Seleccionar página

Las muertes de celebridades pueden sacudirnos hasta la médula. Nuestros padres y abuelos recuerdan exactamente dónde estaban el 22 de noviembre de 1963, cuando el presentador de televisión Walter Cronkite dio la demoledora noticia de que el presidente John F. Kennedy había sido asesinado. Las muertes de celebridades, especialmente aquellas que mueren jóvenes, pueden conmocionarnos y entristecernos. Pero estas tragedias también crean conciencia sobre enfermedades como la depresión del actor Robin Williams, el trastorno por uso de sustancias de la vocalista Whitney Houston, el cáncer de hígado del músico David Bowie y el VIH/SIDA de la estrella de rock Freddie Mercury.

La muerte prematura de la actriz Anne Heche, de 53 años, luego de un terrible accidente automovilístico en Los Ángeles, es un recordatorio discordante de que conducir bajo la influencia de las drogas o el alcohol mata a miles de estadounidenses cada año. Heche sufrió una lesión cerebral grave por el accidente y entró en coma. La mantuvieron con soporte vital mientras los expertos médicos determinaban si alguno de sus órganos podía ser donado. Según la familia de Heche, ella estaba muy convencida de la donación de órganos y de ayudar a salvar otra vida humana. Pero, ¿y si Heche no les hubiera dicho a sus familiares sobre su compromiso con la donación de órganos? ¿Y cómo deciden los miembros de la familia si interrumpir o continuar con el soporte vital para su ser querido?

Las decisiones de vida o muerte como estas pueden ser desgarradoras y aumentar la angustia de los familiares que saben que la muerte de su ser querido es inminente. Pero hay varios pasos que todos podemos tomar ahora, especialmente cuando somos relativamente jóvenes y sanos, para guiar a los miembros de nuestra familia a través de las difíciles decisiones que algún día se requerirán. Al indicar y comunicar claramente los tratamientos médicos que podríamos desear (o no desear) al final de la vida, podemos evitar que nuestros seres queridos tomen esas importantes decisiones por su cuenta.

He escrito sobre la toma de decisiones al final de la vida durante casi dos décadas y sé lo difícil que puede ser para las familias abordar estos temas difíciles. A pocas personas les gusta pensar o hablar sobre la muerte. A algunos les preocupa que sea “mala suerte” hablar de una muerte futura. Otros piensan que es inútil pensar en la muerte ahora; después de todo, ¿cómo podemos hacer planes para algo que está a muchos años de distancia? Estas vacilaciones son comprensibles. Sin embargo, al pensar y discutir estos temas sombríos «desde el principio y con frecuencia», podemos ayudarnos a nosotros mismos a morir en nuestros propios términos. También podemos ayudar a prevenir disputas familiares sobre el mejor curso de atención y podemos proteger a nuestros seres queridos de la culpa que puede acompañar las decisiones sobre la interrupción del soporte vital.

Aquí hay tres pasos para hacer ahora, para ayudar a prepararse para la muerte sin importar cuán lejos esté. También es aconsejable alentar a familiares y amigos a hacer lo mismo para que usted se sienta informado acerca de sus preferencias, en caso de que lo llamen para que tome sus decisiones.

Haga una planificación anticipada de la atención.

La planificación anticipada de la atención, que generalmente implica un testamento en vida y un poder para la atención médica o un poder notarial duradero para la atención médica (DPAHC), permite a las personas dictar qué tratamientos médicos desean o no desean al final de la vida.

Un testamento en vida articula formalmente las preferencias de atención, como si utilizar medidas de comodidad como hospicio y cuidados paliativos, o medidas más invasivas como sondas de alimentación y ventiladores. Documentar estas preferencias cuando aún puede tomar esas decisiones por su cuenta ayuda a garantizar que morirá en sus propios términos, una piedra angular de la «buena muerte».

Designar a un apoderado para la atención médica cuando aún es relativamente joven y saludable le permite designar a un familiar, amigo o médico en particular para que tome decisiones por usted, en caso de que no pueda comunicarse. También aclara las responsabilidades de los seres queridos y puede evitar discusiones que podrían surgir en el lecho de muerte. Tener estas conversaciones temprano también previene elecciones de pánico en el caso de un accidente (como el de Heche) o si su salud empeora repentina y dramáticamente. Es importante revisar el testamento en vida y la cita con DPAHC en respuesta a los cambios en la vida. Por ejemplo, después del divorcio, las personas tienden a reemplazar a su cónyuge con un hijo adulto como DPAHC.

Discuta sus valores y preferencias con sus seres queridos y proveedores de atención.

A pesar de todos los beneficios de la planificación anticipada de la atención, algunas personas enfrentan obstáculos para estos preparativos formales, como la alfabetización o la falta de acceso a un abogado que pueda guiar el proceso. En casos excepcionales, estos documentos no pueden localizarse en el momento en que se requiere una decisión.

Por estas razones, es importante simplemente hablar con la familia acerca de sus valores al final de la vida. En general, ¿quiere mantener su vida a toda costa, incluso si está conectado a sondas de alimentación? ¿O prioriza la comodidad y la calidad de vida por encima de simplemente mantenerse con vida? Discutir estos valores generales puede ser muy útil para los miembros de la familia que pueden tener la tarea de tomar sus decisiones al final de la vida.

Hay muchos recursos disponibles para guiar estas conversaciones. Organizaciones como The Conversation Project han creado guías para generar debates sobre el final de la vida. Los documentos de planificación de cuidados anticipados que van desde los testamentos en vida hasta el programa «Five Wishes», que ayuda a aclarar los valores de las personas sobre cómo les gustaría pasar sus últimos días, pueden ser un buen punto de partida. Por supuesto, estas conversaciones deben revisarse con regularidad, ya que las preferencias de las personas pueden cambiar con el tiempo.

Considere convertirse en donante de órganos.

Dar el “regalo de la vida” es una de las cosas más desinteresadas que una persona puede hacer. La donación de órganos es el proceso de dar un órgano o tejido sano a una persona que lo necesita, mediante un procedimiento quirúrgico de trasplante. Las donaciones pueden ser realizadas tanto por personas vivas como después de su muerte. Este proceso requiere el consentimiento del donante en vida o después de la muerte junto con el consentimiento de los familiares.

Casi todas las principales denominaciones religiosas de los EE. UU. apoyan y fomentan la donación de órganos. Es fácil convertirse en donante a través del registro estatal o del departamento de vehículos motorizados. Los miembros de la familia a menudo dicen que saber que los órganos de su ser querido están ayudando a otros les da algo de consuelo y les da un sentido de significado mientras lidian con su pérdida.

La muerte es una de las pocas certezas de la vida, pero prepararse para lo inevitable puede ayudar a minimizar el sufrimiento del paciente moribundo al final de la vida y puede ayudar a disminuir el dolor de los seres queridos que quedan atrás.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies