Seleccionar página

La libertad de volar no es ilimitada

Fuente: Rowan Heuvel en Unsplash

Pregunte a la gente de cualquier sociedad acerca de su concepto de la buena vida y la libertad le viene inmediatamente a la mente. Las personas tienen proyectos personales que perseguir, sueños que cumplir y metas que lograr. Sin embargo, no se trata solo del resultado, sino también del viaje. Tener la capacidad de ejercer la autodeterminación y tener el control de la propia vida son valores primordiales. Tener el derecho a tomar decisiones equivocadas es una parte muy importante de la autodeterminación. Estos son los pilares del empoderamiento: voz y elección.

El empoderamiento se encuentra justo entre el bajo empoderamiento y el exceso de empoderamiento. Mientras que el primero es el resultado de la opresión y el silenciamiento, el segundo es una manifestación de la dominación. En cualquier dominio de nuestras vidas, podemos reconocer instancias de las tres formas de empoderamiento: demasiado poco, demasiado o casi correcto.

Libertad «de» vs. libertad «a»

La interdependencia de la autodeterminación con las circunstancias externas está muy bien capturada en la concepción dual de libertad de Erich Fromm (1976): libertad de y libertad para. La eliminación de barreras es una parte muy importante del empoderamiento. Esto es libertad de: libertad de barreras psicológicas, económicas, sociales, culturales y políticas. Nuestra capacidad para perseguir metas en la vida está eminentemente determinada por el paisaje social y físico que nos rodea. Libertad del hambre, de la discriminación, del miedo, de la ignorancia, de la enfermedad.

Solo después de que se logra la libertad de podemos hablar de manera significativa sobre la libertad para. Para llegar a la etapa de libertad, tenemos que atender a los valores colectivos de justicia social y apoyo a las estructuras comunitarias. Una vez eliminadas las principales barreras a la autodeterminación, los seres humanos se enfrentan a la cuestión de la libertad para qué. ¿Qué debe hacer uno con su libertad?

Esto es, afirman muchos filósofos, una cuestión de elección personal, y estoy de acuerdo. Pero tenemos que tener en cuenta que la “libertad de” de alguien puede convertirse en la libertad de otra persona. En otras palabras, la búsqueda de la felicidad de una persona debe tener en cuenta cómo sus acciones pueden convertirse, aunque sea inocentemente, en barreras para el bienestar de otra persona. Sea testigo, por ejemplo, de la libertad que muchas personas afirman de no usar máscaras durante la pandemia.

El dicho parece bastante simple: mi libertad termina donde comienza la de otra persona. Pero la gente no ve cómo sus acciones o la falta de ellas afectan a los demás. No estamos hablando aquí de robo a mano armada o violencia doméstica, donde las acciones de uno explícita e indudablemente menoscaban la libertad del otro. Hay múltiples formas en que acciones sutiles e incluso imperceptibles perpetúan la opresión. Negarse a pagar más impuestos para financiar la atención médica para todos es una acción cívica con consecuencias nefastas para millones de personas. Ignorar la difícil situación de los niños hambrientos es otra. Estos son pecados de omisión: mi falta de acción afecta sustancialmente el bienestar de los demás.

La libertad tiene valor intrínseco y extrínseco. Los méritos intrínsecos se relacionan con la sensación de tener el control, mientras que los méritos extrínsecos se refieren a la búsqueda de objetivos en el futuro. En resumen, la libertad y la autodeterminación son buenas por sí mismas y por otros bienes, como los fines deseables.

Al reconocer las fortalezas de las personas, reforzamos su autodeterminación. Al apoyar su libertad, prevenimos el estrés; y al darles voz y opciones, creamos oportunidades para ejercer el poder de toma de decisiones. Sin cambiar las condiciones de la comunidad, algunas personas estarán limitadas para siempre en su capacidad para perseguir metas. Los valores de “libertad de y libertad para” están condicionados por factores situacionales y ambientales como el acceso a los recursos, la seguridad, la desventaja económica, la discriminación y las oportunidades educativas. La próxima vez que alguien invoque su libertad para no usar máscaras, recuérdele que su libertad resulta en la carga de la libertad para otra persona. Además, la libertad de publicitar, comercializar y vender armas automáticas a personas con problemas da como resultado la abnegación de la libertad del dolor, el sufrimiento y la muerte para otra persona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies