismos y cómo queremos que los demás nos vean. Emerge débilmente en la primera infancia, se expande significativamente, aunque de manera precaria, en la adolescencia y se estabiliza a finales de los años veinte.

Las ofensas al ego son amenazas a cómo nos gusta pensar de nosotros mismos, en términos de estatus, talentos y autoridad. Somos susceptibles a las ofensas al ego porque no siempre somos tan inteligentes, hábiles, atractivos, exitosos, considerados, justos o morales como nos gusta pensar que somos.

Aunque los valores son más centrales para el sentido del yo, las disputas del ego y los desacuerdos de valores pueden ser igualmente intensos. El detector de amenazas cableado incrustado en el sistema nervioso central para mantenernos a salvo de daños se requisa en los tiempos modernos para proteger el ego. Ya no se trata de la mera pérdida del estatus de grupo o de la oportunidad de aparearse, las amenazas del ego pueden parecer forjadas con el peligro.

Las ofensas al ego percibidas desencadenan y agravan las discusiones en las relaciones amorosas. Las parejas que perciben amenazas del ego se sienten con derecho a castigar los desacuerdos, por lo general negando el afecto. En las relaciones amorosas, negar el afecto puede sentirse como rechazo, traición o abuso. La defensa del ego engendra resentimiento, desprecio y eventual desapego.

Una señal segura de que tu angustia se debe a una ofensa al ego es la percepción de que no te respetan y tienes la necesidad de vengarte o castigarte. Al actuar según los valores, desea averiguar por qué alguien lo percibe con menos respeto. ¿Es porque, sin darse cuenta, pareces arrogante, autoritario o insensible? ¿O es dolor o mala regulación emocional por parte de la persona irrespetuosa?

Impulsado por valores, el conflicto siempre es respetuoso; el respeto por la dignidad humana es un valor fundamental. Los desacuerdos pueden ser decepcionantes pero nunca personalmente devaluantes. Cuando no nos sentimos devaluados, no hay motivación para devaluar.

Otra señal de que estás actuando por ego en lugar de valores es defender un comportamiento que viola tus valores. La actitud defensiva minimiza los efectos del comportamiento concentrándose en excusas o explicaciones: “Yo (lastimé tus sentimientos/mentí/engañé) porque estaba (estresado/cansado/discapacitado/me faltaron el respeto en el trabajo/tuve una mala infancia)”.

La defensa del ego garantiza que, bajo las condiciones citadas en la explicación o excusa, la conducta infractora se repetirá.

Cuando nos mueven los valores, renunciamos, sin calificación ni condiciones, a conductas que hieran a los seres queridos. Y afirmamos cómo nos mantendremos fieles a nuestros valores en el futuro: “Lamento el dolor que causé. La próxima vez que me sienta (estresado/cansado/incapacitado/faltado al respeto en el trabajo/impulsado a representar reacciones a mi infancia) me concentraré en tu bienestar y en lo importante que eres para mí”.

Relaciones Lecturas esenciales

Otra señal más de que estamos defendiendo el ego en lugar de actuar según los valores es la necesidad de hacer contraacusaciones: “¿Qué pasa con todas las veces que fuiste injusto y lastimaste mis sentimientos?”

Las contraacusaciones reducen los argumentos al estado del patio de recreo: «Se necesita uno para conocer uno».

Lo mejor que pueden probar las tácticas de juego es que ambos están peor de lo que pensaban.

Impulsados ​​por valores, los argumentos son sinceros, no manipuladores ni calculados para «ganar»: «Quiero ser justo, pero sé que tengo puntos ciegos. Por favor, ayúdame a entender cómo ser más justo».

La señal más reveladora de que te mueve el ego es juzgarte a ti mismo ya los demás según estándares jerárquicos: eres mejor que (o no tan bueno como) los demás. Esta actitud generalmente oculta se manifiesta en los desacuerdos; te sientes intelectual y moralmente superior (o inferior) a quienes no están de acuerdo contigo.

Los valores tienen que ver con la igualdad humana: eres igual a todos, superior a ninguno.

La Parte II de esta publicación mostrará cómo reducir los sesgos cognitivos, aumentar la toma de perspectiva y superar la proyección y las restricciones de la inacción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies