Seleccionar página

Fuente: iStock: Andrii Atanov

¿Cuidar a los demás te hace sentir exhausto y agotado? Si bien una búsqueda rápida en Google de sus síntomas, o incluso una visita a un médico, puede dar como resultado que se culpe a la fatiga por compasión como el culpable, los científicos sugieren que este diagnóstico erróneo a menudo nos impide encontrar los antídotos inesperados que probablemente nos ayuden.

«Existe abundante evidencia que sugiere que debido a que la compasión implica tomar medidas para aliviar el dolor o el sufrimiento de alguien en lugar de simplemente presenciar con empatía el sufrimiento, se activan los centros de recompensa de nuestro cerebro asociados con la emoción positiva, el afecto positivo y los sentimientos de afiliación», explicó el profesor Stephen. Trzeciak, catedrático de medicina de la Cooper Medical School de la Universidad de Rowan, cuando lo entrevistamos recientemente. “Mientras que la empatía duele, la compasión en realidad cura, tanto para el que da como para el que recibe”.

Entonces, ¿por qué podemos sentir que cuidar a los demás nos deja exhaustos y quemados?

“Cuando experimentamos agotamiento, nuestro instinto puede ser retirar o desviar la atención de donde sentimos que está la fuente de nuestro agotamiento”, dijo Trzeciak. “Sin embargo, la investigación sugiere que en realidad debemos hacer lo contrario y apoyarnos en la conexión y la relación. Esto se debe a que cuando las personas experimentan niveles similares de estrés, aquellos que tienen poca compasión son los más predispuestos al agotamiento. Esto apunta a que la compasión es un factor protector del agotamiento para nosotros”.

Desafortunadamente, la evidencia también sugiere que estamos en medio de una crisis de compasión.

Trzeciak sugiere que una creencia que impide que muchos de nosotros seamos más compasivos es que lleva demasiado tiempo. Por ejemplo, el 56 por ciento de los médicos creen que no tienen tiempo para tratar a los pacientes con compasión. Sin embargo, cinco estudios diferentes han encontrado que se necesita menos de un minuto para establecer una conexión compasiva, y los beneficios neurológicos hacen que las personas se sientan menos presionadas y con más «tiempo de abundancia».

En lugar de contener nuestra compasión por miedo a la energía, el esfuerzo y el tiempo que requiere cuidar a los demás, Trzeciak recomienda:

  • Hacer preguntas con cuidado: cuando notamos que algo anda mal, pregúntele a la persona qué es lo que más le preocupa y déjele espacio para que responda de manera significativa. No tenemos que ser un arreglador; el simple hecho de estar presentes el uno para el otro es útil en sí mismo y puede tener un impacto significativo.
  • Dar tiempo para obtener tiempo: en lugar de pasar el día con una eficiencia abrupta y dejar que las personas sepan exactamente lo ocupado que está, busque oportunidades para hacer conexiones significativas.
  • Fomentar una mentalidad de crecimiento: comprenda que su empatía y compasión son maleables y pueden crecer y mejorar con la práctica. Salir y poner la compasión en acción lo ayudará a mejorar en hacer conexiones genuinas, auténticas y significativas.

¿Cómo puedes compartir un poco más de compasión de maneras que sean buenas para ti y para los demás?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies