Seleccionar página

Fuente: Víctor Freitas/Unsplash

Los académicos han buscado durante mucho tiempo responder qué nos da sentido a la vida.

Las visiones recientes de una vida significativa se centran en tres aspectos clave: un sentido de coherencia (sentir que la vida encaja de una manera comprensible), propósito (sentir que las metas valiosas impulsan la vida) e importancia (sentir que uno importa y agrega valor a la vida). mundo).

En conjunto, estos aspectos clave del significado de la vida sugieren que queremos que nuestras vidas tengan sentido y sentir que nuestras experiencias están conectadas significativamente con otras experiencias en el pasado, con metas para el futuro y con otras personas.

Pero Jinhyung Kim y sus colegas han postulado que hay otro aspecto fundamental de la vida que da sentido: apreciar las propias experiencias.

De acuerdo con su investigación, apreciar las propias experiencias y la belleza de la vida, ya sea disfrutando del resplandor de un cálido sol de verano, sintiendo la música mientras llena una sala de conciertos o riéndose de todo corazón de la broma de un niño pequeño, ancla a las personas. en el valor del momento presente y da a las personas un sentido de significado en la vida.

En siete estudios, Kim y sus colegas encontraron que apreciar las experiencias de uno predice un mayor significado en la vida, incluso cuando se tiene en cuenta un sentido de coherencia, propósito e importancia. Descubrieron que esto era cierto al observar la apreciación mientras se enfrentaba a la pandemia de COVID-19, rastrear a las personas en su vida diaria y pedirles que recordaran eventos significativos del pasado reciente.

En múltiples estudios, se indujo a las personas a sentir una mayor apreciación experiencial a través de videos inspiradores o recordando experiencias que apreciaban. En estos estudios, las personas que informaron una mayor apreciación de las experiencias sintieron posteriormente un mayor significado en la vida.

¿Cómo captaron los autores la apreciación de las propias experiencias? Una forma era pedirles a las personas que calificaran su acuerdo con afirmaciones como: «Tengo un gran aprecio por la belleza de la vida», «Aprecio las pequeñas cosas de la vida», «Me intereso mucho en mis actividades diarias» y “Tiendo a encontrarme profundamente involucrado en conversaciones con otras personas”.

Sentir que nuestras vidas tienen sentido es profundamente satisfactorio, pero es posible que nos cueste sentir siempre que nuestras vidas tienen un propósito o que realmente importamos, especialmente cuando fuerzas fuera de nuestro control están moldeando nuestras vidas.

Lo que me llamó la atención de esta investigación fue que los hallazgos sugieren que podemos tener más control sobre hacer que nuestras vidas tengan sentido de lo que creemos. Es posible que no podamos hacer cambios importantes en la forma en que pasamos nuestro tiempo, pero podemos elegir sumergirnos en nuestras experiencias. Podemos elegir involucrarnos completamente con las personas cuando hablamos con ellos y disfrutamos de conectarnos con otros. Podemos optar por levantar la cabeza desde nuestros teléfonos inteligentes y tomarnos un momento para apreciar el mundo que nos rodea. Podemos respirar y sentirnos agradecidos simplemente por estar vivos.

Y cada uno de estos momentos, momentos sobre los que tenemos control y podemos elegir vivir cada día, pueden acercarnos a sentir que nuestras vidas tienen sentido. Los autores sugieren que el significado de la vida se puede sentir “simplemente apreciando la belleza intrínseca del momento”. Creo que todos deberíamos intentarlo y ver si estamos de acuerdo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies