Seleccionar página

Publicado en Aggression and Violent Behavior, un estudio reciente de Milner et al., del Centro para el Estudio de la Violencia Familiar y la Agresión Sexual en la Universidad del Norte de Illinois, revisa los factores potenciales de protección y riesgo para el abuso físico infantil. (Nota: El abuso físico incluye agresión física, golpes, sacudidas, asfixia, patadas y nalgadas, especialmente si son duras o excesivas).

Investigando los factores de riesgo y los factores protectores del maltrato infantil

De los estudios identificados a través de una búsqueda en bases de datos y otros recursos, 58 se incluyeron en el metanálisis, incluidas 300 estimaciones del tamaño del efecto.

La muestra total incluyó a 3576 individuos (tamaños que van desde 14 a 294), de los cuales poco más de la mitad son minorías. El tamaño medio de la muestra fue de 26 años. La edad media fue de 30 años. Los hallazgos de esta revisión y metanálisis revelaron factores de riesgo pequeños y medianos a nivel del cuidador y a nivel de la relación, como se describe a continuación. Consulte la Tabla 1.

Fuente: Arash Emamzadeh (adaptado de Milner et al., 2022, Tabla 3)

Factores de riesgo para el abuso infantil

Estimaciones del tamaño del efecto del dominio del factor de riesgo de abuso infantil (medio): Doce factores de riesgo a nivel del cuidador: estrés de crianza, hostilidad, baja empatía, baja autoestima, impulsividad, soledad, angustia, ansiedad, depresión, falta de habilidades cognitivas, conocimiento limitado del desarrollo infantil y hacer atribuciones negativas (asumiendo que la mayoría de las acciones están motivadas por intenciones negativas). Tres factores de riesgo a nivel de relación: interacciones negativas entre el niño y el cuidador, baja cohesión familiar y número limitado de conductas positivas de crianza.

Estimaciones del tamaño del efecto del dominio del factor de riesgo de abuso infantil (pequeño): Ocho factores de riesgo a nivel del cuidador: problemas infantiles percibidos, enfermedad mental, habilidades limitadas para resolver problemas, falta de apoyo infantil, estrés, aislamiento, antecedentes de maltrato infantil (en la familia), y actitudes disciplinarias y fuertes creencias de castigo. Dos factores de riesgo a nivel de relación: conflicto familiar y fuerte necesidad de control.

Resumen

Entonces, al observar los factores de riesgo medio, parece que los abusadores físicos se diferencian de los no abusadores en varios aspectos importantes.

Específicamente, los abusadores generalmente tienen más probabilidades de experimentar baja autoestima, estrés de crianza, angustia, ansiedad, depresión, hostilidad, limitaciones cognitivas y problemas de control de impulsos. Además, tienden a tener una empatía limitada, se sienten solos y aislados, hacen atribuciones negativas, tienen un conocimiento inadecuado del desarrollo infantil, se involucran en comportamientos de crianza menos positivos, tienen interacciones más negativas con sus hijos y reportan una cohesión familiar más baja.

La validez predictiva de los factores de riesgo anteriores parece ser acumulativa. Esto significa que la mayoría de las personas con solo un par de estos factores de riesgo (p. ej., antecedentes de abuso, enfermedad mental) no terminan dañando a sus hijos.

Posibles factores protectores del maltrato infantil

En la Tabla 2 se incluye una lista potencial de factores de protección, aquellos que disminuyen la probabilidad de maltrato infantil, examinados en investigaciones anteriores. Estos factores no son específicos del abuso físico infantil, sino del maltrato infantil en general.

Arash Emamzadeh (adaptado de Milner et al., 2022, Tabla 6)

Fuente: Arash Emamzadeh (adaptado de Milner et al., 2022, Tabla 6)

Como puede verse, muchos de estos son el reverso de los factores de riesgo que exploramos anteriormente. Por ejemplo, el apoyo social es un factor protector, mientras que el aislamiento social y la falta de apoyo social son factores de riesgo. De manera similar, el conocimiento del desarrollo infantil puede proteger contra el maltrato, mientras que la falta de conocimiento aumenta la probabilidad de maltrato infantil.

Nota: Los factores de protección no son necesariamente una cura o un tratamiento, al igual que los factores de riesgo no son necesariamente causas sino indicadores del abuso infantil. Esto se debe a que los datos disponibles no nos permiten sacar conclusiones causales.

Habiendo dicho eso, el conocimiento de los correlatos del abuso infantil es muy útil para guiar futuras investigaciones sobre posibles causas e intervenciones efectivas para el abuso infantil. Además, el conocimiento de estos correlatos puede ayudarnos a proteger a los niños cuyos padres tienen un alto riesgo acumulativo de maltratar y abusar de sus hijos. Esto es importante porque el abuso infantil puede provocar depresión, trauma psicológico, autolesiones, lesiones físicas e incluso la muerte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies