La depresión es la causa de 20 enfermedades cardíacas, respiratorias y digestivas

La depresión es la causa de 20 enfermedades cardíacas, respiratorias y digestivas

Una reciente investigación llevada a cabo por la Universidad del Sur de Australia ha dado como resultado que la depresión es una causa genética de 20 enfermedades diferentes, al mismo tiempo que ha dado información de gran importancia para poder detectar y controlar las altas tasas de las enfermedades físicas que padecen las personas que tienen este problema de salud mental.

A la hora de evaluar los factores de riesgo entre la depresión y 925 enfermedades diferentes, los científicos pudieron determinar que existe una relación directa entre la depresión y una amplia variedad de enfermedades cardíacas, digestivas y respiratorias, entre las que se pueden encontrar el asma,  las enfermedades coronarias, esofagitis, gastroenteritis, infecciones por E.coli, hipercolesterolemia, y trastornos del sistema urinario, entre otras.

Los resultados que ha proporcionado esta investigación han sido tomados tras haber realizado un seguimiento a un total de 337.536  participantes del Biobanco de Reino Unido para confirmar las enfermedades que se veían afectadas por la depresión. Además, ha sido el primer trabajo que ha empleado el denominado MR-PheWAS, un método que hace uso de diferentes datos genéticos para la exploración de asociaciones causales, de forma que se pueda detectar la vinculación existente entre la depresión y diferentes enfermedades.

La depresión es la causa de 20 enfermedades cardíacas, respiratorias y digestivas

La importancia de la investigación va más allá de lo que pueda parecer en un principio, ya que la comprensión de la relación entre la depresión y otras enfermedades puede ayudar a reducir la incidencia de estas, pero también en la incidencia de comorbilidades, que es la presencia de una o más afecciones adicionales que surgen a raíz de una afección primaria. De esta forma se podría mejorar la vida de millones de personas en todo el mundo.

Este estudio, que coloca a la depresión como una causa y no una consecuencia, puede marcar un antes y un después en el tratamiento de las enfermedades. Uno de los expertos que han participado en la investigación, Anwar Mulugeta, se refirió a este estudio: “Es importante destacar que esta investigación señala que una persona diagnosticada con depresión ahora también debe ser examinada por un conjunto definido de posibles comorbilidades, lo que permite un mejor manejo clínico y resultados significativamente mejores”.

Asimismo, quiso hacer hincapié en que los datos muestran que las personas que padecen algún tipo de problema mental grave, como la depresión, tienen tasas mucho más elevadas de enfermedades físicas que el resto de la población. Sin embargo, hasta el momento los estudios se complicaban por la posibilidad de que hubiese otros factores o por la causalidad inversa, en la que se suponía que la condición física era lo que provocaba la depresión y no al revés.

Así pues, tras esta investigación se ha podido determinar que la depresión causa las enfermedades, y no lo solo al revés.

La depresión es la causa de 20 enfermedades cardíacas, respiratorias y digestivas

En relación con el estudio, la profesora Elina Hyppönen, que ha liderado la investigación, advierte de que no se deben menospreciar otros aspectos a la hora de tratar de mejorar las condiciones de los pacientes, siendo muy necesario cuidar la alimentación y desarrollar estilos de vida saludables, ya que estos tienen una incidencia importante a la hora de tratar y prevenir los diferentes problemas y enfermedades a los que se pueden ver expuestas las personas.

Es preocupante ver que la depresión se asocia con múltiples complicaciones gastrointestinales inflamatorias e incluso hemorrágicas, que pueden deberse a los efectos secundarios de los medicamentos utilizados para tratar la depresión, o incluso a la mayor incidencia de infecciones por E. coli, las cuales podrían prevenirse”, manifestó la investigadora.

De esta manera, como se ha podido conocer a raíz de este estudio, la depresión que puede sufrir una persona tiene una clara influencia en el estado de salud de las personas, que pueden llegar a desarrollar diferentes tipos de enfermedades y problemas a causa de padecer una depresión. De esta manera, lo que se debe es tratar los síntomas de una depresión nada más que estos comienzan a aparecer o a ser evidentes.

Es normal que en algún momento de nuestra vida podamos llegar a tener diferentes circunstancias y momentos en los que nos podamos sentir con una depresión, que puede definirse como un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de pérdida, tristeza, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un periodo de tiempo.

En muchos casos esta depresión no tiene una elevada gravedad y, por sí misma, acaba desapareciendo. Sin embargo, en otros casos puede llegar a tener graves consecuencias para quién la padece, hasta el punto, de como hemos visto, llegar a desarrollar otro tipo de enfermedades que pueden llegar a afectar a la salud no solo mental, si no también a la física.
La depresión es la causa de 20 enfermedades cardíacas, respiratorias y digestivas

Síntomas de la  depresión

Existen diferentes tipos de depresión, siendo los síntomas más habituales los siguientes:

  • Estado de ánimo bajo o irritable en la gran mayoría de las ocasiones.
  • Sensación de cansancio y de falta de energía.
  • Dificultad para poder conciliar el sueño o un exceso de sueño.
  • Un gran cambio en lo que respecta al apetito, a menudo vinculado con un aumento o pérdida de peso.
  • Sentimiento de odio hacia uno mismo, inutilidad o sentimiento de culpa.
  • Dificultad para poder concentrarse en la realización de las tareas o actividades.
  • Movimientos lentos o rápidos.
  • Inactividad y retraimiento de las habituales actividades.
  • Sentimiento de abandono y desesperanza.
  • Pensamientos de suicidio o muerte que se dan de manera repetitiva.
  • Pérdida de placer a la hora de llevar actividades que, en condiciones normales, suelen hacerlo feliz, incluso en el aspecto sexual.

No obstante, hay que tener en cuenta que los niños pueden presentar síntomas distintos a los de las personas adultas. Por lo que hay que observar posibles cambios en su rendimiento escolar, en el comportamiento y en el sueño. En el caso de que haya algún tipo de duda al respecto lo más aconsejable es ponerse en manos de un profesional que pueda determinar si el niño está presentando síntomas que se puedan asociar a una depresión, de forma que se pueda empezar a tratar el problema antes de que este pueda agravarse.

Enviar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies