Seleccionar página

Fuente: BearFotos/Shutterstock

Una de las claves de nuestro bienestar es la capacidad de conectarnos y comunicar nuestros deseos y necesidades a los demás. Para alguien diagnosticado con esquizofrenia, la comunicación con la familia puede convertirse en un problema importante para todos los involucrados. A menudo puede parecer que todos hablan un idioma diferente sin que nadie entienda al otro.

Alguien que tiene esquizofrenia puede experimentar dificultades tanto en el habla expresiva como en la receptiva. Es posible que no entiendas lo que están diciendo y que tengan problemas para entender lo que has dicho. Incluso la comunicación no verbal puede resultarles confusa. El pensamiento desordenado es un sello distintivo de la psicosis. Por lo tanto, se sigue que el habla también será desordenada. Los trastornos del habla se refieren a una serie de anomalías del habla que puede encontrar al hablar con alguien con esquizofrenia. A continuación se muestra una lista de algunos de los diferentes tipos:[1]

  • Alogia se refiere a tener dificultad con el habla espontánea. El habla puede estar limitada a solo una o dos palabras. El bloqueo de pensamientos es otro componente de la alogia en el que la persona deja de hablar en medio de la conversación porque pierde el hilo de sus pensamientos. La ansiedad y el estrés solo empeoran la alogia.
  • Las asociaciones sueltas son cuando el habla parece aleatoria y no sigue un orden lógico. Puede ser tangencial y fuera de tema.
  • Los neologismos consisten en palabras nuevas inventadas.
  • Echolalia es repetir las palabras que les fueron dichas.
  • La glosomanía ocurre cuando el hablante elige palabras en función de su sonido o rima.
  • La esquizofasia o «ensalada de palabras» se refiere al uso de palabras no relacionadas o sin significado. El habla es incomprensible.
  • La perseveración es cuando el individuo sigue repitiendo palabras u oraciones.
  • Como ejemplo, el siguiente es un extracto del libro de Elyn R. Saks The Center Cannot Hold, un libro sobre sus propias experiencias con la esquizofrenia. En este ejemplo, Saks se dirige a su profesor para solicitar una extensión de su trabajo y dice lo siguiente: “Los materiales de la nota se han infiltrado. Están saltando. Solía ​​ser bueno en el salto de longitud, porque soy alto. Yo debo. La gente mete cosas y luego dice que es mi culpa. Solía ​​ser Dios pero me degradaron. Mi cabeza está demasiado llena de ruido”.[2]

    Como se puede ver, hay una serie de obstáculos graves que superar para tener conversaciones productivas con alguien con esquizofrenia. Se necesitan medicamentos para tratar estos trastornos del habla. Cabe señalar que no todos exhibirán todas estas características. Además de sus dificultades en el habla expresiva, también hay disminuciones en sus comportamientos expresivos no verbales, como sonrisas espontáneas o gestos con las manos, lo que afecta aún más sus interacciones sociales.[3]

    En 2021, la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) emitió una declaración de que la psicosis de terapia cognitiva conductual (CBTp) debería ser el estándar de atención para las personas con trastornos psicóticos.[4] La TCC se ha utilizado con eficacia para una serie de trastornos psiquiátricos como la depresión y la ansiedad. La TI se basa en la idea de que lo que pensamos determina cómo nos sentimos y cómo actuamos. La TCCp es especialmente beneficiosa para trabajar con delirios y alucinaciones. Es particularmente efectivo para ayudar a las personas a aprender a diferenciar entre sus pensamientos y la realidad.

    Existe un programa de capacitación en salud mental en la Universidad de Washington, Psychosis Reach, que enseña a las familias el uso de CBTp para facilitar una comunicación más saludable. También hay un programa más amplio de formación adicional. Aquellos que completan el trabajo avanzado se conocen como embajadores de la familia. Un requisito previo para estas personas es tener un familiar con un trastorno del espectro psicótico. Después de su formación, los embajadores están disponibles para enseñar y orientar a las familias en el uso de la TCC, la educación sobre psicosis y el autocuidado del cuidador. Los embajadores vienen de diferentes estados y pueden trabajar con familias en su región.

    La investigación que evalúa el programa Psychosis REACH sugiere que la capacitación puede mejorar la salud mental y las relaciones de la familia, así como de los cuidadores del individuo con psicosis. Al final de su capacitación, los cuidadores informaron un impacto positivo en sus niveles de depresión, ansiedad y estrés. Informan que estos factores también ayudan a disminuir el riesgo de recaída y hospitalizaciones de su ser querido.[5] Se ha demostrado que la combinación de medicación y TCCp es beneficiosa para mejorar la comunicación y la comprensión dentro de la familia, así como para aumentar su calidad de vida.

    Para encontrar un terapeuta, visite el Directorio de terapias de BlogDePsicología.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies